Panamá empieza a ejercer su rol de país cooperante

Panamá empieza a ejercer  su rol de país cooperante

De ser un país de renta media baja, que permitía ser beneficiario de cooperación, ha pasado a ser un país de renta media alta, lo que cambia de manera radical  los esquemas  de cooperación

21654919989_e1e4f2f18e_o

María Luisa Navarro es la actual viceministra de Asuntos Multilaterales y Cooperación del Ministerio de Relaciones Exteriores, se trata de un viceministerio que fue creado hace algo más de un año y que tiene la tarea de coordinar la cooperación internacional que recibe Panamá, como las que el  país destina a naciones que lo requieren en el nuevo rol de país  cooperante.

Esta semana se estará estableciendo la hoja de ruta en materia de cooperación internacional. La funcionaria en entrevista con Capital Financiero habló sobre este tema,  las ayudas que el país ha ofrecido y las asistencias que estará destinando  como parte de las nuevas estrategias de política exterior.

-¿Cuáles son los avances alcanzados por Panamá en materia de cooperación internacional?

-Nosotros desde el proceso de transición y entendiendo que tenemos un plan  de  Gobierno ambicioso, que  tenía como marco de referencia una nueva agenda internacional que sería aprobada por la Organización de Naciones Unidas (ONU), que hoy conocemos como la Agenda 20-30 de Desarrollo Sostenible, teníamos que ser más eficiente y más efectivos en el uso de los  fondos de cooperación. Cuando realizamos  las evaluaciones  vimos una gestión de cooperación muy dispersa en diferentes instituciones del Estado. Había un escenario multientidad que dificultaba la coordinación efectiva de la cooperación en su conjunto, además a los entes cooperantes se les hacía un poco difícil su labor, porque no había un punto central de contacto o referencia.

Panamá ha gozado de un desarrollo sostenido a lo largo de la última década, por lo que de ser un país de renta media baja, que permitía ser beneficiario de cooperación, ha pasado a ser un país de renta media alta, lo que cambia de manera radical  los esquemas  de cooperación a los que el país tiene acceso.

En términos generales Panamá ya no es sujeto de cooperación de los grandes organismos internacionales, ya que hemos pasado de ser un país pobre  a un país de renta media alta, y para eso teníamos que ser coherente,  ya no se trata de cooperaciones  financieras no rembolsable, sino que es una cooperación técnica y se nos obliga  a empezar a participar en la comunidad internacional como país cooperante.

Con esos objetivos en mente teníamos que buscar una forma más eficiente de gestionar la cooperación internacional y fue así como en el mes de abril del año pasado se aprobó la Ley que crea el Viceministerio  Asuntos Multilaterales y Cooperación, para que una sólo entidad regentara el tema de cooperación, aunque el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) le da seguimiento el dinero que recibimos de cooperación internacional y la contrapartida de los   proyectos que recibimos  de organismos internacionales.

Durante un año estuvimos alineado al Plan Estratégico del gobierno con el Plan Nacional de Cooperación, dándole prioridad a cada uno de las iniciativas de cooperación que tenía cada una de las entidades del Estado para nosotros ser el conducto por donde se obtienen los recursos, sean técnicos, financieros o de otro tipo.

Ese proceso culmina esta semana con un gran taller nacional de cooperación en donde se van a reflejar todas las necesidades de cada una de las entidades del gobierno en materia de cooperación y se establecerá una hoja de ruta para su ejecución durante los próximos tres años y para los gobiernos que seguirán.

Hemos hecho la solicitud  para que, de acuerdo con los perfiles de los jóvenes que culminan en estos días la carrera diplomática y consular sean capacitados  específicamente en materia de cooperación y ejecución de proyectos.

-¿Cuáles son las ayudas que ha empezado a dar Panamá como país cooperante?

-Panamá ha venido cooperando en diferentes aspectos, por ejemplo, el Tribunal Electoral ha ofrecido asistencia técnica a  instituciones homologas. Nuestras capacidades portuarias y aeronavales las hemos puestos a disposición de la comunidad internacional para entrenamiento de cuadros técnicos.

