Oratoria Virtual: 7 Claves para romper la distancia física y cautivar al público

Oratoria Virtual: 7 Claves para romper la distancia física y cautivar al público

El arte de hablar en público es una de las habilidades más importantes que puedes desarrollar a lo largo de tu vida profesional.

Los beneficios son inmensos ya que puedes lograr capturar la atención de las personas que necesitan escucharte y que tú necesitas que comprendan tu mensaje; además de presentar tus ideas, debatir y mostrar tu voz al mundo.

Con la pandemia, muchas personas se vieron obligadas a hablar frente a audiencias virtuales, y se han encontrado con los mismos inconvenientes que tenían previamente debido a que no han desarrollado sus habilidades de oratoria convencional.

Y muchas más, aproximadamente un 75% de la población mundial, padece de lo que se llama “glosofobia”, que es el miedo a hablar en público y exponerse, en distintos grados, desde un pánico leve hasta totalmente inhabilitante.

7 claves para desarrollar tu estilo de oratoria virtual

Aquí comparto siete claves con algunas de las mejores estrategias de comunicación que puedes desarrollar para acercarte a tu público a tu mensaje en forma online:

La modulación de tu voz

Tener una voz que cautive no es un don celestial: es una habilidad que se puede entrenar para educar este recurso a lo que mejor se adapte a diferentes situaciones en donde necesitas transmitir un mensaje. La modulación de tu voz, es decir, el tono que usas para poner énfasis en algunas partes de tu presentación, los momentos en donde decides aumentar o disminuir el volumen, los tonos graves o agudos que aplicas para llamar la atención de tu audiencia y diferenciar lo que dices a través de los matices, son parte de esas variaciones que le dan color y llaman la atención, en vez de expresarte en forma monótona y aburrida.

Técnica fundamental: Lee mucho en voz alta y grábate.

Las historias

Cuando decides relatar durante tus presentaciones virtuales o convencionales utilizando historias, anécdotas personales y elegidas para la ocasión, parábolas y metáforas, son una muy buena forma de acercarte emocionalmente a tu audiencia. El uso de historias se llama “Storytelling” (contar una historia). Te sugiero que uses este recurso eligiendo aquellas que inspiren, que generen emociones de distinto tipo según las necesites en tu narrativa, que conecten con valores, con experiencias comunes de tu audiencia y con sentimientos humanos profundos.

Técnica fundamental: No improvises las historias. Diseña las presentaciones y elige cuáles vas a relatar en forma breve y en qué momento. Las historias deben apoyar tu contenido y no dominar toda la presentación (salvo que te dediques a ser un “cuenta historias” profesional.

Las preguntas

Si quieres que el público participe de tu oratoria virtual hazles preguntas. Una muy buena forma de mantener la atención y de conseguir la participación de las personas que nos pueden estar escuchando detrás de una pantalla, es hacerles preguntas o invitar a que ellos nos las hagan. No solamente uses preguntas retóricas para dejar claro un punto -las que se responden por sí o no-: haz también preguntas abiertas que incentiven un intercambio de ideas.

Técnica fundamental: Aprende a generar y moderar la participación, cuidando el tiempo que tienes disponible y el tono del debate que se puede disparar.

La empatía con el público

Empatizar con una audiencia virtual es uno de los desafíos más importantes a la hora de hablar frente a un grupo de personas. Para poder hacerlo debes usar varios de estos tips al mismo tiempo: poner un tema en común, proyectar una frase como disparador, hacer una dinámica con un propósito específico, acompañar tu narrativa de imágenes que les movilicen; poner música de fondo sin que se tape tu voz; proyectar un video corto, escribir todos juntos en una pizarra virtual… Hay muchos recursos para utilizar.

Técnica fundamental: Diseña qué tipo de vivencias querrás generar y el mensaje con el que quieres que se vaya el público para reforzarlo durante toda la presentación.

Actividades individuales que mantengan la atención

Muchas veces asistimos a largas reuniones de Zoom, Meet, Team o cualquier plataforma, que son agotadoras; y no necesariamente porque el tema sea aburrido, sino porque no hay nada más que hacer que sólo escuchar. Este es probablemente el pecado más imperdonable de las reuniones virtuales: que no propongan nada y solo hablen. Si queremos lograr un acercamiento más cálido con una audiencia virtual, debemos proponer actividades que nos permitan jugar, motivar, intercambiar ideas o incluso cuestionar las que tenemos, todo desde una pantalla.

Técnica fundamental: Ensaya los momentos de participación; conoce al público antes de estar frente a ellos; calibra sus expectativas haciendo preguntas, para incorporar esas referencias en lo que dices en tu presentación.

Imágenes que acompañen tu mensaje

Otro de los pecados capitales cuando estamos frente a una audiencia virtual es no usar imágenes impactantes que acompañen nuestra narrativa. Quien sabe desempeñarse en oratoria virtual conoce que para mantener la atención del público no solo necesitaremos una buena historia o un buen tema, sino que también puede ser bueno contar con una presentación a proyectar que no sea puro texto o los esquemas de siempre. Las imágenes funcionan como un complemento del discurso virtual, y tienen que invitarnos a seguir pensando mientras escuchamos al orador virtual. ¿Cuántos Zooms de los que asistes, usan imágenes vívidas que acompañan el tema?

Técnica fundamental: 70% imágenes, 30% texto en letras grandes de uno o dos tipos complementarios, como máximo, en el diseño de tus presentaciones.

La claridad de tus ideas

No menos importante es utilizar palabras sencillas, metáforas con elementos conocidos, ideas sin tecnicismos exagerados y explicaciones claras: serán muy importantes a la hora de plasmar tu discurso para una audiencia virtual. No aturdas a tus oyentes con palabras rimbombantes o innecesarias. Busca la claridad y la practicidad en tus palabras para que tu mensaje llegue a todos de la forma en la que lo necesitas.

Técnica fundamental: Hoy el nivel de atención virtual fluctúa cada 2 minutos aproximadamente, así que necesitas generar impacto y movilizar cada ese tiempo, durante toda tu presentación.

Sobre la oratoria hay mucho escrito (yo mismo llevo seis libros), aunque las leyes más básicas para hablar con una audiencia virtual o presencial siguen siendo parecidas. Aún con público a distancia, siempre busca ser claro, deja que tu mensaje empatice con las personas y conecta con sus emociones desde tu propia voz: Lograrás que se identifiquen con lo que transmites. ¿Cómo lograrlo? Trabajar y entrenarte en ello todos los días, y así dominarás cada vez más el arte de hablar en público.

La pluma invitada de ElCapitalFinanciero.com es:

 

Daniel Colombo

Facilitador, Máster Coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos; comunicador profesional; conferencista internacional y autor de 28 libros.

Más informaciones

Comente la noticia