Panamá aún no ratifica Convenio sobre aguas de lastre

Panamá aún no ratifica Convenio sobre aguas de lastre

Permitirá una mayor protección del medio ambiente marino y la biodiversidad

ShipBallastWater2

pesar de las ratificaciones emitidas por 47 países miembros de la Organización Marítima Internacional (OMI) del Convenio sobre la Gestión de Agua de Lastre (BWM, por sus siglas en inglés), las mismas no dieron lugar a su implementación porque se requería que se alcanzará el 35% del tonelaje bruto mundial.

El secretario general de la OMI, Kitack Lim, dijo que las recientes ratificaciones han acercado enormemente el Convenio BWM a su entrada en vigor. Si bien no se puede prever exactamente cuándo se producirá, me gustaría instar a los países que aún no lo hayan hecho a que ratifiquen el Convenio BWM tan pronto como sea posible, a fin de que se pueda establecer una fecha de entrada en vigor determinada, y también para que se acepte ampliamente cuando sea así.

En particular, el máximo dirigente de la OMI pidió a los países con grandes flotas mercantes que todavía no lo han hecho, que aceleren los procesos para ratificar el Convenio.

Los propietarios de buques han sido alentados a instalar el equipo necesario y establecer procedimientos de conformidad con las reglas y normas de la OMI, de modo que el Convenio BWM pueda implantarse rápida y eficazmente tras la entrada en vigor. Las enmiendas al Convenio, que se implantarán después de que éste entre en vigor, se examinarán en el próximo periodo de sesiones del Comité de protección del medio marino, en abril de 2016, añadió Lim.

Panamá juega un papel importante en la implementación de este Convenio, porque representa el 22% del tonelaje mundial. Hasta la fecha, Panamá aún no ha ratificado el Convenio, pero ya se inició el trámite para su aprobación tanto por el Consejo de Gabinete como por la Asamblea Nacional de Diputados. No obstante, el recorrido para la ratificación de este Convenio tomaría varios meses.

Las aguas de lastre son empleadas para darle estabilidad a los buques o embarcaciones, cuando están vacíos o no llevan suficiente carga y para garantizar la navegación con seguridad. Generalmente estas aguas son captadas en el local de operación de la embarcación, es decir, en la zona portuaria o costera, lo que aumenta la posibilidad de captación de organismos patogénicos junto con el agua de lastre. Esta posibilidad aumenta cuando existe próximo a los locales de captación la evacuación de aguas servidas o residuales, sin tratamiento.

El Convenio BWM trae consigo beneficios como son:

Una mayor protección del medio ambiente marino y la biodiversidad a través de la reducción al mínimo y, finalmente, la eliminación de los efectos devastadores de las especies invasoras.

Aplicación normalizada de una amplia gama de requisitos de gestión del agua de lastre en los buques extranjeros que entran en los puertos o terminales en alta mar bajo su jurisdicción.

Participación en el proceso de enmiendas al Convenio del Agua de Lastre y sus requerimientos a través de los mecanismos establecidos.

El intercambio de nuevas investigaciones y el desarrollo de la información, mejores prácticas y experiencias prácticas en la gestión del agua de lastre y las especies invasoras acuáticas.

Recientemente, autoridades de la Administración Marítima de Estados Unidos de América se reunieron con el administrador de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) y su equipo de trabajo para conversar, entre otros temas, sobre la implementación del Convenio BWM. El temor de los armadores de la bandera panameña a la ratificación de este Convenio es que cada rector de puerto establezca sus propios parámetros en cuanto a los equipos a utilizar para el manejo del agua de lastre.   

Michell De La Ossa Prieto 
midelaos@yahoo.com

Más informaciones

Comente la noticia