Panamá, centro de distribución regional

Panamá, centro de distribución regional

Empresas grandes y medianas están interesadas en establecerse en el país

Demo retailing web

Demóstenes Pérez Castillero, es el presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivo de la Cadena Abastecimiento (Apeca),  y ha estado vinculado a la actividad logística desde el  año 1997, cuando ocupó el cargo de  supervisor de Operaciones para una agencia representante de Federal Express en la Zona Libre de Colon (ZLC), llegando a ocupar el cargo de gerente de Estación.

También ocupó la gerencia de operaciones de DHL Express en la zona franca colonense  y actualmente es  gerente general de la empresa Logistics Services (Panamá).

Pérez es un experto en tema logístico, y como presidente de Apeca se ha propuesto impulsar las medidas necesarias para mejor el sistema logístico  panameño, uno de los más eficientes de la región, pero también con tareas pendientes  para mejorar su competitividad.

El presidente de Apeca conversó con Capital Financiero sobre la situación actual del sistema logístico panameño, las medidas que se deben implementar y las políticas implementadas por la actual administración gubernamental para mejorar los procesos e incrementar la competitividad del país.

-¿Cuál es su balance de la actividad logística en Panamá en estos momentos?

-Yo veo un futuro muy interesante para Panamá como un centro de distribución regional. Existe  el  interés de muchas empresas internacionales, por la naturaleza de su negocio, de tener sus inventarios en un lugar seguro como Panamá, que les permita a través de un  modelo de conectividad  eficiente, grande y confiable  como el nuestro, llegar  a sus clientes en un menor tiempo.

En logística la clave es el costo y el tiempo  con que el producto llega  al cliente. Por eso veo un interés marcado de las empresas que ya están y en las que pudiesen venir  para aprovechar la plataforma de conectividad y seguridad que ofrece Panamá.

Obviamente, necesitamos seguir trabajando en mejorar el modelo logístico del país, ya que hay algunas tareas  pendientes.

A nivel de Estado, por ejemplo, tenemos que seguir trabajando en la implementación de los  tratados de libre comercio que, para algunas compañías internacionales,  es un tema de vital importancia, porque podría acelerar o limitar su presencia en Panamá, ya que con la implementación de estos tratados sus ahorros en  impuestos en sus respectivos  países son  importantes.

Esto le daría un peso mayor a Panamá para ser utilizado como un centro de distribución regional.

Vemos un crecimiento a fututo importante, pero tanto  la empresa privada como el Gobierno deben trabajar de la mano para que esto cristalice.

Por cada contenedor que logramos sacar del flujo regular se genera  un impacto directo en la economía, especialmente en sectores como el transporte, los corredores de aduanas, la ZLC y, obviamente, las empresas que generan los  trabajos.

Y sí a este producto aún hay que generarle algún proceso de valor agregado para que pueden ser vendidos en esos mercados, se generarán  más mano de obra.

Yo creo que debemos orientarnos hacia la meta de ser atractivo para estas empresas, y usualmente hablamos de grandes transnacionales, pero hemos estado viendo a compañías medianas que también están interesadas, que aunque son menos conocidas, tienen la necesidad de utilizar la plataforma nuestra para llegar más rápido a sus clientes.

Si todos trabajamos en conjunto, mejorando nuestro modelo e insertándonos en  los estándares globales, creo que vamos a captar a estas empresas para que utilicen a Panamá como centro de distribución.

-¿Cuáles son las tareas que quedan pendientes?

-Tenemos que reformar los procesos a nivel de instituciones como la Autoridad Nacional de Aduanas (ANA),  el Ministerio de Salud (Minsa) y la Autoridad  Panameña de Seguridad de Alimentos  (Aupsa).

El proceso de revisión de contenedores nos ha traído algún dolor de cabeza, porque, pese a ser un proceso necesario para garantizar la seguridad de nuestro país, debe ser expedito y  no causar  perjuicios a las empresas reexportadoras.

Debemos trabajar en implementar procesos estandarizados globales y no en los  procesos que tenemos, que  son muy locales. Tenemos que entender  que la plataforma de Panamá  nació como una plataforma regional, por lo que hay que  tener una mentalidad abierta y estandarizar todos los procesos.

Si bien es cierto  somos eficientes transportando contenedores de un puerto al otro, los costos de transporte terrestre son altos, si lo comparamos con otros países que hemos tenido la posibilidad de visitar.

El kilómetro lineal de Panamá es bastante caro, lo que ocasiona en alguna medida perder algo de competitividad.

Mover un contenedor de un puerto a un centro de distribución en la ciudad de Colón tiene un costo de entre $180 y $190, pese a que son tres o cuatro kilómetros de recorrido. Si sacamos costo por kilómetro es bastante alto, comparado con lo que  puede costar mover un contenedor en México o Estados Unidos (EE.UU.)

Creo que si pudiéramos realizar  algún análisis para determinar por qué los costos operativos de Panamá son tan altos, pese que nuestros procesos son  un poco más eficientes, podríamos encontrar una solución que permita reducir estos costos.

-¿Cómo está organizado el sistema de transporte terrestre?

-Hay bastantes opciones, pero hay pocos operadores de transporte terrestre  bien organizados, con flotas que pueden  soportar volúmenes grandes y lo que tenemos es una gran cantidad de dueños de transporte que han ido generando negocios, pero las empresas más grandes que tienen requerimientos de seguridad nos piden que sus contenedores sean movidos por empresas de cierto nivel, que puedan cumplir con el  tema de seguro y que sus equipos estén en buen estado.

¿Cómo evalúa la política del actual Gobierno en materia de logística?

-Lo más importante que debe hacer el Gobierno es continuar escuchando a la industria local. Se han logrado algunos avances, pero debemos seguir en esta lucha, porque al final es un esfuerzo mancomunado y el beneficio es para todo el país. El Gobierno está haciendo cosas, pero creo que debemos hacer algunas más.

Lo importante es que tienen la intención y nos  los han demostrado, lo que  queda es meterle un poco más de velocidad a ciertos temas, pero entiendo que el Gobierno  tiene otros dolores de cabeza.  Quisiéramos  ver un poco más de agilidad en el mejoramiento  de ciertos procesos, que podrían mejorar los flujos de nuestro lado.

Estamos viendo iniciativas de capacitación que está emprendiendo el  Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (Inadhe) con la Secretaria de Logística, lo que es muy interesante, habrá que ver cuáles son los temas que se están impartiendo, y si se están creando por demanda especificas de la industria.

-¿Cómo es la relación con la Secretaría de Logística?

-Existe una buena comunicación, pero lo más importante es que nos escuchan y se apoyan en nosotros y lo que queda, tal vez, es abrir más canales de comunicación.

Lo que tenemos es que señalar el camino e implementar una política de Estado a nivel logístico con una visón a 20 o 30 años, para no estar  improvisando en cada cambio de Gobierno, creo que eso sería los más saludable para la industria y para el país.

-¿Cómo vislumbra el futuro de la Zona Libre de Colón?

-Creo que lo que debe ocurrir es ir, en alguna medida, abriendo el  abanico  de opciones  hacia las operaciones de distribución y de operaciones logística. El modelo de compra y venta definitivamente que ha estado evolucionando,  por lo que nos toca como usuarios de la Zona Libre de Colón ser un poco más creativos  en las opciones que ofrecemos a los clientes de la región.

El modelo de distribución logística es un modelo comprobado, que genera empleo estable y es una de las soluciones  para muchos de los problemas que tenemos.

Con el debilitamiento de los mercados el comerciante tradicional es el primero en sentirse golpeado, ya que no vende, y la primera decisión que se toma es despedir a las  personas, que es lo que está ocurriendo.

Muchos de los actuales usuarios deben mirar hacia  operaciones un poco más profesionales sobre la  administración de sus almacenes. Los dueños de  bodegas y de almacenes tradicionalmente  se han enfocado en comprar y vender y no en  buscar eficiencia, ahorrar costos y tecnificar sus operaciones y eso también pudiera ser parte del impacto que tienen.

Nosotros que manejamos operaciones muy tecnificadas y niveles superiores sabemos que hay oportunidades para mejorar y ahorrar en la optimización de costos logísticos.

El modelo de operación logístico no es nuevo, con la fundación de la zona franca ingresaron unas tres empresas que se dedicaban precisamente a lo que nosotros hacemos, sólo que tal vez no sea un negocio tan atractivo a nivel de las ganancias como un  negocio de compra y venta.

El margen de los operadores logísticos es más reducido, pero es una actividad más sostenible.       

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia