Panamá, un país en transición hacia la innovación

Panamá, un país en transición hacia la innovación

Una habilidad clave para fomentar la prosperidad en el futuro

Uno de los sectores que produLa mayoría de los países de América Latina y el Caribe se estancaron en el desempeño de su competitividad este año, revela el Índice de Competitividad Global 2013-2014, que fue presentado en Suiza la semana pasada por el Foro Económico Mundial (FEM).
El estancamiento de la competitividad en América Latina indica la necesidad de reformas estructurales e inversiones que aumenten la productividad y aseguren el futuro crecimiento económico, destaca el FEM, organización que considera a la excelencia en innovación e instituciones robustas como factores cada vez más importantes para lograr competitividad.
De los 18 países latinoamericanos evaluados en este ranking, solo seis escalaron posiciones en este ranking, nueve bajaron y tres se mantuvieron en la misma posición.
En ese último grupo se encuentran Panamá, Perú y Colombia, que este año registraron la misma ubicación que marcaron en la edición del año pasado: 40, 61 y 69, respectivamente.
¿Puede interpretarse esto como sinónimo de estancamiento? El director del Centro Nacional de Competitividad de Panamá, Nicolás Ardito Barletta, piensa que no.
El hecho de que Panamá se mantenga en 40 no significa que se mantenga estático, sino que marcha a un ritmo cónsono con el de los países más competitivos del mundo, alega.
En el grupo de los que más avanzaron este año en la región, destacan los casos de Ecuador y Nicaragua, que mejoraron 15 y 9 puntos, respectivamente.
Y los retrocesos más grandes fueron protagonizados este año por Honduras, que pasó del puesto 90 al 111; Uruguay, que perdió 11 puntos en la clasificación; y Brasil, que descendió ocho niveles.
Panamá y Costa Rica ahora están clasificados como países en transición hacia la innovación (Ver recuadro: Etapas de Desarrollo).
La innovación se convierte en aún más crítica en términos de la habilidad de una economía para fomentar la prosperidad en el futuro, dijo Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial.
Schwab predice que la distinción tradicional entre los países desarrollados o menos desarrollados desaparecerá poco a poco y que en su lugar nos referiremos a ellos más en términos de países ricos en innovación y países pobres en innovación.
Por tanto, es vital que los líderes de empresas, gobiernos y la sociedad civil trabajen conjuntamente para crear sistemas de educación y habilitar entornos que fomenten la innovación, destacó.
Los autores del índice resaltaron también en esta edición que América Latina podría enfrentar dificultades ante una recuperación menos robusta en los Estados Unidos, una desaceleración en el crecimiento económico de China y otras economías emergentes de Asia, y la crisis de la deuda soberana en el sur de Europa.
En este contexto, impulsar la competitividad nacional mediante el aumento de la productividad es la mejor manera de asegurar el crecimiento económico en el largo plazo y aumentar la resistencia de la región a los choques económicos, agregó el director del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS) de INCAE Business School, Lawrence Pratt.
El Índice de Competitividad Global, elaborado desde 1979 por el Foro Económico Mundial, analiza  las políticas y factores que determinan la productividad de las economías y que por lo tanto definen el potencial de crecimiento y prosperidad de los países.
Las calificaciones de la edición 2013-2014 de este ranking se construyeron con base en estadísticas nacionales y de organismos internacionales, y en la Encuesta de Opinión Ejecutiva del FEM que se realizó a más de 13.500 empresarios en todo el mundo.

Marianela Palacios Ramsbott
mpalacios@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia