Panamá se prepara para ser un hub energético

Panamá se prepara para ser un hub energético

Se construirán dos nuevas líneas de transmisión y varios anillos entorno a la región metropolitana

Estrella mar low

La decisión de acelerar la construcción de la tercera línea de transmisión de energía eléctrica y adelantar la construcción de una cuarta facilidad de este tipo en la costa del Atlántico, así como el establecimiento de un anillo para mover energía del Atlántico al Pacífico y la decisión de retomar la construcción de la interconexión eléctrica con Colombia, convertirán a Panamá en el principal hub energético de Centroamérica y facilitará la atracción de nuevas inversiones en materia de generación eléctrica.

Esta es una de las principales conclusiones a la que arribaron los especialistas que participaron en el Foro Panamá 2015: El reto de la generación y transmisión de energía. Oferta vs. Demanda, organizado por Capital Financiero.

Durante este evento el gerente general de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa), Iván Barría, destacó que si bien el país ha mejorado su capacidad de generación de energía, la decisión de la Administración Martinelli de retrasar la construcción de la tercera línea de transmisión impide que el 100% de la energía hidráulica que se produce en las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro llegue en este momento a los centros de consumo en las provincias de Panamá, Colón y Panamá Oeste.

No obstante, destacó que la actual Administración ha retomado este proyecto y el mismo registra ya importantes avances.

El gerente general de Etesa explicó que la obra, que consiste en la construcción de una línea de transmisión de doble circuito de 230 kilovatios (KW, por sus siglas en inglés) de potencia y una extensión de de 321 kilómetros de largo, la cual se licitó en octubre de 2014 y se adjudicó a la constructora Odebrecht por un valor de $233,8 millones.

Para garantizar que esta obra culmine en septiembre de 2016 la empresa trabaja en tres tramos distintos simultáneamente (VeladeroLlano Sánchez, Llano Sánchez- La Chorrera y La Chorrera-Panamá) y en este momento se encuentra en la etapa de construcción de bases para levantamiento de las torres de transmisión y se espera que en el mes de diciembre se realicen las primeras pruebas.

Barría adelantó que la actual Administración adelantará la construcción de una cuarta línea de transmisión, un proyecto que estaba planificando para ser ejecutado a partir del año 2021, de forma que su construcción iniciará en el año 2018. Explicó que esta línea de 500 KW tendrá unos 500 kilómetros de largo, será la primera que correrá por la costa del Atlántico (seguirá ruta Bocas del Toro-Colón-Arraiján) y tendrá la capacidad para mover la misma cantidad de energía que las tres con que contará el país hasta antes de su construcción.

Además de la tercera y cuarta línea de transmisión Etesa construirá un anillo que facilitará el movimiento de energía entre las provincias de Panamá y Colón, uniendo la planta de carbón de 600 MW que construirá Minera Panamá, facilitando el movimiento de energía hasta la estación Panamá 3. Y finalmente se construirá otra línea de transmisión entre la planta de Minera Panamá y la subestación de Llano Sánchez.

Para el ingeniero Isaac Castillo, subsecretario Nacional de Energía, todo esta infraestructura garantizará no solo la redundancia que requiere el sistema de producción y transmisión de energía para satisfacer la demanda en las áreas de mayor consumo, sino que además ayudará la posibilidad de que el país se convierta en un hub energético regional.

Castillo destacó que la ampliación y repotenciación de la red de trasmisión de energía no solo facilitará el intercambio de energía entre Panamá y Centroamérica, que hoy es bastante marginal, sino que, además permitirá atraer inversiones en materia de generación con fines de exportación, a lo que habrá que sumar la posibilidad de importar energía de Colombia, ya que la actual Administración ha retomado las negociaciones para la construcción de una interconexión eléctrica con Colombia.

Aunque aclaró que las nuevas licitaciones que adelantará a mediano y largo plazo la Secretaría de Energía apuntarán a la diversificación de la matriz energética del país mediante la incorporación de plantas térmicas a base de gas, carbón, viento y sol, toda vez que es muy probable que la hidroeléctrica Chan II,  que será desarrollada en Bocas del Toro por una subsidiaria de Odebrecht, mediante una inversión estimada de $1.000 millones será el último gran embalse que se construirá en el país.

Castillo estimó que el crecimiento de la demanda de energía en Panamá ronda en este momento el 5% anual, lo que indica que para responder a las necesidades del país antes del 2025 se requerirán inversiones por un monto de $9.000 millones en materia de generación, aunque advirtió que si el crecimiento de la demanda se incrementa en un 7% habría que adelantar esas inversiones.

En tanto, el gerente general de Gas Natural Fenosa para Panamá y Centroamérica, Ricardo Barranco, al evaluar las inversiones que adelanta Etesa en la red de transmisión de energía del país,  dijo que solo espera que estas inversiones se realicen prudentemente para evitar que impacten a los consumidores.

Recordó que la transmisión de energía es uno de los componentes del precio de la energía y, por tanto, este tipo de inversiones deben darse en la medida en que la oferta de energía se incrementa para responder a la demanda.

Otros proyectos

Por su parte, el presidente de AES Panamá, Miguel Bolinaza, aprovechó el foro de energía organizado por Capital Financiero para reiterar la propuesta de esa empresa de establecer un puerto para el trasiego de gas y una planta para la generación de energía con una inversión estimada de $350 millones.

Bolinaza informó que esa empresa ha desarrollado una amplia experiencia en materia de generación de energía mediante la utilización de gas en República Dominicana, país en donde cuenta con un puerto y una planta térmica que inició en 1989 con capacidad para 820 MW, planta que ha crecido poco a poco y hoy en día aporta a ese país caribeño cerca del 40% de la energía que consume.

Destacó que esa experiencia llevó a AES a desarrollar la idea de establecer en diversos países de la región pequeñas terminales portuarias para que faciliten la importación de gas y el establecimiento de plantas de generación de electricidad a base de ese combustible.

Indicó que por ello, AES se ha planteado la expansión de sus facilidades para el almacenamiento de gas en República Dominicana, facilidades que, además, de permitir incrementar la generación de energía para ese país, podrían permitir exportar gas a otras naciones de la región para generar energía a menor costo y Panamá tiene todas las condiciones para desarrollar este proyecto.

Bolinaga destaca que esta planta le daría a Panamá la posibilidad de superar la crisis energética que enfrenta en la actualidad, porque la Terminal de Gas también le permitiría a las plantas térmicas que operan en el país utilizando diesel y otros combustibles altamente costosos, reconvertirse para utilizar gas que es un combustible más abundante y cuyo precio por tanto es más estable.

Finalmente el presidente de AES Panamá adelantó que ya se encuentra en su última fase de instalación la barcaza Estrella del Mar I, con capacidad para la generación térmica de 72 MW, la cual ha sido ubicada en Bahía las Minas, en la provincia de Colón, para garantizar un abastecimiento eficiente de combustible y la transmisión de la energía producida al sistema durante la estación seca. Aunque advirtió que entre el 28 de septiembre y el 28 de enero AES Panamá ha requerido tramitar unos 100 permisos diferentes para operar esta planta, un tema que, a su juicio,  debe ser revisado por las autoridades para facilitar la ejecución de este tipo de proyectos.

Por su parte, Michael Bax, director de Inter Energy Holding, explicó los avances en la ejecución de las fases II y III del Parque Eólico de Penonomé, las cuales según sus estimaciones,  entrarán en operación el próximo mes de marzo, a pesar de las dificultades que ha enfrentado esa empresa debido a la gran cantidad de días feriados con que cuenta Panamá, lo que ha dificultado el traslado e instalación de los aerogeneradores.

Destacó que este parque eólico tiene ya la capacidad para generar 55 MW, que fueron desarrollados previamente, mientras Inter Energy Holding ha invertido en las fases dos y tres del proyecto que aportarán 215 MW y en la fase cuatro aportaría otros 60 MW, es decir, que una vez construido aportará al país  en total unos  230 MW.

Bax explicó que este es un proyecto muy ambicioso,  ya que va a reemplazar 450.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono y a suplantar unos 850.000 barriles de petróleo que hoy se utilizan para generar energía en el país.

Ahorro y precio

Pero, para Daniel Mina, de la Autoridad de los Servicios Públicos (Asep), un elemento  clave para mantener el balance necesario entre la oferta y la demanda de la energía, y garantizar un precio razonable para este servicio es la capacidad de ahorrar de los consumidores.

Recordó que la demanda de energía es inelástica y esto se debe en gran medida a que los consumidores no son conscientes del costo real de la energía que consumen, por lo que regularmente tiende a incrementarse sin importar cómo se mueven los precios en el mercado ocasional o spot, que es el que marca el costo final de la electricidad al consumidor.

Agregó que otro factor que impacta en  el costo de la energía es que el mismo operario no sabe o no puede controlar cuanta electricidad está consumiendo cada cliente en específico.

Por lo cual el ahorro es indispensable para evitar que los precios sean determinados por las plantas menos eficientes del sistema que son las que entran a operar cuando la demanda excede la capacidad de generación de las plantas más eficientes.

Finalmente Olmedo Estrada, presidente del Colegio de Economistas expuso el tema la Caída del precio del Petróleo: ¿Cuánto podría durar? y sus repercusiones en el panorama mundial, destacando que por ser un importador neto de energía, Panamá se verá beneficiado significativamente por el desplome del precios del petróleo en los mercados internacionales.

Estrada destacó que la caída del precio del petróleo responde a tres factores: La producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos, la reducción de la demanda mundial de combustible debido a la desaceleración de la economía de China y la decisión política de Arabia Saudita de mantener su cuota de mercado.

Agregó que como consecuencia de esta situación,  el precio del barril de petróleo se ubica en la actualidad en torno a los $45 el barril, lo que se traducirá en un ahorro de $60 millones mensuales para la economía panameña, sumando al cierre del años entre $700 y $750 millones, dinero que, a su juicio,  ya ha comenzado a quedarse en los bolsillo de los consumidores, lo que potenciará el crecimiento económico del país al permitir un mayor consumo de bienes y servicios.

No obstante, advirtió que esta reducción no impactará de inmediato la tarifa de energía eléctrica porque el sistema ha sido diseñado para garantizar que el precio refleje el costo del combustible del semestre previo, por lo que no será hasta junio de 2015 cuando los consumidores podrán beneficiarse de la reducción del precio del petróleo con un ajuste a la baja de su cuenta de electricidad. 

Félix Souto y Hitler Cigarruista
capital@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia