Panamá solo produce el 6%  de las medicinas que consume la población

Panamá solo produce el 6%  de las medicinas que consume la población
El 12.5% del desabastecimiento de medicinas afecta al 10% de la población asegurada.| Cortesía

Para la industria local de medicamentos, la capacidad de producir y atender, tanto al ámbito privado como institucional, “ha mermado por la falta de una política nacional que fortalezca la participación” de este sector estratégico del sistema asistencial.

El 12.5% del desabastecimiento de medicinas afecta al 10% de la población asegurada. Pero, para un paciente con una enfermedad degenerativa, el abastecimiento debe ser del 100%

“Necesitamos el medicamento cuando lo recetan; de manera continua e inmediata”, indicó Enma Pinzón de Torres, presidenta de la Fundación de Artritis Reumatoide de Panamá y de la Federación Nacional de Asociaciones de Enfermedades Críticas, Crónicas y Degenerativas.

La voz de Pinzón de Torres resume de manera dramática por qué contar con el 87.5% de abastecimiento en la Caja de Seguro Social (CSS) no es una realidad que se celebre, ya que muchos de los insumos que escasean no pueden ser costeados por la mayoría de la población.

Pinzón de Torres, quien también es farmacéutica, señaló  que desde 2009 a 2019 el proceso de abastecimiento entró en “franco deterioro” con la conjunción de varios elementos: Deterioro de las prestaciones de servicios de salud, citas atrasadas, cirugías selectivas aplazadas,  “lo que es igual a acondicionar a la población, y en general al usuario de la CSS, hacia una privatización o externalización de los servicios, lo que  la lucha de los pacientes impidió”.
Entre otras propuestas, promueve modificar la Ley 1 y agilizar la vigencia de los registros sanitarios: “Si en cinco años no hubo queja, ni efectos adversos,  la siguiente renovación debe ser por un periodo mayor”.

De igual modo, que las Licitaciones de Precio Único (LPU) presenten pliegos claros y apegados a las normativas; apoyar las compras directas a laboratorios de alto estándar en los renglones huérfanos y sin proponentes locales; establecer un sistema de código de barra desde la recepción hasta el despacho y el usuario final y un monitoreo estrecho de quienes tienen a cargo la elaboración de requisiciones y órdenes de compra

Julio García Valarini, director general de la CSS, anunció en su momento que la lista oficial de medicinas está integrada por 623 renglones y el déficit se presenta en 40 productos asociados a Trámite Usual (compras menores) y 38 de la categoría Precio Único (compra masiva para dos o tres años según la Ley 51).

Rafael Ortiz, gerente general de Laboratorios Farmacéuticos S.A., (Lafsa), detalló que desde el año 1946, “la industria farmacéutica nacional cuenta con seis fábricas panameñas y una transnacional, que generan miles de empleos de forma directa e indirecta”.

La industria local solo aporta el 6% de los medicamentos.

Ortiz, quien intervino durante el foro: Desabastecimiento de medicamentos en instituciones públicas y privadas, en el contexto del XVIII Congreso Nacional de Ciencias Farmacéuticas, organizado por el Colegio Nacional de Farmacéuticos de Panamá, dijo que la Ley 1 de Medicamentos obliga a apostillar los documentos de las materias primas que se importan.

Este requisito  solo lo solicitan las autoridades panameñas y ningún otro ente sanitario en el mundo.

“Sin embargo, esa misma materia prima, se la venden a los países de la región para fabricar medicamentos que ingresan a Panamá con el componente que no pudo llegar al país de manera rápida y económica”, advirtió el gerente de Lafsa

En nombre de la industria farmacéutica, solicitó mejorar el tiempo de aprobación de los registros sanitarios y estudiar la demora que significa solo contar con el Instituto Especializado de Análisis (IEA) de la Universidad de Panamá (UP).

También darle preferencia en los trámites a los laboratorios nacionales “porque estamos en el país, cotizamos a la  CSS, pagamos impuestos y damos trabajo a los panameños”, destacó Ortiz

Esta prioridad debe regir en los casos de empate durante los procesos de evaluación o en los casos de compras menores.

Advirtió que “se habla de traer a Panamá fábricas del exterior para abaratar el costo de los medicamentos, sin embargo, las que tenemos cuentan con estándares de calidad y mano de obra local calificada”, señaló Ortiz, quien  se inclinó por fomentar la formación de farmacéuticos industriales, ya que la mayoría permanecen en la visita médica o en las farmacias.

Ortiz sostuvo que los países del área han logrado bajar los precios de la medicina porque tienen una industria fuerte y logran fabricar  medicamentos económicos.

En caso de alerta sanitaria, “los laboratorios panameños estamos en capacidad de apoyar y fabricar los medicamentos para atender las urgencias”, sostuvo Ortiz.
Mesa de consenso

Carlos Rodríguez, jefe nacional de Farmacia de la CSS, resaltó los esfuerzos que hicieron posible la creación de una mesa de trabajo que ha sentado a las autoridades sanitarias, a la Asociación de Representantes y Distribuidores (Aredis), a la Federación Centroamericana de Laboratorios Farmacéuticos (Fedefarma), a la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap) y a los asociaciones de pacientes, entre otros,  con el objeto de analizar el problema del desabastecimiento desde la perspectiva de cada uno de los actores.

Para este mes esperan producir un documento conjunto que se le entregará a la nueva administración como aporte para la optimización de los procesos.

Ramón Jaén, de la Dirección Nacional de Farmacia y Drogas del Ministerio de Salud (Minsa), quien también fue ponente en el foro, explicó que desde el 2016 se le está dando transparencia al sistema de registro sanitario con la trazabilidad de los trámites en líneas.

Anunció, que se esta implementando un proceso de fortalecimiento de la autoridad regulatoria para la acreditación a través de la plataforma de indicadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Avanzan en manuales de procedimientos de regulación farmacéutica, en la sistematización de la interconectividad de Farmacia y Drogas y en la Unificación de Códigos Arancelarios para las Importaciones de Medicamentos

Jaén considera que se debe “establecer la obligatoriedad de respetar el principio de continuidad en el suministro de medicamentos y productos sanitarios, tanto para los laboratorios farmacéuticos como los distribuidores, farmacias y centros de salud”.

Reconoce la importancia de aliarse con la tecnología y gestionar sistemas informáticos que reporten el desabastecimiento de medicamentos de acceso público porque la inmediatez puede hacer la diferencia en la calidad de vida de un paciente.

Violeta Villar Liste

violeta.villar@capital.com.pa

Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias