Ocho países ajustan estrategias sobre cambio climático

Ocho países ajustan estrategias sobre cambio climático

Global Warming and Pollution Concept - Sustainability (Elements

Un nuevo programa de la Organización de  Naciones Unidas (ONU) financiado por Alemania apoyará a ocho países en desarrollo para que renueven y fortalezcan sus estrategias de adaptación frente al cambio climático.

A través del Programa de integración de la agricultura en los Planes nacionales de adaptación, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la agricultura (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) trabajarán con los ministerios implicados en diversos sectores, en Nepal, Kenya, Filipinas, Tailandia, Uganda, Uruguay, Vietnam y Zambia para incorporar al sector agrícola en los Planes Nacionales de Adaptación (PNA), a fin de salvaguardar los medios de subsistencia, aumentar la producción agrícola y potenciar la seguridad alimentaria.

La iniciativa tiene como objetivo, en particular, ayudar a los países a mejorar los procesos de planificación y presupuestario a mediano y largo plazo.

Durante un período de cuatro años, los países recibirán diversos tipos de apoyo. La FAO ofrecerá asesoramiento sobre políticas y apoyo técnico para garantizar que las prioridades de adaptación al cambio climático en el sector agrícola, forestal y pesquero, sean incorporadas en este proceso de planificación.

El Pnud, por su parte, colaborará en la gestión de los riesgos climáticos, la planificación y elaboración de presupuestos, y ayudándoles a fortalecer los sistemas de información, la formulación de proyectos, y la coordinación entre las instituciones gubernamentales.

El programa tiene el potencial inmediato para enlazar y ampliar los programas existentes en los países elegidos y mejorar sus perspectivas de acceder a los fondos globales existentes para la financiación frente al cambio climático, como el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Fondo Verde para el Clima.

Los fondos para el programa, que suman $12 millones, proceden de la Iniciativa Internacional del Clima de Ministerio Federal alemán de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear (Bmub, por sus siglas en inglés).

Nuestra seguridad alimentaria en las próximas décadas depende de nuestra capacidad colectiva para innovar y adaptarnos al cambio climático. El sector agrícola es fundamental para todas las naciones y un elemento vital para la subsistencia. Por tanto, la FAO y el Pnud han unido fuerzas para apoyar a los países socios a integrar la agricultura en los PNA, aseguró Adriana Dinu, coordinadora Ejecutiva de la Unidad de Finanzas del Medio Ambiente Mundial del Pnud.

Los ministerios de agricultura, pesca y bosques tienen que sentarse a la mesa junto a los de medio ambiente cuando los países desarrollen e implementen sus políticas nacionales para abordar el cambio climático, añadió Martin Frick, director de la División de Clima, Energía y Tenencia de tierras de la FAO.

El nuevo programa se basa en actividades de la FAO y el Pnud existentes en los países, ayudándoles a desarrollar respuestas adaptadas a sus necesidades. Por ejemplo: En Nepal, es necesario aumentar la conservación de variedades de cultivos resistentes a la sequía, adoptando prácticas agrícolas de conservación de agua y promoviendo la diversificación de cultivos. Las consecuencias de los terremotos de este año destacan la importancia de reducir los riesgos para los agricultores frente al cambio climático y los desastres naturales.

En Uganda, el Pnud ayuda a establecer un sistema de alerta temprana muy necesaria frente a los riesgos climáticos. El programa se vinculará a proyectos de la FAO que incluyen la educación de los campesinos en el uso de semillas, plantas y árboles resistentes a la sequía, así como aumentar las plantaciones de eucalipto para carbón.

La FAO y el Pnud ampliarán también sus esfuerzos en Filipinas para mapear la vulnerabilidad ante la inseguridad alimentaria por el cambio climático, y explorar maneras de ampliar los mecanismos de transferencia de riesgos para las comunidades agrícolas.

En Uruguay, los esfuerzos para restaurar pastizales degradados y ecosistemas costeros amenazados serán un elemento fundamental para el nuevo programa.

La FAO y el Pnud planean realizar este trabajo en otros países a medida que el programa se amplíe.

Fuente: FAO.

Más informaciones

Comente la noticia