Panamá está rezagado en adoptar el fraude fiscal como delito, según estudio

Panamá está rezagado en adoptar el fraude fiscal como delito, según estudio
El ministro Dulcidio De La Guardia dice que tarde o temprano se debe debatir el tema. | ElCapitalFinanciero.com

Panamá es el único país de Latinoamérica que no tiene el delito fiscal tipificado como penal, por lo que se encuentra rezagado al no dar este paso.

Así lo revela el Análisis comparativo del delito tributario en Panamá y en otros países, que se presentó este 5 de octubre de 2017 en el país.

Este estudio, fue realizado por la Comisión Nacional contra el Blanqueo de Capitales, Financiamiento del Terrorismo y Financiamiento de la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva.

El ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia, señaló que la tipificación del fraude fiscal como delito y delito precedente de lavado de dinero tiene como objetivo cumplir con el estándar internacional en esta materia.

Tarde o temprano, Panamá deber debatir el tema para lograr un consenso”.

Dulcidio De La Guardia 

En mayo pasado el ministro De La Guardia dijo que a finales de 2017 se podría llegar a un consenso para tipificar como delito el fraude fiscal.

Para esto se debe debatir el tema, con miras a fortalecer la Estrategia Nacional de Riesgo, que fue presentada este año y que reconoce esta necesidad para el país.

El estudio presenta un análisis del delito tributario o fiscal y recopila información de América y, de otras jurisdicciones que son relevantes para Panamá, como Singapur, Suiza, Bahamas, Andorra y Hong Kong, se informó en un comunicado de prensa.

“Panamá debe asegurarse que su sistema tributario mantenga una ventaja comparativa en relación a otras jurisdicciones y cumplir con las exigencias internacionales de organizaciones como el Grupo de Acción Financiera (GAFI); de lo contrario, tendrá que enfrentar las consecuencias”, dijo De La Guardia.

El cambio en la ley para incluir este delito fiscal como penal fortalecería la recaudación de ingresos y evitaría que Panamá se use como jurisdicción donde se lave dinero producto de delitos fiscales en otras jurisdicciones, indica el informe.

La capacidad de un Estado de recaudar eficientemente impuestos es esencial para cumplir con la función gubernamental, fortalecer la institucionalidad y sostenibilidad del Estado panameño”.

Los estándares al respecto son establecidos por el Grupo de Acción Financiera (Gafi). Panamá ha aprobado nuevas leyes para cumplir con las obligaciones impuestas por este organismo.

El incumplimiento de las normas de Gafi conlleva serias consecuencias para una economía, especialmente para una basada en servicios financieros, logísticos y de servicios, agrega el documento.

En 2014, se incluyó a Panamá en una “lista gris” de Gafi. El sector financiero, que representa aproximadamente el 7% del PIB de Panamá, perdió competitividad y estuvo seriamente afectado por su inclusión en esta lista.

El deterioro del sector financiero tiene un efecto cascada sobre toda la economía. El Gobierno Nacional y el sector privado lograron aprobar nuevas leyes que adoptaban los estándares de Gafi. Sin embargo, el delito fiscal no fue incluido en estas leyes. A pesar de esto, en febrero de 2016, con estas nuevas leyes, se logró salir de la “lista gris”, detalla el análisis.

Para evitar caer otra vez en la “lista gris”, Panamá tiene que adoptar el delito fiscal como delito penal y hacerlo precedente al blanqueo de capitales”.

Según el documento, el objetivo del análisis es dar a conocer cómo se compara Panamá con otros países en el combate al delito fiscal o tributario.

Nota relacionada: Debate para penalizar el fraude fiscal terminaría a finales de 2017 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL