Panamá va a experimentar este año un nuevo dinamismo

Panamá va a experimentar este año un nuevo dinamismo

El presidente Juan Carlos Varela se comprometió visitar la Cciap en el mes de mayo

web

Como una persona optimista, así se define a sí mimos el nuevo presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), Jorge García Icaza, y sin duda alguna esa cualidad la puso en evidencia durante su toma de posesión, cuando expresó su convencimiento de que, pese a las dificultades que enfrentan algunos sectores de la economía, Panamá, con un crecimiento de 6% seguirá siendo este año 2016 la envidia de la región.

Sin embargo, durante una entrevista exclusiva con Capital Financiero quedó claro que ese optimismo con que García Icaza mira el futuro no es producto únicamente de su amor por el país o de su confianza en la capacidad de los panameños para salir adelante, sino de su convencimiento  que estamos entrado en una nueva etapa de diálogo público-privado, y que luego de cumplida la curva de aprendizaje de los funcionarios públicos de la administración del presidente Juan Carlos Varela, la ejecución de los proyectos de inversión pública están tomando nueva fuerza y todo esto dinamizará la economía.

Por supuesto, García Icaza no mira todo color de rosas. Para él, sin duda alguna, un reto que Panamá tiene que afrontar para que el crecimiento económico se traduzca en empleo y bienestar para todos los panameños es dotar a los ciudadanos de una educación de calidad, que le aporte a nuestros jóvenes los conocimientos y habilidades que está demandando el mercado laboral.

-¿Cómo evalúa usted el crecimiento económico en lo que va del año y las perspectivas para lo que resta de 2016?

-Yo soy una persona que siempre veo el vaso lleno, yo soy una persona optimista, eso no significa que no veo la realidad y que no tomo las medidas que debo tomar para resolver los problemas que pueda enfrentar. Yo trabajé como bien sabes en Copa Airlines por 15 años y en ese lapso nos tocaron tiempos buenos y tiempos males, pero siempre trabajamos duro para salir adelante. Ahora bien, yo veo mi rol como presidente de la Cciap más bien como una voz de liderazgo que sale desde la empresa privada y ayuda a impulsar el crecimiento del país.

Desde el punto de vista económico, yo pienso que un crecimiento en torno al 6% como el que estamos experimentando en este momento es positivo y nos convierte en la envidia de muchos países de la región, cuyo crecimiento no solo son bajo, sino que es negativo. Además, yo prefiero un crecimiento de 6% por los próximos 15 años, con bajas tasas de inflación, en lugar de un crecimiento de 10%, 11% o 12%, en  un lapso de cinco años, pero con una inflación de dos dígitos.

Claro que hay sectores que están golpeados y no podrán crecer igual que el resto del país como el agro, el turismo y la Zona Libre de Colón (ZLC), pero estamos conscientes de esta realidad y estamos dispuestos a trabajar para devolverle  su dinamismo.

-¿Cómo podría ayudar la Cciap a estos sectores a superar la crisis que los afecta?

-El agro es un sector que nos preocupa enormemente porque se le estima un crecimiento de sólo 0,5% para el próximo año. Igualmente nos preocupa el turismo, que es un sector que, según las estimaciones, está creciendo a un 2% y tenemos algunas propuestas para tratar de dinamizarlo,  porque esto se ha combinado con el rápido crecimiento de la oferta de hospedaje, lo que se ha traducido en una baja ocupación hotelera.

Nosotros tenemos mucha experiencia en lo referente al sector turismo y estamos convencidos  que lo primero que debemos hacer como país es promover a Panamá como un destino donde los visitantes pueden disfrutar diversos productos, porque ningún turista piensa ir a un país a hospedarse en un hotel, sino para realizar actividades como ir a la playa, conocer su gastronomía, participar de su vida cultural o conocer su riqueza natural, pero esto requiere una promoción internacional, sin embargo, estamos convencidos que esa promoción debe estar dirigida a nuestros principales mercados objetivos, porque de nada sirve promovernos en países que no tienen un vuelo directo o con una escala a Panamá.

Nosotros debemos concentrarnos en promover Panamá como destino turístico en aquellas ciudades a la que vuela nuestra línea aérea de bandera, porque tan solo con el 1% de la población de esas 70 ciudades llenamos nuestros hoteles de turistas.

-¿Pero esos no son los únicos sectores que generan interés o preocupación para la Cciap?

-Otro pilar en el que queremos concentrarnos en aportar ideas es la ampliación del Canal de Panamá, de forma que más allá de cobrar por los barcos que utilizarán el tercer juego de esclusas, podamos aprovechar la oportunidad de hacer negocios con esa nueva vía acuática, lo que implica añadir valor a la carga. Por ejemplo, se habla de procesar o ensamblar algunas de las mercancías que pasan por el Canal, de forma que podamos agregar valor a las mismas y no solo verlas pasar y también se menciona la posibilidad de un centro de acopio de productos agropecuarios regional, que luego los exporte a los grandes cadenas de supermercados en Estados Unidos (EE.UU.)  y Europa, lo que no solo ayudaría a resolver algunos problemas del sector agropecuario local, sino también algunos problemas de la ZLC.

Por supuesto, para ello tenemos que trabajar con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), que es la entidad pública más respetada y reconocida del país.

-Usted hablo en su toma de posesión de la necesidad de una verdadera alianza público-privada para garantizar el crecimiento del país. ¿Es esto factible? ¿Está el Ejecutivo en disposición de dialogar y escuchar al sector privado?

-La comunicación entre el Gobierno y la empresa privada es clave. Yo creo que el presidente de alguna manera hizo un mea culpa en la inauguración de Expocomer 2016, cuando reconoció que al inicio de su mandato no mantuvo una comunicación fluida con el

sector privado, pero que eso tenía que cambiar y yo creo que no solo lo dijo, sino que lo está haciendo porque no solo hemos sido citado al Palacio de Las Garzas para participar en múltiples reuniones sobre los problemas que enfrenta el país, sino que el presidente
Varela se ha comprometido para acudir a la Cciap en el
mes de mayo para reunirse con nuestra membresía, y con el ministro de la presidencia, Jaime Alemán, hemos acordado reunirnos una vez al mes para coordinar esfuerzos para
dinamizar el país.

-En el último año la Cciap pidió más dinamismo en la inversión pública para dinamizar la economía. ¿Cuál ha sido el resultado de ese esfuerzo?

-Yo pienso que después de dos años y cumplido el proceso de aprendizaje los ministros han comenzado a llenar la tubería de proyectos y han comenzado a retomar iniciativas que venían de la anterior administración como el Centro de Convenciones de Amador y la Ciudad de la Salud, hay nuevas iniciativas como La Línea 2 del Metro y Colón Puerto Libre, entonces, yo pienso que sí, estamos viendo un incremento de la inversión pública y esto se va a sentir en el crecimiento del país, porque eso dinamiza la demanda de bienes y servicios, así como la demanda de mano de obra.

-Usted ha señalado la educación como el principal problema del país. ¿Por qué piensa usted que esto es así?

-Lo he dicho antes: El problema más serio que tiene este país es el de la educación. Esto es así porque la educación es un elemento transversal en la vida del ser humano y, por tanto, cualquier mejora en la formación de las personas se refleja en una mejora inmediata en

otras áreas de la vida comunitaria como la seguridad, la salud, la disposición de la basura, la alimentación y la calidad de vida en el hogar.

Por eso en la Cciap siempre nos hemos manifestado por una mejora en calidad de la educación, especialmente en la educación pública, aunque también consideramos importante reconocer a los ciudadanos que hacen grandes sacrificios para enviar a sus hijos a los colegios particulares mediante un incentivo fiscal.

En los últimos 15 años nos hemos enfocado en mejorar la infraestructura de la educación pública, pero tenemos que hacer un esfuerzo para mejorar la calidad de la enseñanza que reciben los estudiantes y para ello debemos darles más y mejores incentivos a los educadores, de forma que se recupere el orgullo de enseñar y que esto se refleje en sus ingresos y su calidad de vida.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia