Panamá debe buscar una calificación de riesgo A

Panamá debe buscar una calificación de riesgo A
También debe procurar mantenerse fuera de cualquier lista discriminatoria| Archivo

Panamá debe trazar una hoja de ruta para obtener calificación de riesgo Grado A, que convierta al país en una jurisdicción de bajo riesgo para los inversores, pero los esfuerzos para llegar a esa meta se pueden ir al traste con la posible inclusión nuevamente del país en la lista gris del Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) en 2019 ante la demora en la aprobación de la Ley que eleva la evasión fiscal a delito penal, analizaron expertos durante el foro Perspectivas económicas 2019: Crecimiento, competitividad y sostenibilidad organizado por  Capital Financiero.

De acuerdo con Arturo Carvajal, socio de Asesoría para KPMG en Panamá, hay que pensar en lograr el grado de inversión nivel A porque es un factor diferenciador clave en materia de competitividad, que permitiría bajar los costos de operación del Centro Financiero Internacional y atracción de inversionistas, en donde  miran las calificaciones de riesgo al momento de definir en qué país establecer sus operaciones, que es uno de los incentivos más relevantes.

Pasar de una calificación de riesgo BBB a una calificación A no es fácil para un país, trasciende administraciones públicas, requiere una hoja de ruta, consolidación fiscal consistente con  una trayectoria descendente de la deuda pública, de disciplina fiscal, de mantener un crecimiento favorable, de aumentar el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, de lograr inflación moderada y estabilidad financiera, de tener transparencia e intercambio de información fiscal a nivel de país”, explicó Carvajal.

Las calificadoras de riesgo internacionales como  Moody’s,  Standard & Poor’s (S&P) y  Fitch Ratings han calificado positivamente  a Panamá, tras salir de la lista gris del Gafi en el 2016, luego de aprobar  leyes como la Ley 23 del 27 de abril de 2015 ( para prevenir el blanqueo de capitales, el financiamiento al terrorismo y el financiamiento de la proliferación de las armas de destrucción masiva ),  la Ley 18 del 23 de abril de 2015 que modifica el régimen de acciones al portador, así como la creación de la Intendencia de Supervisión y Regulación de Sujetos No Financieros y la aprobación de las resoluciones sectoriales.

Sin embargo, mientras estuvo en la lista gris del Gafi, Panamá perdió unas 72 corresponsalías bancarias, la mayoría de las cuales se han recuperado.

De hecho, según la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), actualmente el país cuenta con 82 bancos corresponsales, resultado de un esfuerzo de país por acogerse a las normas internacionales.

Y prueba de ello es que en el 2012, Panamá cumplía con 4 de las 40 recomendaciones de Gafi, pero en la actualidad se cumplen con 35/40.

Riesgo de volver a la lista gris
La demora en la aprobación que sanciona con penas de entre 2 y 5 años de cárcel al contribuyente que evada el pago de los tributos a partir de $300.000 al año podría llevar a Panamá de regreso a la lista gris del Gafi.

Esto impactaría la perspectiva en la calificación de riesgo, se pagaría más dinero por transacciones y atenta con la formación de capitales y en la captación de Inversión Extranjera Directa (IED) que también representa empleos

Carvajal considera que volver a la lista gris sería muy contraproducente en las aspiraciones de Panamá de lograr una calificación de riesgo A.

Fintech y nuevas tecnologías
Carvajal también considera que Panamá debe crear un hub de Fintech o Financial Technology (Tecnología Financiera), integrado con el centro financiero, un tema en el que se registran algún adelanto, pero en el que todavía hay mucho terreno por avanzar.

Por su parte Santiago Gradin, director de Digicel Business, considera que las empresas deben prestarle más atención a los cambios que se registran en materia de tecnología y al surgimiento de nuevas tendencias de consumo, porque en un mundo cada vez más digitalizado es un riesgo quedarse quieto.

Como ejemplo del cambio que está experimentado el mercado panameño, Gradin recordó que en el año 2013 el 90% de los ingresos de Digicel provenían del servicio de voz y menos de 10% del servicio de datos, mientras que hoy en día el 90% de los ingresos provienen del negocio de datos y sólo el 10% del de voz, lo que nos indica que el negocio de las telecomunicaciones ha registrado una fuerte transformación.

Orlando Rivera
orriver22@gmail.com
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias