Panamá, terreno abonado para los negocios verdes

Panamá, terreno abonado para los negocios verdes

Se habla de explotar rubros como el cacao, el café orgánico e insumos para ecoturismo, entre otros

cafe peso

Panamá cuenta con una amplia riqueza de recursos naturales y ecosistemas potenciales para la configuración de modelos de negocios verdes, especialmente en materia de  turismo sostenible,  donde la inversión privada es capaz de generar procesos de inclusión social en las comunidades más necesitadas al tiempo que se mantienen las características ambientales de la región en que se desarrollan.

A esta conclusión arribaron los autores del libro Modelo de Gestión Empresarial para Micro y Pequeñas Empresas basado en Negocios Verdes, elaborado con el apoyo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), el Centro de Incidencia Ambiental de Panamá (Ciap) y la Autoridad Nacional del Medio Ambiente (Anam).

Los negocios verdes se basan en la utilización sostenible de los bonos o servicios de los ecosistemas generando impactos ambientales positivos.

René Gómez García, ejecutivo principal de CAF en materia medio ambiente y coautor del libro,  explicó que un negocio verde puede ser cualquier actividad, algún componente de los bienes y servicios ambientales que un ecosistema es capaz de generar.

En estas condiciones, estos negocios generan beneficios ambientales, sociales y económicos entre los que, según lo planteado en el libro destacan los siguientes:

1) Conservación de los recursos biológicos.

2) Inclusión social.Contribuyendo la distribución justa y equitativamente de beneficios.

3) Transformación, producto de una ventaja comparativa a una ventaja competitiva.

4) Puesta en valor del capital natural.

En tanto, Ligia Castro de Doens, exdirectora de la Anam y directora de Ambiente y Cambio Climático del CAF, afirmó que lo que persigue este libro es un cambio de modelo económico a nivel local, a un modelo de economía verde que pueda dinamizar la macro economía estableciendo cadenas productivas que permitan que las comunidades valoricen el aprovechamiento sostenible de la flora y la fauna, permitiendo asociarse con empresas mayores, medianas y pequeñas las cuales simultáneamente se asociarán internacionalmente, insertándose en el comercio Sur-Sur y el comercio Sur-Norte.

En la publicación estamos evaluando iniciativas que todavía no se han puesto en desarrollo a nivel local precisó, toda vez que destacó que rubros alimentarios como el cacao, productos o insumos para ecoturismo, fármacos,  perfumes o cosméticos y el café orgánico están en la mira de un propósito auto sostenible en las poblaciones panameñas con propósitos de exportación.

Tanto Castro como Gómez García, coinciden en que en Panamá hay un potencial que hay que saber explotar sabiendo utilizar la cadena de valor con sus limitaciones y recursos en base a un mecanismo de implantación de negocios verdes bajo un emprendimiento que no tiene que venir de cero.  Panamá, aseguran es favorecida por su posición geográfica y biodiversidad por lo cual el libro trata de abrir puertas a través de fuentes de financiamiento como alianzas estratégicas, potencialidades, propósitos gerenciales entre otros porque los negocios verdes ya están en las cuentas fiscales.

Es importante destacar que en el libro los autores advierten de la existencia de limitaciones para el acceso al financiamiento por parte de las micro y mediana empresas, como la principal limitante al potencial desarrollo de los negocios verdes en el país. Aunque advierten que su propuesta es implementar una experiencia piloto que sirva de modelo de gestión de negocios verdes para la región.  En todo existen limitaciones no condicionantes a esta propuesta que es muy importante y en cuenta para el éxito de la misma.

Por su parte, Felix Win, secretario general de la Anam destacó las bondades de las áreas protegidas para facilitar el desarrollo de un turismo ecológico y sostenible, una materia en la que a su juicio aportarán los planes que adelanta el país para reforestar un millón de hectáreas para el año 2035, ayudando a la disminución de la tasa de deforestación, la conservación de los ecosistemas y más importante aún, a la creación de zonas de amortiguamiento con la consecuente creación de materia prima para el desarrollo del turismo, la industria agroforestal, la producción agropecuaria y para la generación de empleo. 

Félix Souto
felix.souto@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia