Panamá requiere más coordinación y fortaleza institucional para enfrentar con éxito su crisis social, asevera informe del CNC

Panamá requiere más coordinación y fortaleza institucional para enfrentar con éxito su crisis social, asevera informe del CNC

Las instituciones, públicas o privadas, juegan un papel fundamental en la competitividad de las naciones, y el Índice de Calidad de las Instituciones (ICI), busca identificar los factores que inciden en la calidad de las instituciones de cada país a nivel mundial para trabajar en pro de las políticas públicas que ayudan al desarrollo.  

Al evaluar este desempeño de Panamá en este Índice el Centro Nacional de Competitividad (CNC) destacó que la calidad y fortaleza de las instituciones afecta directamente a los motores de crecimiento: La inversión, el desarrollo humano y las innovaciones y esto, por supuesto, afecta la calidad de vida de las personas. De esta manera, la pobreza, al igual que la riqueza, están directamente relacionadas con la calidad institucional, por ello, los países más pobres ocupan las últimas posiciones de ICI.  

En el caso del ICI se trata de un instrumento que evalúa dos componentes: Las instituciones de mercado y las instituciones políticas. Cada uno de ellos recoge aspectos de otros índices. En calidad de las instituciones políticas inciden: Rule of Law, Governance Matters, Voz y Rendición de Cuentas (del Banco Mundial); Libertad de Prensa (Freedom House) y Percepción de la Corrupción (Transparencia Internacional).

En cuanto a calidad de instituciones de mercado: índices de Competitividad Global (Foro Económico Mundial), Libertad Económica (de Heritage Foundation y Freedom House) y Prosperity Index (Legatum Institute).  

Resultados 2022 

Según el último informe del ICI 2022-Secuelas de la pandemia de coronavirus (COVID-19), señala “muchos países de América Latina ya tenían una pobre calidad institucional antes de la pandemia y ésta no ha hecho más que agravarla. Todos deberán hacer esfuerzos adicionales para, primero, recuperar el terreno perdido, y luego avanzar y mejorar.”  

Lograr mejoras en el ICI abona al incremento de la confianza ciudadana en el Estado.  

Panamá en el subíndice instituciones de mercado pasó de la posición 53 en el 2021 a la posición 56 este año, pero esto se dio por una escalada de otros países en el índice. Lo relevante de esta variable es que refleja las capacidades del país de poder recuperarse económicamente.  

En el subíndice instituciones políticas escaló peldaños pasando de la posición 78 en el 2021 a la 75 en este año, pero con una menor calificación, influenciado por los indicadores de Estado de Derecho y Corrupción en donde se obtuvo la calificación más baja del subíndice, dejando en evidencia el deterioro de las instituciones.  

Complementariamente, según el Índice de e-Gobierno de las Naciones Unidas (2018), el aumento en las expectativas de los ciudadanos en cuanto a la prestación de servicios eficaces, equitativos y centrados en el ciudadano exige también un cambio de estructuras organizativas internas, desarticuladas y orientadas a procesos hacia marcos de gran colaboración que permitan la prestación de servicios sin problemas y un mayor impacto en el desarrollo. Los ciudadanos y las empresas exigen una gobernanza más abierta, transparente, responsable y efectiva 

El caso de Colón 

Los procesos y mecanismos innovadores de coordinación para la prestación de servicios, la participación ciudadana y el empoderamiento son esenciales, al igual que hacer que dichos servicios sean abiertos, inclusivos y accesibles para todos los grupos de la sociedad, incluyendo a las personas vulnerables y desprotegidas.  

Una vía útil para fortalecer las instituciones es el Diálogo Social que, según lo define la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “comprende todo tipo de negociaciones y consultas -e incluso el mero intercambio de información- entre representantes de los gobiernos, los empleadores y los trabajadores, sobre temas de interés común relativos a las políticas económicas y sociales”.  

Una adecuada comunicación es imprescindible para generar confianza y mantener la tranquilidad social, condiciones cruciales para lograr el desarrollo del país. Y esto, precisamente, se logra a través de instituciones fuertes.  

Acontecimientos recientes demuestran que situaciones apremiantes como el desempleo, exacerbado como resultado de la crisis socioeconómica a raíz de la pandemia del COVID-19, han provocado medidas extremas que se contraponen a la necesidad de reactivar la economía y, a su vez, hacen retroceder los avances logrados.  

El caso de la provincia de Colón representa una paradoja: Por un lado, genera el 17.4% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y tiene el PIB per cápita más alto ($20,711.00); pero, por otro lado, está en un escenario donde hay un 12.6% de desempleo, cifra que está por encima de la media nacional, según la Encuesta Continua de Hogares, del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec).  

Según el CNC un buen ejemplo de soluciones a través del diálogo es la respuesta del Instituto Nacional de Desarrollo Humano (Inadeh) y el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) construida con el apoyo de la Cámara de Comercio de Colón, la Zona Libre de Colón (ZLC),la Asociación de Ejecutivos de Empresa (APpede) capítulo de Colón y el Centro Regional Universitario (CRU) de la Universidad de Panamá, como uno de los paliativos presentados para atender la problemática de esa provincia en particular.  

Ante el escenario descrito, se han identificado inicialmente más de 4,000 plazas de empleo requeridos en el corto plazo por el sector privado y en obras civiles de proyectos de Estado, pero, este personal requiere de destrezas específicas (lo que demuestra la necesidad de capacitación y formación que requiere el capital humano) que serán provistas a través de un programa puntual (que se desarrollará como un Plan Piloto) enfocado en las necesidades de las empresas. Para ello, el Inadeh ha diseñado cursos de entre 3 y 4 meses de duración.  

Una variante relevante, y que hay que resaltar en este caso, es la provisión de un apoyo económico mensual que permita que, durante el tiempo que dure la capacitación, las personas puedan tener un apoyo para su sustento y movilización.  

Por su parte, el Mitradel dará el soporte, a través de una plataforma tecnológica, para enlazar la demanda (desde lo que requiere el sector privado) con la oferta (las personas capacitadas por el Inadeh). Las instituciones, tanto públicas como privadas, deben jugar su papel de forma oportuna. Esto contribuye a la construcción de la confianza en ellas. Las crisis son oportunidades para adquirir experiencias que dejan lecciones y no se puede desaprovechar el conocimiento obtenido. El compromiso de las personas responsables es una condición vital para que las instituciones logren sus objetivos de bienestar para la población. 

Hitler Cigarruista
[email protected]
Capital Financiero 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias