Panamá tiene todas las condiciones para crecer entre 5.5% y 7% en 2021 en un mercado global transformado por el COVID-19

Panamá tiene todas las condiciones para crecer entre 5.5% y 7% en 2021 en un mercado global transformado por el COVID-19

Panamá, con las ventajas competitivas de los pilares de su sistema económico, con una banca sólida y el apalancamiento en la innovación y la digitalización, puede lograr un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 5.5% en 2021 e incluso alcanzar un desempeño del 6% y 7%.

Este panorama alentador, sin obviar las dificultades de una coyuntura que ha venido a sacudir el piso de la economía global, se expusieron durante el Foro Perspectivas Económicas 2021: Inicio de la recuperación post COVID-19, organizado por Capital Financiero y la plataforma tributaria Connectax, con el auspicio de Huawei y Canalbank, encuentro moderado por el director de Capital Financiero, Hitler Cigarruista.

Intervino un panel de lujo, con temas de actualidad, que permiten ofrecer una perspectiva nacional y global del desempeño de los mercados, afectados por un virus que ha influido en los procesos electorales, en las maneras de hacer negocios, de trabajar y hasta en las relaciones familiares.

Jorge Sadh, abogado y director del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica de Chile (CEIUC), conversó con respecto a El futuro de las relaciones entre Estados Unidos, China y América Latina tras la elección de Joe Biden”.

Olmedo Estrada, profesor de Economía de la Universidad Latina y expresidente del Colegio de Economistas de Panamá, revisó las Perspectivas económicas de Panamá para el año 2021.

César Funes, vicepresidente de Relaciones Públicas de Huawei Latinoamérica, abordó los Avances tecnológicos y productivos tras la implementación de las redes 5.

Eddy Silvera, especialista en temas financieros, detalló las Perspectivas del mercado financiero panameño para el 2021.

Danny Quirós, director de Inteligencia de Mercados de Centroamérica de Newmark, compartió las  Proyecciones del mercado inmobiliario para el 2021.

De Trump a Biden

Jorge Sadh está convencido que la pandemia “acelerará la historia, más que reescribirla” y acelerará tendencias geopolíticas ya en curso.

En el caso de América Latina, la gran interrogante con la llegada a la Casa Blanca de Joe Biden, es si cambiará la relación de Estados Unidos con América Latina y las tensiones comerciales con China.

El especialista advierte que ya en 2016, el 70% de los americanos quería que su presidente se ocupara de los asuntos domésticos (salud, educación, trabajo…) y esta tendencia no ha cambiado. “Biden deberá asumir la parte doméstica”.

Entre la tensión de una exigencia doméstica y la realidad del abandono de Estados Unidos de escenarios globales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Acuerdo de París, el Pacto nuclear con Irán o el Consejo de DDHH de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la gran pregunta es qué esperar de Biden.

Del lado de la política exterior, el analista vaticina un gobierno para la clase media, con la consigna de traer de regreso a los Estados Unidos las cadenas de suministros, con un riesgo de proteccionismo, con lo cual no será, en este ámbito, un giro radical en la política de Trump.

Sí habrá un cambio en volver al Acuerdo de París con su impacto en el cambio climático y consecuencias positivas para América Latina que impulsa la reconversión hacia las energías renovables, subraya el especialista.

Podría mejorar la relación histórica con la Unión Europea, “pero es difícil pensar que la dirección del conflicto irá a cambiar con China”.

En esencia se trata de una lucha entre el liderazgo emergente que representa China, y el histórico que simboliza Estados Unidos y esta realidad acentuará la rivalidad.

“El ascenso global chino es un dilema no resuelto por la región y requiere ajustes en la política exterior de los países”, observó, al destacar que China, con la deuda pendiente de lograr generar confianza, ha diversificado su presencia en Latam en áreas como la agroindustria y la infraestructura, al aprovechar oportunidades de negocios que considera puede reforzar Panamá con un Tratado de Libre Comercio (TLC).

En la relación Biden-América Latina, destaca un futuro plan de cooperación para Centroamérica por $4,000 millones como parte de una política de migración.

Para Venezuela operarán “sanciones inteligentes”, porque “los asesores han sido críticos de la política de máxima presión hacia Venezuela al no tener  resultados”.

Sin embargo, hay un capital político que no desconoce Biden: En Florida, Trump triplicó su apoyo electoral de manera comparativa con 2016 así que “Biden deberá demostrar una postura dura hacia Venezuela”.

Esta acciones, sin embargo, no ponen a Latam en la agenda de prioridades de Biden, región, por cierto, con un riesgo de inestabilidad y retorno a las protestas.

Menciona, por otra parte, el papel de la Organización de Estados Americanos (OEA) como factor de integración político y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con planes de estímulo y rescate económico para la región.

Panamá, la gran apuesta de futuro

Tanto Olmedo Estrada como Eddy Silvera, ofrecen una perspectiva de la realidad económica y financiera que deja el coronavirus y las expectativas de futuro.

Desde la perspectiva de los indicadores económicos, el coronavirus en Panamá se traduce, de acuerdo con los datos que aporta Estrada, en un desempleo del 25% (cerca de 500,000 personas sin empleo), inflación entre 3% y 5%, una informalidad que escala el 65%, pobreza en 24%, una pobreza extrema en 12.5%, con 30% de las empresas sin poder iniciar sus labores y un endeudamiento creciente, al representar la deuda pública de Panamá, el 55% del Producto Interno Bruto (PIB).

Estrada recuerda que “esta crisis es peor que la depresión de los años 30 del siglo pasado”.

Observa que en el segundo trimestre, el desplome del PIB fue abrupto (-42.12) con una ligera recuperación en el tercer trimestre pero aun con números negativos: -27.50.

La esperanza está en el tercer trimestre para el cual se espera un -16% de crecimiento negativo.

Silvera, por su parte, señala que Panamá es uno de los países más afectados de Latam, porque sectores que por tradición aportaban a la dinámica nacional, tipo construcción (-89.2), comercio (-48.5%), actividades inmobiliarias y de alquiler (-27.9%), y logística, almacenamiento y comunicaciones (-47), han sufrido los decrecimientos más importantes, con impactos dramáticos en el desempleo y un mayor grado de informalidad.

Estrada reconoce que es imposible volver a la situación pre COVID-19 sin una vacuna o una inmunidad generalizada.

La buena noticia es que el mundo ya comenzó a vacunarse y Panamá lo hará en el primer trimestre de 2021.

Por otra parte, Estrada señala que “Panamá tiene todas las condiciones para crecer en 5.5% e incluso hasta 6% y 7%”.

El FMI prevé que en 2021 la expansión del país se sitúa en  4% e indica que sus perspectivas, más allá de 2020 “siguen siendo favorables y es probable que salga más fuerte de la crisis que la gran mayoría de los países de América Latina”.

El Bank of America, por su parte, resalta como factores positivos para este reimpulso en 2020 y años siguientes, “su posición macroeconómica, la diversificación de su economía (entrada en operaciones de Cobre Panamá) y su economía liderada por las exportaciones y por el superávit comercial al considerar los bienes como servicios”.

Otros sectores como la logística, el comercio al por menor y al mayor y el financiero, indica el economista, también se perfilan para tener una recuperación de la economía en 2021.

Silvera dijo que se perfila un repunte con la recuperación del comercio internacional y mayor participación de la minería del cobre en el PIB del 2021.

Además recuerda que Panamá tiene grado de inversión y un perfil de deuda favorable en relación con otros países, además de capacidad para seguir levantando fondos e inyectarlos a la economía.

Destaca que la banca privada trabaja con el Banco Nacional de Panamá en conducir los fondos de manera transparente y ayudar a la reactivación de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes).

En el ámbito del sistema bancario nacional, la cartera de créditos decreció (-12.01), asociado a las moratorias para acompañar a los clientes en su imposibilidad de pagos, pero crecieron los depósitos en 1.92%.

Observa que la banca panameña refleja indicadores sólidos como el de liquidez (ver gráfico siguiente) y mayor capitalización, que le han permitido hacer frente a la situación y tendrá mayor capacidad de atender el 2021.

Hay una pérdida de utilidad de-39.0% pero incremento de provisiones que se sitúan en $1,866 a octubre 2020.

Indicó que la cartera modificada luego de los acuerdos para diferir pagos de intereses y capital o ambos, refleja en octubre de 2020, $25,068.01 (ver gráfico siguiente) y ya se está conversando con los clientes de cara a la próxima extensión que regirá en el primer semestre de 2021.

 

Sin embargo, ante la reactivación de parte de los puestos de trabajo, muchos clientes no entrarán en la tercera extensión.

Reconoce que la banca tiene varios desafíos por delante, entre otros, la banca comercial deberá digitalizarse para mejorar la experiencia del cliente.

Colaborar con los otros actores de la cadena financiera y generar valor para sus clientes corporativos, uso de la inteligencia artificial, la automatización como imperativo, la banca abierta como oportunidad de ingresos y la cadena de bloques en tanto tecnología que ofrece seguridad.

De igual modo, considera que la banca debe trabajar en las opciones de medios de pago y, en general, apalancarse con la tecnología.

En el ámbito general de la perspectiva de Panamá y la banca latinoamericana en 2021, los caminos confluyen en entender el comportamiento de la banca en el periodo moratorio; en el caso de los países con Banca Central garantizar los aportes de liquidez y contar con mayores provisiones y reservas, si bien esta coyuntura ha conseguido a la banca mejor preparada.

El futuro se llama 5G

En estos procesos de reactivación económica la tecnología es un eje fundamental que acompaña los procesos y explica la importancia del 5G.

César Funes señala que son las siguientes las fortalezas del 5G:

-Velocidades ultra rápidas

Baja latencia

Masividad de conexiones (Internet de las Cosas).

Para entender la velocidad: la promedio no supera los 30 megabyte (MB) por segundo y la penetración de banda ancha en la región no pasa del 15% en los hogares. 5G dará capacidad superior a 100 MB y facilidad de conectividad en banda ancha. ¡Adiós a los cables!

Latencia: Disminuirá el tiempo que tarda una señal de un punto inicial a un punto final. Se hablará en milisegundos que hacen la diferencia en una transmisión en vivo o en aplicaciones críticas como una cirugía a distancia.

La masividad apunta al Internet de las Cosas: personas y cosas que interactúan, así como máquinas con máquinas. Es el futuro (ver gráfico siguiente).

El 5G, señaló, es más seguro gracias al desarrollo tecnológico, todo lo que viaja, está encriptado.

Funes recuerda que en la actualidad, más del 60% del tráfico en la red son videos que si se suman las videoconferencias, hablan de un mundo que necesita mejor calidad de transmisión de datos.

Es una plataforma habilitadora de la economía digital, señaló.

De hecho, dijo que en la actualidad la tecnología y la mayor conectividad, ha permitido enfrentar el desafío de la pandemia con clases virtuales, teletrabajo  y conferencias en vivo, de allí que el 5G viene a mejorar esta experiencia que se adelantó por la circunstancia del virus.

“A la fecha, el 5G avanza en Europa, Asia, Estados Unidos y algunos países de Medio Oriente, con 116 redes funcionando y la expectativa es que en Latam se trabaje en la preparación de las redes, completar el despegue de 4G y poder ver anuncios de los operadores que están listo para lanzar 5G”, sostuvo.

Reiteró que el 5G va más allá de las personas. Es la posibilidad de potenciar nuevos negocios, dar impulso a las Pymes, con usos que abarcan desde la minería hasta el control remoto de grúas en procesos de producción y logística o robot 5G.

Se trata de entrar en una nueva dimensión de conectividad y futuro.

Mercado inmobiliario

Danny Quirós dijo que el mercado inmobiliario panameño ya venía con ciertos signos de ajuste o corrección antes de la pandemia que pronosticaban una situación adversa (Ver Indicadores inmobiliarios a continuación).

 

 

 

OFICINAS
Inventario (m²)1814394
Tasa de Disponibilidad (%)29.87%
Absorción Neta Anual (m²)12515
Precio de Renta (US$/m²/mes)$16,18
INDUSTRIAL
Inventario (m²)1261785
Tasa de Disponibilidad (%)12,10%
Absorción Neta Anual (m²)62301
Precio de Renta (US$/m²/mes)$7,35
COMERCIAL
Inventario (m²)1415100
Tasa de Disponibilidad (%)17,55%
Absorción Neta Anual (m²)-18580
Precio de Renta (US$/m²/mes)$22,38

 

En el caso de las oficinas, el modelo del teletrabajo trajo un impacto, en particular desde los meses de marzo a septiembre, asociado a una rigurosa cuarentena.

Sin embargo, por temas de seguridad e impacto emocional, la oficina continúa como un espacio preferente.

La tendencia es hacia la reducción de los espacios y mudanzas a recintos más eficientes, lección que deja la pandemia a los desarrolladores y promotores.

Destaca que el crecimiento del mercado de oficinas en Panamá no tiene comparativo en Centroamérica por su rápida expansión.

Ahora, en momentos de recesión, estará marcado por la sobreoferta y el descenso de los precios que ya venían a la baja.

En el caso del mercado industrial, tiene una fortaleza: se hace a la medida de las expectativas del cliente y esta característica ha permitido que continúe en una fase de expansión.

“Es un mercado con 12.10% de disponibilidad que es un índice sano en un mercado en expansión”.

A pesar de la situación de la pandemia, fue el mercado que mostró mayor ocupación y se presentan oportunidades para la logística, el comercio electrónico y en general las cadenas de suministro que serán los nuevos jugadores.

“Estudios recientes dicen que hay muchas empresas que necesitarán tener más bodegas y, por tanto más pequeñas, para tener próximo al consumidor”, dijo.

En relación con los centros comerciales, advirtió que “se construyó mucho en poco tiempo”.

Uno de los principales retos, señaló, es que si bien este mercado tiene millón y medio de metros cuadrados, presenta una tasa de disponibilidad de 17.55%, lo cual ubica al mercado en una fase recesiva que debe adaptarse a la nueva dinámica marcada por la pandemia.

Cabe señalar que durante 2021, Capital Financiero ofrecerá una serie de foros con temas de actualidad y de debate para acompañar desde el encuentro de ideas, la expansión y reactivación de Panamá.

 Violeta Villar Liste
[email protected]
Capital Financiero

 

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com