Probablemente la primera acción de cooperación internacional de Panamá fue lo que se envió como ayuda humanitaria después del terremoto de Haití. Donde nos dimos cuenta que estando  mejor organizado lo podemos hacer de forma más efectiva y hemos estado muy conscientes de identificar esas oportunidades donde Panamá puede hacer la diferencia y aprovechar para cooperar, no solo para ser coherente con nuestra posición de país con renta media alta, sino también, porque es una herramienta importante en materia de política exterior.

-¿Qué otros aportes ha hecho Panamá en materia de cooperación internacional?

-Nosotros hemos ofrecido programa de becas para entrenamientos de policías de Haití. Se nos ha acercado el gobierno de El Salvador para replicar el programa Barrio Seguro en algunos de sus municipios más peligrosos y estamos encaminados en esa ruta. Ofrecimos ayuda humanitaria en el terremoto de Ecuador y los deslizamientos producto de la lluvia en Paraguay y hemos contribuido a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) a la electrificación de comunidades fronterizas entre Jordania y Siria y  para los campamentos de refugiados en Jordania.

Queremos becar al mejor estudiante de las 24 escuelas que llevan el nombre de Panamá en diferentes países de América Latina.

-¿Qué monto recibe Panamá en materia de cooperación internacional anualmente?

-Nosotros seguimos siendo receptores de cooperación en muchísimos ámbitos. Tenemos el plan quinquenal de cooperación con Taiwán, que es probablemente el proyecto de cooperación binacional más importante que tenemos en este momento, son $72 millones que recibimos de ese país, donde la mayor parte ha sido invertido en proyectos que impactan a la ciudadanía, por ejemplo, mediante la compra de ambulancias, camiones recolectores de basura, autos
para la policía y buses escolares para el Ministerio de Educación (Meduca).

Todavía falta gran parte por implementar, ya que Taiwán da la cooperación en montos definidos por año, y solamente hemos utilizado las porciones correspondientes al  2015 y lo que va del 2016, pero hasta el año 2019 tendremos un  total de $72 millones para invertir en beneficios de los panameños y panameñas.

Es difícil cuantificar en dólares y centavos, porque la cooperación técnica que es la que más recibimos es difícil de medir,  pero aquí llegan delegaciones a enseñarnos cómo hacer mejor las cosas de diferentes partes del mundo.

Chile, por ejemplo, es un gran cooperante en materia de justicia, México es un gran cooperante en términos de educación y cultura. La Agencia de Cooperación Mexicana ya nos ha transferido $10 millones para la construcción del puente sobre el río Sixaola. Pero, es muy difícil cuantificar en dólares y centavos toda la ayuda que recibimos, pero son cientos de millones de dólares todos los años.

-¿En qué área recibe Panamá mayor apoyo de la comunidad internacional?

-Para nosotros conseguir cooperación internacional es importante, pero preferimos que vayan orientadas dentro de los pilares estratégicos del plan de gobierno.

La Agencia de Cooperación Española es un gran cooperante en materia de  agua, donde varios millones de dólares ha sido destinados para ese propósito. También hemos recibido cooperación importante en materia agrícola para el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) de distintos gobiernos, entre ellos, el gobierno de Israel, al igual que hemos recibido aportes significativos de la Unión Europea (UE) en materia de seguridad. El Reino de los Países Bajos igualmente ha aportado en diferentes proyectos.

-¿Qué nos puede decir del Centro Logístico Regional de Asistencia Humanitaria (Clrah)?

-Este proyecto está muy ligado con la cooperación que nosotros queremos dar, y el Clrah es un proyecto que se desarrolla en el Aeropuerto Internacional Panamá Pacífico, donde se  está creando una infraestructura para facilitar y albergar  los depósitos de asistencia humanitaria que operará desde Panamá para la región.

El Clrah contará con tres usuarios principales: El Depósito de Respuesta Humanitaria de Las Naciones Unidas (Unhrd), operado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA); la Unidad Panamericana de Respuesta a Desastres (Padru), operado por la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la  Media Luna Roja (Ficr) y el  Sistema Nacional de Protección Civil de Panamá.

El Gobierno de Panamá ha destinado unos $16 millones  para la construcción de este centro logístico regional, lo cual sufraga los costos de la primera y segunda fase. Y la tercera fase requerirá dotarlo de los equipos necesarios y mantener su sostenibilidad una vez inicie sus operaciones, previstas para el mes de mayo de
2017.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia