Panamá mantiene nota positiva de las calificadoras de riesgo

Panamá mantiene nota positiva de las calificadoras de riesgo
A mayo de 2018, el saldo de la deuda pública de Panamá fue de $24,849.5 millones, lo que representa un 39% del PIB| Fotolia

Las calificadoras de riesgo no realizaron ninguna modificación a las notas de deuda de la República de Panamá, manteniendo la calificación, factores positivos y retos del país, de acuerdo con las últimas revisiones realizadas en 2016 y 2017, destaca la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano en su reporte “Informe riesgo país”.

Al mes de mayo de 2018, el saldo de la deuda pública de Panamá fue de $24,849.5 millones, lo que representa un 39% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y $19,648.9 millones corresponde a deuda externa (79.1% del total) y $5,090.5 millones (20.9%) a deuda interna consolidada. Doce meses atrás la deuda pública ascendía a $22,959.5 millones, registrando un incremento de 8.2%, indica el reporte regional.

Entre los factores positivos que tiene Panamá, según el Consejo Monetario están: Crecimiento económico dinámico (a pesar que la economía atraviesa un período de desaceleración). Sólido y estable entorno macroeconómico y un sistema financiero robusto”.

También, resaltan los esfuerzos del país para aumentar la transparencia en la gestión fiscal y de la deuda, al crear un consejo fiscal independiente para evaluar los presupuestos del gobierno.  Así como el rápido crecimiento de la inversión en infraestructura física.

Por el lado de los factores de riesgo, el informe identifica la ausencia de instrumentos monetarios y cambiarios que amortigüen choques externos. La ausencia de mecanismo para proporcionar liquidez temporal a una institución financiera en problemas. Aumento del déficit fiscal del Sector Público No Financiero e Insuficiente consolidación fiscal en el gobierno central, que conduce a un continuo deterioro de la deuda.

En el campo de los retos, el Consejo Monetario Centroamericano identifica: “Continuar con el nivel elevado de crecimiento económico para mantener una economía más resistente, en especial el ritmo de inversión pública y privada. Además, de reducir la moderada rigidez de la política fiscal.

La calificación de Fitch Ratings otorgada a Panamá es BBB estable; Moody´s Baa2 positivo y de Standard & Poor’s (S&P) BBB estable.

El informe indica que las tres agencias calificadoras de riesgo mantuvieron las calificaciones y perspectivas de la deuda soberana en moneda extranjera para todos los países de la región centroamericana, excepto para Nicaragua durante el segundo trimestre del presente año.

“En junio, las tres agencias calificadoras de riesgo modificaron la perspectiva de la deuda soberana de largo plazo en moneda extranjera de Nicaragua; los cambios en las perspectivas responden a una posible mayor presión fiscal, en la medida que la reforma de pensiones sea postergada y al deterioro de las finanzas públicas, con menores expectativas de crecimiento”, indica el informe.

Así, S&P confirmó la calificación soberana de Nicaragua en “B+” y revisó la perspectiva de la calificación de “estable” a “negativa”; por su parte, Moody’s confirmó la calificación soberana de Nicaragua en “B2” y revisó la perspectiva de la calificación de “positiva” a “estable”; finalmente,

Fitch Ratings bajó la calificación de la deuda soberana en moneda extranjera de Nicaragua de “B+” a “B” y le asignó una perspectiva “negativa”.

Adicionalmente, Fitch Ratings afirmó en junio de 2018, la clasificación soberana de largo plazo en moneda extranjera de El Salvador en “B−”; con perspectiva “estable”, señala el Consejo Monetario Centroamericano.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias