Panamá podría entrar en recesión debido al impacto de la pandemia de COVID-19

Panamá podría entrar en recesión debido al impacto  de la pandemia de COVID-19

El impacto de la pandemia de coronavirus (COVID-19) no se limitará a reducir el crecimiento económico proyectado para el presente año 2020, sino que llevará al país a una profunda recesión económica, producto del cierre y la quiebra de empresas, así como del previsible incremento del desempleo, advirtieron economistas consultados por Capital Financiero.

Samuel Moreno Peralta, presidente del Colegio de Economistas de Panamá (CEP), considera que si bien las medidas adoptadas por las autoridades sanitarias como el cierre temporal de bares, discotecas, casinos, salas de juego y gimnasios, así como la suspensión de todas la actividades culturales, deportivas y artísticas, están justificadas por la necesidad de contener la expansión de la epidemia de COVID-19 en el país, todas estas acciones tendrán un impacto devastador en la actividad económica y el empleo.

Destacó que el país ya venía afectado por una desaceleración económica y se esperaba superar esta situación, por lo menos en el primer cuatrimestre de este año 2020; sin embargo, con la llegada del COVID-19 a Panamá el panorama económico se ha vuelto sombrío, al punto que se puede prever e que enfrentaremos una recesión.

Moreno Peralta destacó que esta situación se puede agravar si la población no toma conciencia de la necesidad de estar confinados en casa, especialmente si han dado positivo en el COVID-19, ya que las medidas de distanciamiento social podrían extenderse por cuatro o cinco meses lo que no le daría tiempo a la economía a recuperarse en lo que restaría del año.

“Estamos ante un panorama que presagia una recesión económica a nivel mundial y Panamá no va a escapar a esa realidad”, enfatizó.

Consideraciones que son compartidas por el economista y profesor universitario Olmedo Estrada, para quien la pandemia de COVID-19 es una situación crítica que está afectado a un gran número de actividades económicas del país y el daño que está infligiendo a los diversos sectores se va a prolongar por tres o cuatro meses, lo que implica que el país no tendría el tiempo para recuperar el ritmo de crecimiento que venía registrando en los últimos años en lo que resta del 2020.

Destacó que ante esta situación urge que el Ejecutivo adopte las acciones necesarias para enfrentar esta realidad económica para apoyar a las empresas del país, especialmente a las micro y pequeñas empresas, toda vez que no se puede permitir que el sector empresarial colapse porque eso sería devastador para la economía.

El catedrático universitario destacó que uno de los mayores problemas que deberá enfrentar el país, y para lo cual se requiere un apoyo económico masivo del Estado al sector empresarial, es un previsible aumento del desempleo, producto del cierre temporal y la quiebra de un gran número de empresas que han visto su actividad comercial mermada por las medidas adoptadas para frenar la pandemia de COVID-19, una situación que a su juicio limitará la demanda interna y frenará la producción de bienes y servicios.

Mientras, el economista Víctor Cruz, rechaza estas tesis y considera que, si bien el crecimiento económico de Panamá en el presente año va a ser muy bajo, el país no entrará en recesión a pesar del impacto que tendrá en diversas actividades económicas la pandemia de COVID-19 ya que aun cuando existen sectores que se están viendo afectados negativamente en otros, como el sector agropecuario y la industria manufacturera, en los que la actual situación está generando un incremento de la producción.

 “Sí, la actividad económica se va a resentir muchísimo porque el país no esta creciendo al ritmo que todos esperábamos, pero yo soy un poco más optimista que muchos colegas y pienso que a pesar de todo el país va a crecer este año, muy poco ciertamente, sin embargo, no creo que vamos a experimentar una recesión”, enfatizó Cruz.

Sobre este tema es importante tener presente lo planteado en un artículo publicado por el director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para Latinoamérica, Alejandro Werner, quien advirtió de los efectos financieros globales ante la rápida extensión del COVID-19, como un aumento de los costos del endeudamiento, que “expondrá vulnerabilidades financieras acumuladas durante años de bajas tasas de interés”.

“La recuperación que esperábamos hace unos meses no sucederá y no descartamos un escenario de crecimiento negativo en 2020” para Latinoamérica y el Caribe, aseguró el experto.

El responsable del FMI para la región hizo referencia a los efectos económicos que tendrán las medidas de contención del virus que están adoptando los Gobiernos de la zona, como el cierre de fronteras, de escuelas y otras medidas de distanciamiento social.

“Estas medidas, junto con la desaceleración económica mundial y la interrupción en las cadenas de suministro, la caída de los precios de los productos básicos, la contracción del turismo y el fuerte endurecimiento de las condiciones financieras globales, están paralizando la actividad en muchos países latinoamericanos, dañando gravemente las perspectivas económicas de la región”, señaló.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com