Panamá, la economía más competitiva de Centroamérica

Costa Rica le sigue muy de cerca

Clacds web

Avance y retroceso registra Panamá en los índices globales que miden los avances tecnológicos, conocimientos y competitividad, entre otros. En el recién publicado Índice de Competitividad Global 2015-2016 (ICG) del Foro Económico Mundial (FEM), el país cedió dos posiciones al situarse en la 50 entre 144 países.

En el reporte de 2014-2015 Panamá se encontraba en la casilla 48, tras lograr un avance de ocho posiciones respecto al informe 2013-2014.

La nota de consuelo para los panameños es que Chile que le supera y Costa Rica que le pisa los talones, también retrocedieron. El primero pasó de la posición 33 a la 35 y el segundo de 51 a la 52.

La mejor posición en los requerimientos básicos obtenida por Panamá fue en infraestructura (40), mientras que la más desfavorable fue en Salud y educación primaria (82), seguido de Instituciones (73) y Macroeconomía (60).

En los pilares de eficiencia la mejor posición se obtuvo en la Eficiencia del mercado financiero (15) y en el otro extremo se encuentra el Tamaño del mercado y Eficiencia del mercado laboral (ambos en la casilla 80) y le siguen: Eficiencia de mercado y bienes (41), Preparación tecnológica (52), Educación superior y capacitación (77).

Panamá, la economía de mayor crecimiento de América Central en el segmento de innovación y sofisticación ocupó la posición 44, catapultado por la sofisticación empresarial (45) y la innovación (45).

Los principales problemas de Panamá, considerada una economía en transición hacia la innovación, que identifica el reporte del FEM son: Ineficiencia de la burocracia gubernamental, baja calificación del recurso humano, la corrupción y las restricciones regulatorias a la flexibilidad laboral.

El socio estratégico de FEM en la región es el Centro Latinoamericano para la Competitividad y Desarrollo Sostenible (Clacds) del Incae Business School, y la presentación de los resultados del ICG estuvo a cargo de su director, Víctor Umaña.

Entre las reflexiones de los grandes temas sin resolver y que se vuelven permanentes que colocaron en la mesa de debate están: Estados altamente burocráticos y la corrupción que debilita la institucionalidad y la confianza en ella.

La seguridad sigue siendo un tema prioritario en Guatemala, El Salvador y Honduras. Igualmente, los mercados laborales ineficientes están altamente regulados y la escasez de personal calificado refleja un problema generalizado de la calidad y pertinencia de la educación.

Panamá se mantiene como el segundo país más competitivo de la región. Al menos así lo muestra el Informe Global de Competitividad 2015-2016. Una posición similar a la de países como Sudáfrica y Turquía, destaca el Clacds de Incae.

Entre los aspectos positivos de panamá están: Alta calidad de la infraestructura, el alto nivel de penetración de la telefonía móvil, las facilidades para la inversión y la inversión extranjera directa, la sofisticación de los negocios, la colaboración entre universidades y empresas, la baja inflación y el desarrollo del sistema financiero.

A su vez, los aspectos negativos son: Mala calidad de la educación, la falta de disponibilidad de científicos e ingenieros y el uso poco eficiente del talento son parte de los factores que contribuyeron al mal desempeño del país en el indicador.

También, la desconfianza en el sistema institucional en Panamá se refleja en la falta de confianza en la clase política, y la falta de independencia del poder judicial ha generado problemas en la competitividad del país, adicional al elevado déficit fiscal.

América Latina

Chile (35) continúa liderando la competitividad en América Latina, entre tanto, las principales caídas según el índice se dieron en Brasil (75), que cayó 18 puesto con respecto al 2014, El Salvador (95) y Bolivia (117), los cuales cayeron 10 puestos en el mismo período.

Honduras por su parte sorprendió como el país que más mejoró con respecto al año anterior al subir 13 puestos y lograr alcanzar el lugar 88 del ranking de 140 naciones, resaltó Clacds.

Por su lado, México está en la casilla 57 y Colombia en la 61, han subido cuatro y cinco puestos, respectivamente.

El comunicado del IGC, emanado de Ginebra, Suiza, dice que América Latina y el Caribe deben desarrollar una mayor resiliencia contra las crisis económicas externas, y desarrollar infraestructuras, competencias e innovación, -ámbitos en los que registra resultados relativamente negativos- los que son elementos fundamentales y que es necesario fortalecer.

A nivel mundial y séptimo año consecutivo, Suiza encabeza IGC 2015-2016 seguido de Singapur y Estados Unidos. 

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia