Panamá se aleja lentamente del pleno empleo

El desempleo total se ubicó en 5,2%, mientras el abierto se ubicó en 4,1%

construcción web

Pese a  que la población en edad de trabajar se incrementó tan solo en 63.576 personas y la participación en el mercado de trabajo registró un aumento de 0,6 puntos porcentuales, pasando de 64,3% a 64,9% entre marzo de 2014 y marzo de 2015, los resultados de la Encuesta del Mercado Laboral (EML) elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Censo de la Contraloría General de la República (Inec) indican que la tasa de desempleo en el país se incrementó a 5,2% en los últimos 12 meses, consolidando la tendencia de Panamá alejarse del pleno empleo, lo que refleja, a juicio del sector privado, la desaceleración que experimenta la economía del país.

De acuerdo con  los resultados de EML de marzo de 2015, la población total en viviendas particulares con personas de 15 y más años de edad, es de 2.819.721 representando la población no indígena el 95,3% y la población indígena el 4,7%. Al comparar esta población con la existente en marzo 2014, se observa un incremento entre estas encuestas de 63.576 personas.

Se estima que la participación en el mercado de trabajo aumentó entre marzo 2014 y marzo 2015 en 0,6 puntos porcentuales, pasando de 64,3% a 64,9%.

De hecho, para marzo de este año, se mantiene la diferencia en la participación por sexo, registrando los hombres una tasa de participación en la actividad económica de 79,5%, en comparación con el 51,2% reflejado por las mujeres. Al relacionar este indicador, entre ambos periodos, se observó un aumento en la participación masculina de 0,1% y el 1,1% en la participación femenina.

Las tasas más altas de actividad económica de la República de Panamá siguen siendo predominantemente masculinas, esto se observa a nivel de cada grupo de edad, donde la tasa masculina supera  en el doble a la tasa de participación femenina.

La tasa de actividad económica para las personas de 15 a 19 años es de 28,3% (hombres 39,4% y mujeres 16,8%). La tasa para las personas de 20 a 54 años permanece elevada, tanto para hombres como para mujeres y empieza a declinar a partir del grupo de 60 y más años de edad.

Tasa de desempleo

Por otra parte, la tasa de desempleo total se ubicó en 5,2% y en marzo de 2014 fue de 4,3%, es decir el desempleo aumentó en 0,9 puntos porcentuales. A lo interno del país, el área urbana mostró una tasa de 6,0%, en contraste con el área rural, cuya tasa es de 3,1%.

Se observó que pese a que las mujeres tienen una menor participación en la actividad económica, su tasa de desempleo (6,6%) es superior a la de los hombres (4,2%).

Las personas jóvenes de 15 a 19 años presentan la tasa de desempleo total más alta, con respecto al resto de los otros adultos. No obstante, esta comienza a descender a partir del grupo de edad de 20 a 24 años.

Desempleo abierto

En tanto, la tasa de desempleo abierto reflejó, en el periodo en mención, un incremento de 1,0% al pasar de 3,1% a 4,1%. La tasa es más alta se registra  en las provincias de Colón (6,8%), le siguen las de Panamá y Panamá Oeste (4,9%), mientras que para las provincias de Los Santos, Darién, Veraguas y las comarcas indígenas se presentan las tasas más bajas.

En cuanto a la evolución de este indicador por área, se observó que el área urbana refleja el 4,8%, en el área rural aumento del 1,7% a 2,3%; donde se observa un incremento de 0,6 puntos porcentuales.

En el análisis del desempleo abierto por sexo, se observa una tasa de 5,3% en las mujeres y en los hombres 3,2%, en el desempleo total en la tasa de las mujeres con 6,6% y en los hombres de 4,2%. En ambos casos la tendencia en  las mujeres es más alta que la de los hombres.

De acuerdo con el estudio, se presenta un alto porcentaje de desocupación femenina, especialmente en el rango de edad de 15 a 24 años. También se aprecia que tanto para los hombres, como para las mujeres, la tendencia a la baja ocurre a partir de los 29 años.

Adiós al pleno empleo

Las cifras indican que el incremento del desempleo en Panamá no es un fenómeno coyuntural, sino una tendencia que poco a poco ha alejado al país de su situación de pleno empleo, que según los economistas se registra cuando un país cuenta con una tasa de desempleo inferior a 5%, lo que indica que su desocupación es friccional, es decir, que sólo se encuentran sin empleo aquellas personas que renuncian a un trabajo para moverse a otro mejor o que simplemente no cuentan con las habilidades para ocupar una de las plazas de empleo disponibles.

Y es que para agosto de 2013 la tasa de desocupación en el país se ubicó en 4,1%, todo un récord histórico, sin embargo, para marzo de 2014 se elevó a 4,3%, en agosto de ese mismo año volvió a incrementarse para fijarse en 4,8% y ahora, marzo de 2015, alcanzó el 5,2%, es decir, que en un lapso de dos años la tasa de desempleo se incrementó en 1,1%.

Características de la población ocupada

La EML de marzo de 2015 indica que en Panamá el total de ocupados  suma 1.734.772 personas, de los cuales un 70,3% trabaja en áreas urbanas (hombres 56,8% y mujeres 43,2%) y el 29,7% lo hace en áreas rurales e indígenas (hombres 66,9% y mujeres 33,1%).

Además, los tres grandes grupos que destacan son los siguientes: El 19,1% lo hace como trabajadores no calificados de los servicios, la minería, construcción, industria manufacturera, transporte y otras ocupaciones elementales; el 18,3% laboraron como trabajadores de los servicios y vendedores de comercios y mercados; el 14,0% se desempeñaron como artesanos y trabajadores de la minería, la construcción, la industria manufacturera, la mecánica y ocupaciones afines.

Al evaluar esta información por sexo, se tiene que de los nueve grupos de ocupaciones, las mujeres solo superan en número a sus pares masculinos en tres grupos: Profesionales, científicos e intelectuales en 34.918 personas, empleados de oficina 50.243 y trabajadores de los servicios y vendedores de comercios y mercados en 49.890 personas.

En la distribución de la población ocupada, se observa que la mayor concentración se registra en la empresa privada con un 46,6%, seguido de los trabajadores por cuenta propia con 25,1%, los trabajadores del Gobierno con un 15,2%, el servicio doméstico con 4,3% y los trabajadores familiares (personas que trabajaron en forma regular en un negocio o empresa de un miembro de su familia, sin recibir salario o sueldo) con un 4,6%.

De las 1.163.502 personas que se declararon como empleadas, la empresa privada tuvo el 69,5%, el Gobierno el 22,6%, el servicio doméstico el 6,4%, las organizaciones sin fines de lucro el 1,0%, los empleados de cooperativas el 0,5%.

De la encuesta se infiere que más de la mitad de los ocupados (65,4%), se desempeñan en establecimientos o empresas pertenecientes al sector terciario de la economía (comercio, servicios, transporte e intermediación financiera, entre otros), 19,3%  labora en la industria manufacturera, explotación de minas y canteras, suministro de agua y electricidad y la construcción, pertenecientes al sector secundario y el restante 15,3% de la población ocupada, realiza actividades como la agricultura, la ganadería, caza, silvicultura y pesca, correspondientes al sector primario.

Evaluando las cifras

Para el presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), Ricardo Sotelo, el incremento de la tasa de desocupación en el país era algo previsible, ya que es evidente que la actividad económica se ha desacelerado producto de varios factores, lo que sin duda alguna ha debilitado la demanda de mano de obra por parte de la empresa privada, todo lo cual ya se percibía, pero ahora se constata como una realidad gracias a divulgación de las cifras oficiales de desempleo.

Sotelo indicó que afortunadamente la situación no es tan grave y se puede revertir si el Ejecutivo toma las medidas necesarias para reactivar la economía y lograr un crecimiento mayor al 5,9% registrado en el primer semestre del año, a fin de ubicarlo en torno a un 7%, para lo cual no se requiere invertir grandes recursos ni hacer un gran esfuerzo, sino más bien lograr que el Gobierno se convierta en un facilitador de la inversión privada y que se ejecuten las obras de infraestructura que el país requiere para mejorar su competitividad.

Por su parte, Elisa Suárez de Gómez, ex presidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), aseguró que uno de los elementos que más ha impactado negativamente el desempeño del mercado laboral ha sido la demora de la administración Varela para ejecutar su plan de inversiones en materia de infraestructura, retrasando la licitación de obras como la Línea 2 del Metro de Panamá, la Renovación Urbana de la ciudad de Colón y la construcción de la hidroeléctrica Chan II, situación que ha coincido con la conclusión de las obras de ampliación del Canal, lo que ha impedido que quienes quedan sin trabajo en la expansión de la vía acuática encuentren empleo de forma inmediata en otros proyectos.

Agregó que adicionalmente a esto, tanto la Alcaldía de Panamá como el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) mantienen una política restrictiva en cuanto a la aprobación de proyectos de construcción en la ciudad de Panamá y su periferia, lo que está retrasando también la ejecución de varios proyectos de construcción privados de gran envergadura, lo que impide a la empresa privada dar respuesta a la creciente demanda de empleo por parte de la población.

En tanto, la presidenta saliente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), Dagmar de Álvarez, dijo a Capital Financiero que,  además del incremento de la tasa de desempleo, es preocupante que un 25% de las personas, que según las estadísticas oficiales están ocupadas, se ubican en la categoría de trabajador por cuenta propia, lo que a su juicio, es en realidad un especie de desempleo oculto, ya que esas personas no cuentan con un empleo productivo, carecen de seguridad social y apenas perciben ingresos para satisfacer sus necesidades básicas diariamente, por lo que en el futuro se habrán de sumar a las filas de aquellas personas que requieren subsidios estatales para poder subsistir.

Para el secretario general del Sindicato nico de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), Saúl Méndez, el incremento de la tasa de desempleo en el país de 4,3% a 5,2% de marzo de 2014 a marzo de 2015 es una mala noticia para los trabajadores, no solo porque pone en evidencia que son ellos quienes están sufriendo las consecuencias de la desaceleración económica que enfrenta el país, sino también porque sin duda alguna este será un elemento que jugará en su contra en las negociaciones para el establecimiento del salario mínimo que debe entrar a regir a partir de enero de 2016.

No obstante, para la viceministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Sulphy Santamaría, el incremento registrado en la tasa de desempleo al cierre de marzo de 2015 es un fenómeno estacional que será superado para agosto de este año cuando se volverá a medir la tasa de desempleo en el país.

Santamaría destacó ya se han realizado licitaciones importantes como la construcción  de la Línea 2 del Metro y la Renovación Urbana de la ciudad de Colón, proyecto que son altamente demandantes en mano de obra, lo que indica que en cuanto arranquen estas obras la tasa de desempleo en el país volverá a reducirse, aunque recordó que en la actualidad el sector privado ha puesto a disposición de los panameños miles de vacantes, lo que indica que para reducir el desempleo también se requiere establecer mayores puentes de comunicación con aquellos que hoy en día están desocupados, para que conozcan dónde están las oportunidades de empleo y se postulen para ocupar las plazas disponibles. 

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia