Panamá debe abandonar el dólar (II)

Panamá debe abandonar el dólar (II)
Panamá no es solo una plataforma de servicios internacionales, es una pieza totalmente integrada al mundo del capitalismo financiarizado que se mueve alrededor de los flujos de capitales especulativos y esta es la razón fundamental de que los sectores productivos de nuestra economía no se desarrollen.| Cortesía

En Panamá el tema de la dolarización de nuestra economía no se ha debatido con seriedad si tomamos en cuenta las situaciones que se dan en el escenario geopolítico y geoeconómico global en donde planeta se aboca a un posible shock que puede tener los siguientes escenarios: Una nueva crisis financiera que pudiera estallar en Italia, Alemania o Francia con la quiebra de un gran banco de inversión; una recesión económica generalizada en Europa con efectos globales; una radical corrección a la baja de los mercados o una tendencia gradual y suave a la baja de los mercados con shocks bursátiles de diversa intensidad. Lo cierto es que cualquieras de estos escenarios afectarán la posición del dólar estadounidense y esto afectará nuestra economía.

Con los litigios geopolíticos que afectan al mundo de hoy, en donde países importantes con gran peso económico instrumentan medidas para des dolarizar porciones importantes de sus relaciones económicas internacionales, la demanda de dólares escala global disminuirá provocando su depreciación en los mercados internacionales. Esto en el caso de Panamá se traduciría en un significativo proceso inflacionario.

Panamá no es solo una plataforma de servicios internacionales, es una pieza totalmente integrada al mundo del capitalismo financiarizado que se mueve alrededor de los flujos de capitales especulativos y esta es la razón fundamental de que los sectores productivos de nuestra economía no se desarrollen. Siempre ha existido una economía financiera y de hecho los mercados financieros han sido también intermediarios financieros.

Sin embargo, desde la aplicación de las denominadas políticas neoliberales la actividad de los mercados financieros ha venido creciendo en los últimos 40 años. En el capitalismo la capacidad de ahorro se desarrolla más rápidamente que la inversión y muchos fondos al no tener una salida rentable en la economía real se desvían hacia los mercados financieros.

En toda esta economía financiera el dólar ocupa un lugar fundamental y de allí el papel protagónico de la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) en la economía en la definición de la tasa de interés que impacta el mercado de bonos hacia arriba y hacia abajo.

Lo que interesa a Panamá es que el dólar estadounidense cada año pierde valor y desde que Estados Unidos (EE.UU.) abandonó el anclaje al oro en 1971 el dólar ha perdido el 96% de su capacidad adquisitiva. Para el ciudadano de a pie este fenómeno se manifiesta en el hecho de que una serie de productos y servicios de consumo masivo que en 1971 se tasaban a cinco centavos como serían los casos de las gaseosas, los pequeños sobres de café, las empanadas, el pasaje de bus, etc., en el 2019 se tasan entre $0.50 a $1.00 dependiendo del lugar donde se compre. Es decir, un sostenido incremento del costo de la vida de entre 1,000% a 2,000% en 46 años.

Esto significa que por más pequeño que sea el incremento de precios de un producto o servicio el impacto sobre la capacidad adquisitiva de los ciudadanos es contundente por el carácter dolarizado de nuestra economía.

Con la vuelta de EE.UU. hacia políticas proteccionistas y para ser más exacto hacia una especie de neo mercantilismo, así como en 1971 rompió los Acuerdos de Bretton Woods, en el mediano plazo no sería para nada descabellado que decida abandonar los acuerdos de 1974 que dieron paso al patrón dólar.

Panamá debe abandonar el dólar estadounidense (I)

Para EE.UU. librarse del Dilema de Triffin sería de gran beneficio para recuperar sus ventajas competitivas, pues no estaría obligado a abrir su economía para suplir al mundo de dólares estadounidenses.

Pensamos que las condiciones cambiantes de la economía mundial en virtud de las consecuencias del Dilema de Triffin que son muy reales y de las prácticas neo mercantilistas no solo tanto del gobierno de Donald Trump, sino de los futuros gobiernos de EE.UU. obligan a nuestra sociedad a examinar con seriedad el tema de la dolarización panameña que es un tema muy serio al que nunca se le ha dado la atención que merece.

Si EE.UU. abandona los acuerdos de 1974 ante el hecho de que China es un gran comprador de la producción petrolera de Arabia Saudita, el shock sobre la economía panameña será contundente.

Cada vez con mayor frecuencia hay un reclamo dentro y fuera de EE.UU. para que se abandone el patrón dólar y que sea sustituido ya sea por un retorno al patrón oro o algún acuerdo parecido al de Bretton Woods.

En esta conferencia Keynes propuso la creación de la divisa Bancor como vehículo para las relaciones económicas internacionales cuyo valor estaría basado en una canasta de importantes materias primas y con mecanismos para evitar grandes superávits o déficits comerciales. Lo más parecido a la propuesta de Keynes son los Derechos Especiales de Giro.

Incluso economistas como Robert Mundell, premio nobel de economía y considerado arquitecto del euro, planteo en el 2009 la necesidad de un Banco Central Mundial. Yanus Varusakis, exministro de economía de Grecia, planteo en la página Project Syndicate que el Fondo Monetarios Internacional (FMI) debería encargarse de la administración de la moneda digital libra planteada por Facebook.

Lo que evidencian los hechos ya descritos con anterioridad es que, la des dolarización de la economía mundial es un proceso que se dará en cualquier momento en el futuro y que incluso favorece la plena recuperación económica de EE.UU. ¿Porque los panameños tenemos que esperar un contundente shock externo para examinar un tema que nos debe importar?

Miguel Ramos
Economista

Más informaciones

Comente la noticia