Panamá tiene el potencial para funcionar como hub de tecnología

Panamá tiene el potencial para funcionar como hub de tecnología
En el país se observan desarrollos realizados en conjunto con la banca .| Cortesía

Solo en América Latina se contabilizan más de 1,300 startups de tecnología financiera (fintech).  México lidera con 394 y un crecimiento del 30%, le sigue Brasil con 380 (29%), Colombia con 180 (14%), Argentina con 116 (9%) y Chile con 84 (6%).

Christian Schneider, especialista senior en Conectividad, Mercados y Finanzas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), al compartir estos datos, dijo que en 2018 “en Panamá ya habían registradas seis fintech con modelos de negocios muy interesantes, con planes de expansión y con la  perspectiva de, alguna manera, acompañar al país en su desarrollo como centro financiero fintech”.

“Hay muchos desafíos, pero Panamá tiene todo el potencial de crecimiento para ser un hub de tecnología financiera”, subrayó.

De hecho, indicó que en el país algunos bancos absorbieron proyectos de tecnología “y vemos ese trabajo conjunto que es también el futuro de la industria fintech que no podrá ir sola; debe trabajar de la mano con los bancos”.

Schneider  explicó que más de $350,000 millones se han invertido en desarrollos de fintech de manera global en solo seis años, cifra que demuestra el interés de los inversionistas y el crecimiento exponencial de este tipo de negocio.

Son tres los principales segmentos en los que están marcando tendencia las fintech: Las plataformas de financiación alternativas, el llamado puntaje alternativo y las soluciones de pago.

El especialista, quien fue invitado por la Fundación Citi para conversar sobre la innovación tecnológica en el sistema financiero, detalló que estas plataformas conectan a emprendedores o pequeños empresarios que tienen una necesidad financiera, con personas que disponen de los recursos y posibilidades de inversión.  “En Panamá hay varias empresas que trabajan en esta área con resultados interesantes”, añadió.

El puntaje alternativo parte de una premisa: Los bancos no financian a la base de la pirámide porque necesitan información de su comportamiento y, quien nunca ha tenido crédito, no puede presentar historial.

Estas fintech generan perfiles estudiando otras variables no financieras como nivel de estudios e incluso actividad en las redes sociales. La experiencia  ha indicado que prestar a partir de estos datos no dispara la mora.

Con respecto a las soluciones de pago tipo billeteras electrónicas, ya en uso en Panamá, permiten a un pequeño artesano o emprendedor, ofrecer sus productos en redes sociales y pagar con este sistema.

En América Latina lideran las  plataformas de financiación alternativa (25%), seguido de la gestión de finanzas empresariales (16%) y gestión de finanzas personales (8%).Schneider recordó que en 2008 la crisis financiera estimuló la creación de emprendimientos digitales orientados a dar respuestas al cliente sin acceso a la banca tradicional que a su vez, presionada, cambia de una orientación hacia productos y análisis de créditos, a una revolución orientada al consumidor.

Sobre los riesgos de las soluciones fintech, el BID ha advertido sobre la falta de protección de los datos del consumidor y de garantías fiduciarias o continuidad de las operaciones.

“La solidez de los bancos está en los balances, el gobierno corporativo y factores avalados por una regulación de años. La industria fintech es naciente; no hay garantías. El inversor presta con una promesa de pago, pero no hay aval de ninguna autoridad”.

En la región, en materia regulatoria, México es el primer país con una Ley Fintech. En el caso de Colombia tiene una industria en crecimiento y la legislación busca facilitar los desarrollos innovadores.

El BID no participó en las primeras discusiones del proyecto de Ley para la modernización del sistema financiero de Panamá, pero sí apoyará en esta nueva etapa que se espera consolidar con los bancos de pruebas en el sector financiero.

José Abbo, durante la I Cumbre Empresarial del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), dstacó que “las nuevas tecnologías pueden ayudar a impulsar la transformación de los mecanismos dinámicos que mueven la economía, sin embargo, es muy importante formalizar un marco regulatorio para las fintech. Cumplir con estos requisitos nos permitirá mostrarle al Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) una mayor ejecución normativa”.

Del otro lado de la moneda, la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban)  destacó en un análisis reciente que si bien “la tecnología promete hace lustros revolucionar los pagos”, el profesor de la Universidad de Harvard, Kenneth Roggoff, y las estadísticas oficiales, indican que “esto aún no ocurre significativamente”.

De hecho, un estudio realizado por S&P Market Intelligence, citado por Felaban, “evidencia que las razones por las cuales el público evita realizar pagos electrónicos en Estados Unidos (EU) son la facilidad de usar efectivo vs tarjetas (49%), además de preocupaciones de seguridad electrónica (45%)”.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias