Panamá se prepara cumplir el Convenio de Agua de Lastre

Panamá se prepara cumplir  el Convenio de Agua de Lastre

El agua se utiliza como lastre de forma habitual en los buques para mantener la estabilidad y la integridad estructural

shipballastwater2-web

Dentro de un año entrará a regir el Convenio sobre Gestión de Agua de Lastre, luego que se completará el requisito mínimo de tonelaje mundial para su implementación. Esto implica que la flota mundial tendrá que adoptar una serie de normas para el manejo del agua de lastre, causante de daños al medio ambiente.

Panamá ratificó el Convenio de Gestión de Agua de Lastre y en el mes de septiembre depositó ante la Organización Marítima Internacional (OMI) el instrumento de ratificación. Con la adhesión de Panamá y Finlandia, la flota combinada del tratado supone el 35,1441% del tonelaje mundial, con 52 partes contratantes, un hecho significativo ya que el mismo estipula que entrará en vigor 12 meses después de ser ratificado por al menos 30 países que representen como mínimo el 35% del tonelaje mundial

Los buques en tráfico internacional deben gestionar su agua de lastre y los sedimentos siguiendo determinadas normas, de conformidad con un plan específico de gestión del agua de lastre.

El agua se utiliza como lastre de forma habitual en los buques para mantener la estabilidad y la integridad estructural. Esta agua de lastre puede contener miles de microbios acuáticos, algas y animales, que se transportan por todos los océanos del mundo y se descargan en ecosistemas de acogida, que no son sus ecosistemas nativos.

La OMI justifica la implementación de este Convenio, porque no solo se reducirá al mínimo el riesgo de invasiones de especies foráneas a través del agua de lastre, también se facilitarán unas condiciones equitativas para el transporte marítimo internacional, con normas claras y sólidas para la gestión del agua de lastre de los buques.

De acuerdo con el Convenio, todos los buques en tráfico internacional deben gestionar su agua de lastre y los sedimentos siguiendo determinadas normas, de conformidad con un plan específico de gestión del agua de lastre. Todos los buques también tendrán que llevar a bordo un libro de registro del agua de lastre y un certificado internacional de gestión del agua de lastre.

El director de Marina Mercante de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), Fernando Solórzano, adelantó que la OMI va a emitir una resolución después de la reunión del Comité de Protección del Medio Marino programada para el mes octubre para guiar en la implementación. Al preguntársele si Panamá está listo, respondió estamos preparándonos.

Agregó que toda la flota tendrá que certificarse lo que implica que se le apruebe el manejo. Durante este año previo a su entrada en vigor, hay que trabajar en eso.

En cuanto a si serán las Organizaciones Reconocidas las que emitirán esos certificados, Solórzano respondió que aún no lo han decidido. Aseguró que la mayoría de los buques ya tienen equipos instalados a bordo para el manejo de agua de lastre.

Muchos buques necesitarán instalar un sistema de tratamiento a bordo para eliminar los organismos no deseados. Más de 60 tipos de sistema ya han sido aprobados y se encuentran disponibles, según la OMI.

Michell De La Ossa Prieto 
midelaos@yahoo.com

Más informaciones

Comente la noticia