Panamá 2019 – 2024: Una oportunidad histórica

Panamá 2019 – 2024: Una oportunidad histórica
El primer reto consistirá en que los panameños sintamos que se gestiona para todos, sin distinción de banderías políticas.| Cortesía

Pocos gobiernos han tenido una oportunidad tan magnífica para llevar a cabo una administración de trascendencia histórica para la República, como el que instala este 1 de julio de 2019. Y el sector privado está dispuesto para apoyar la construcción del futuro de nuestro país.

El primer reto consistirá en que los panameños sintamos que se gestiona para todos, sin distinción de banderías políticas y con independencia de la opción electoral que hayamos favorecido en los comicios generales pasados. La unidad y el espíritu de trabajo colectivo para alcanzar las metas compartidas, deben ser las señas que nos guíen durante el próximo quinquenio.

La separación de poderes como definición puntual de la institucionalidad; una completa independencia de la justicia; la probidad de los funcionarios, la transparencia y la rendición de cuentas por parte de las autoridades, al igual que la honestidad en el manejo de los asuntos públicos y privados, deben ser elementos reinstalados en el diario quehacer de la vida del país para recuperar una confianza que nos inspire a todos a desempeñarnos con sentido de pertenencia y orgullo de nación.

Las fuerzas políticas beligerantes del país, del oficialismo y de la oposición, han de encuadrar sus agendas correspondientes en calendarios que, en vez de entorpecer, favorezcan la ejecución de los planes identificados para reactivar nuestra economía, así como para impulsar los cambios trascendentales que, en materia de educación, salud, seguridad social e institucionalidad, entre otros, llevan décadas aguardando por respuestas eficientes y eficaces.

Así, por ejemplo, los sectores agropecuario, comercial e industrial, al igual que el turismo, precisan de un empuje dinámico que les permita aportar todo su potencial al crecimiento económico, aspecto que en lo general demanda de condiciones que aseguren nuestra competitividad local e internacional, de cuyas manos llega la inversión extranjera, necesaria para generar todos los empleos que necesitamos.

Es el momento para establecer políticas de Estado sostenibles en el tiempo que trasciendan administraciones y nos den un norte siempre esperanzador a los hijos de Panamá y a quienes con nosotros conviven.

No son estas aspiraciones utópicas o irrealizables. Cada vez que nos lo hemos propuesto, los panameños hemos alcanzado metas que nos enorgullecen como sociedad; y esta vez no tiene por qué ser diferente.

Todos juntos estamos llamados a hacer de este nuevo ciclo un período en el que, sin perder tiempo en lamentaciones estériles por lo que pasó, o por lo que no fue, encaremos el futuro con determinación de triunfo. Es nuestra responsabilidad para con el destino del país; así como, de las actuales y próximas generaciones.

Jorge Juan de la Guardia

Presidente

Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá

Más informaciones

Comente la noticia