Panamá sin planes de manejo de áreas marinas

Sin una explotación adecuada se corre el riesgo de perder gran cantidad de las especies marinas

Captura de pantalla 2015-11-16 a las 9.19.35 a.m.

Aunque el actual  Gobierno decretó la constitución de dos nuevas áreas marinas protegidas que abarcan en total 31.435 kilómetros cuadrados en el Pacífico y en el Caribe, aún no ha creado los planes de manejo de estos sitios, elementos indispensables para su protección.

Recientemente el  presidente de la República, Juan Carlos Varela Rodríguez, firmó los decretos que declaran la Cordillera de Coiba (Pacífico) y el Banco Volcán (Caribe) como nuevas áreas marinas protegidas, haciendo un total aproximado de 31.435 kilómetros cuadrados, con lo que Panamá aumenta su superficie bajo áreas de manejo y protección de 3,7% a 13,5% de sus aguas jurisdiccionales.

Con esta decisión, Panamá se convierte en  uno de los países que cumple con el objetivo de la Organización de  Naciones Unidas (ONU)  de establecer, al menos, el 10% de sus aguas jurisdiccionales como zonas bajo protección especial.

Sin embargo, lo anterior se ve empañado por la falta de planes de manejo de las nuevas áreas marinas protegidas.

Este tema  salió a relucir durante  Sexagésima Octava Reunión Anual del Instituto de Pesquerías del Golfo y el Caribe (Gcfi, por sus siglas en inglés), que se realizó en Panamá.

Juan Posada, gerente de Ciencias de la Fundación MarViva, dijo que es sensato que las autoridades se concentren en crear los planes de manejo de las  áreas marinas protegidas.

Con la reciente inclusión de la Cordillera de Coiba (Pacífico) y Banco Volcán (Caribe), Panamá cuenta con 22  áreas marinas protegidas, pero  varios  de estos sitios, establecidos con anterioridad a las nuevas designaciones, no cuentan con estos planes.

En los  próximos días se publicarán los planes de manejo de la zona protegida manglares, ubicada en  la costa del distrito de David, provincia de Chiriquí, y el humedal Golfo de Montijo, de importancia internacional, informó el gerente de Ciencias de la Fundación MarViva,

El ministro encargado de Ambiente, Emilio Sempris, admitió que Panamá tiene  muchos desafíos para conservar saludables los océanos, pese a su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen la conservación y uso sostenible de los océanos y los recursos marinos.

La Fundación MarViva elaboró una guía sobre el Ordenamiento del Espacio Marino, donde advierte que sin un adecuado ordenamiento y un manejo correcto de la actividad humana en el mar, no sólo se destruirán los ecosistemas marinos, base natural de muchas actividades económicas, sino que se corre el riesgo de perder gran cantidad de las especies marinas y servicios que los ecosistemas marinos proporcionan al ser humano.

Destaca el documento que en las últimas seis décadas, la presión ejercida sobre los recursos marinos, la contaminación, el tráfico marítimo, el desarrollo de la infraestructura costera y el uso de sus espacios en general, se ha incrementado de forma notable. Lejos de disminuir, se estima que el número de usuarios que convive en el territorio marino así como el tipo de labores que ahí se realizan irá en aumento en las próximas décadas.

Por su parte, las actividades turísticas relacionadas con el mar, la navegación y la maricultura también crecerán de forma continua en los próximos años y se prevé que dichas actividades serán, sin duda, de enorme relevancia para el desarrollo de los países de América Latina. 

Orlando Rivera
orriver22@hotmail.com

Más informaciones

Comente la noticia