Panamá debe ser en un país cooperante

Panamá debe ser en un país cooperante

Los fondos no reembolsables ascienden a $400 millones

maria luis navarro

María Luisa Navarro es la  viceministra de Asuntos Multilaterales y Cooperación  del Ministerio de Relaciones Exteriores, un viceministerio que  fue creado en mayo del año pasado y cuya misión es  coordinar, integrar e incrementar la cooperación internacional hacia Panamá, y facilitar  que Panamá incursione como país cooperante.

La viceministra, quien antes de ocupar este cargo se desempeñaba como secretaria general del Ministerio de Relaciones Exteriores, conversó con Capital Financiero, donde detalló sus planes y los compromisos que tiene el país en esta materia a corto y mediano plazo, no sólo en la obtención de fondos no rembolsables, sino en el nuevo rol que debe jugar Panamá como un país cooperante.

-¿Qué beneficios traerá el  poner el tema de  cooperación internacional en manos de la Cancillería?

-Se trata de un compromiso  de la vicepresidenta de la República, Isabel de  Sait Malo de Alvarado, y el ministro de Economía y Finanzas (MEF), Dulcidio De La Guardia, con el objetivo de elevar la capacidad de gestión de la cooperación no rembolsable a nivel del Estado, ya que tradicionalmente en Panamá la labor de cooperación, de una forma u otra, había estado liderada por el MEF, pero diseminada y cada una de las entidades tenía una dirección de Cooperación que gestionaba la cooperación internacional que recibían.

La coordinación había estado dividida entre  la gestión de liderazgo que ejercía el MEF, por una parte, y la relación diplomática que tiene la Cancillería con los diferentes países y las distintas agencias de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Como las opciones de cooperación a medida que pasa el tiempo se van sofisticando y los procesos  de consecución, implementación  y monitoreo de los programas son cada vez más complejos, y con el objetivo de realizar un fortalecimiento institucional que estuviera alineado con esa realidad internacional se propuso que la misión de cooperación fuera consolidada en la Cancillería para permitir  una mejor gestión de la misma y asegurarse que se obtuviera la mayor cantidad  y las más efectiva para beneficio de la población.

En  ese sentido se creó el viceministerio que me toca hoy liderar y después de un proceso de transición se firmó el acuerdo oficial de traspaso  de responsabilidades de una entidad a otra.

-¿Estos fondos para qué tipo de proyectos están mayormente dirigidos?

-La cooperación  no rembolsable está dirigida a diferentes proyectos, entre ellos, la construcción del puente sobre el río Sixaola que ha sido donado por la Agencia de Cooperación Mexicana y  el Plan Quinquenal de Cooperación ofrecido por el gobierno de Taiwán. Pero no toda la cooperación es por medio de fondos, ya que en muchos casos son cooperación técnica y los ministerios reciben cooperación de   la Agencia de Cooperación Española, de las agencias de las ONU, de los Países Bajos  y del Reino Unido, entre otras.

La cooperación se asigna y se alinea en base a las prioridades del Plan Nacional, por lo que están muy orientadas a proyectos sociales  y a los proyectos insignias del presidente Juan Carlos Varela, como es el tema de seguridad, sanidad básica, agua potable y el fortalecimiento institucional.

-¿De qué cantidad de recursos  estamos hablando en estos momentos?

-Siempre se incrementa y nosotros estamos en constante gestión de movilización de recursos y del establecimiento de la mayor cantidad de intercambio en capacidades técnicas.

Se estima que los fondos recibidos a este momento suman alrededor de $400 millones y esperamos  que este monto aumente hasta el 2019, pero no son solo fondos los que se reciben, recibimos mucha cooperación técnica, por ejemplo, el gobierno de Israel está dando un significativo apoyo al ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) para la implementación de distintos programas. También recibimos del  gobierno chileno apoyo para la academias penitenciarias y  distintos proyectos dentro del sistema judicial, al igual que apoyo en materia de seguridad del Reino Unido y de Estados Unidos (EE.UU.), que no se contabilizan como fondos recibidos, sino asesorías y apoyos técnicos.

-¿De estos $400 millones, cuánto se encuentran en ejecución?

-Hay en ejecución más de $100 millones, entre ellos, la donación de $5 millones por parte del gobierno de Taiwán para la compra de 54 ambulancias para el sistema de atención de emergencia del Ministerio de Salud (Minsa).

-¿Cuáles son sus prioridades al frente de este nuevo  viceministerio?

-Además de la gestión de la cooperación de forma integral, una de las cosas que  cambia es que Panamá al pasar de un país de renta baja a un país de renta media, también  se espera que empiece a participar de la cooperación internacional de una manera distinta, lo que significa que, además de ser más efectivo en la implementación de la cooperación que recibimos,  también nos corresponde, en la medida de nuestras capacidades, comenzar a participar como país cooperante.

Panamá ya lo ha venido haciendo en distintas instancias, por ejemplo, el proyecto de Barrio Seguro, es un proyecto que distintos países de la región  están pidiendo que los ayudemos a implementar  y ese tipo de canalización de apoyo técnico se hace a través de la Cancillería y de este viceministerio. También el Tribunal Electoral tiene  un prestigio internacional que nos permite dar apoyo en distintos eventos electorales que se realizan en  otros países de la región.

Panamá como centro logístico tiene capacidad técnica en manejo de puertos, dragado, manejo de cuenca hidrográficas con la experiencia del Canal, y pone a disposición de la comunidad internacional su experiencia para ser coherente con nuestra posición de país cooperante y este es uno de los objetivos fundamentales del viceministerio.

Otra de las responsabilidades asignadas al viceministerio que me toca dirigir es un poco distinta y más enfocada a la participación de Panamá en foros y espacios multilaterales donde parte de la agenda sea cooperación, pero la otra  tiene que ver con el rol de Panamá en la agenda global de desarrollo, que son temas que se debaten en la ONU y en la Organización de Estados Americanos (OEA), entre otros.

¿Cuáles son  las principales  metas del viceministerio para el 2016?
-Tenemos como prioridad la vicepresidencia del  Consejo de Derechos Humanos, donde fuimos escogidos por unanimidad,  y Panamá tendrá que liderar muchos de los temas del debate internacional sobre derechos humanos.

Tenemos que continuar con el debate y la implementación del Acuerdo de París  y el  2016  es un  año crítico para el desarrollo de los compromisos. Nosotros esperamos someter los nuestros durante el primer trimestre del año y darle seguimiento  a este tema, que es una prioridad dentro de  los asuntos multilaterales de la Cancillería.

Igualmente tenemos que hacer un esfuerzo de alineamiento de nuestra agenda nacional con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), que fueron aprobados en la Conferencia de la ONU realizada el pasado mes de septiembre, que junto a  las crisis de los migrantes a nivel mundial son temas que estarán en el  debate en los distintos foros y en los mecanismos multilaterales de cooperación.

-¿Panamá ha realizado algunas acciones concretas para empezar a implementar los acuerdos  de Paris sobre el cambio climático?

-Panamá tiene un inventario de compromisos ya identificados, hemos logrado lo que para nosotros era el más importante, que durante las negociaciones en Paris se incluyera  en el acuerdo el concepto de reducción de emisiones por reforestación y degradación de suelo, y Panamá  lideró una alianza de 52 países que iban con el mismo objetivo.     

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia