Panamá séptimo país de América Latina con mejor competitividad

Panamá séptimo país de América Latina con mejor competitividad
Las calificaciones del informe 2019 se construyeron con base en estadísticas nacionales y de organismos internacionales, y en la Encuesta de Opinión Ejecutiva del Foro Económico Mundial| Archivo

Los resultados del Informe Competitividad Global 2019 del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), lanzado hoy en Ginebra, Suiza, Singapur es la economía más competitiva de los 141 países evaluados, seguido por Estados Unidos (EU) y Hong Kong. No obstante, EU pierde su liderato y Hong Kong gana cuatro (4) posiciones.

En América Latina el liderazgo lo mantienen Chile seguido de México y Uruguay.

En lo que respecta a Panamá, es uno de los países más competitivo en la región latinoamericana y se ubica en el puesto 66.

Dentro de las fortalezas que presenta el país, el informe señala que, en los temas de infraestructura, estabilidad macroeconómica, salud de las personas, el funcionamiento de los mercados de bienes financiero, así como el dinamismo empresarial, Panamá se posiciona en esos temas más alto que el promedio latinoamericano.

A pesar de las fortalezas con las que cuenta el país, Panamá enfrenta retos considerables para aprovechar el potencial de la cuarta revolución industrial y poder alcanzar los niveles de competitividad de los países más avanzados. Dentro de las áreas más críticas se encuentra la adopción de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) al tener bajas tasas de suscripciones a Internet de banda ancha en las diferentes modalidades: móvil, fija y fibra óptica y pocos usuarios de internet.  En el tema de capacidad de innovar está rezagado con respecto a los mejores del mundo debido al poco desarrollo de clúster, patentes, la poca colaboración entre actores y el bajo gasto en Investigación y Desarrollo (I+D).

Otro de los puntos críticos es la institucionalidad, el tema de seguridad debido a la tasa de homicidios, la falta de eficiencia del sistema judicial y la poca visión de largo plazo del gobierno, así como los pesos y contrapesos son puntos en los que se deben seguir trabajando.

Para Ronald Arce, investigador del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS), Panamá ha creado condiciones para que las empresas crezcan y aumenten su productividad. Sin embargo, es necesario examinar las condiciones que se requieren para dar un salto mayor en las cadenas de valor y para esto se requiere avanzar hacia una economía y empresas altamente innovadoras y contar con importantes dotaciones de capital humano capaz de colaborar en este desafío.

La cuarta revolución industrial creará nuevas relaciones entre los seres humanos y la tecnología lo que incide en la forma en que trabajamos, vivimos e interactuamos.

Esta revolución tiene el potencial de que los países salten etapas del desarrollo, pero también hace menos conocida la ruta. La capacidad de aprovechar las oportunidades de la cuarta revolución industrial requiere contar con las “viejas” condiciones de desarrollo: institucionalidad, infraestructura y habilidades.

Este estudio, realizado con el apoyo del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible de INCAE Business School, socio regional del WEF desde 1996, hace un análisis del conjunto de instituciones, políticas, y factores que determinan el nivel de productividad de una economía.

Las calificaciones del informe 2019 se construyeron con base en estadísticas nacionales y de organismos internacionales, y en la Encuesta de Opinión Ejecutiva del Foro Económico Mundial que se realiza a más de 14,000 empresarios en todo el mundo.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias