Panamá y Centroamérica deben establecer un Mega Data Center regional

Panamá y Centroamérica deben establecer un Mega Data Center regional
En el 2018, se establecieron 430 Centro de Datos de hiperescala en 17 países diferentes, con Estados Unidos y Hong Kong a la cabeza.| Cortesía

Pese a sus ventajas competitivas, Panamá es un país pequeño para atraer a los proveedores líderes de la nube informática como: Amazon, Microsoft, Google o IBM, que también poseen la mayor cantidad de Centro de Datos de hiperescala; por lo que debería unirse a Centroamérica para negociar en bloque con estos gigantes informáticos, si pretender acortar la distancia con los países desarrollados donde la tecnología disruptiva es una realidad.

En el 2018, se establecieron 430 Centro de Datos de hiperescala en 17 países diferentes, con Estados Unidos (EE.UU.) y Hong Kong a la cabeza, más de mitad pertenecen a Amazon y Google, de acuerdo con un informe de Synergy Research Group.

Las empresas con mayor cantidad de centros de datos, también son los principales proveedores de nube (Amazon, Microsoft e IBM). Cada uno tiene 45 o más,  con al menos dos en cada una de las cuatro regiones (Norteamérica, Asia Pacifico, Latinoamérica y Oriente Medio-África).

Casi la mitad de todos estos Data Center se encuentran en EU, reflejando su dominio en la nube (Apple, Twitter, Salesforce, Facebook, eBay, LinkedIn y Yahoo), le sigue China (Tencent, Baidu) y Japón (Ver gráfica: Operadores de Centros de Datos a hiperescala).

Amazon fue la pionera en la comercialización de servicios informáticos en la nube a empresas en el 2006, Amazon Web Services (AWS) se ha convertido en un negocio clave para Amazon con un beneficio operativo de $1,400 millones.

El experto costarricense, Manuel Kaver, gerente general de Ingenium, opina que “Panamá tiene el mayor nivel de velocidad de centro de datos de la región, pero no es suficiente, falta llegar al hiperescalamiento, lograr que las grandes nubes informáticas de gigantes como Netflix se instalen en esos Data Center”.

Kaver considera que Panamá debe negociar en bloque con el resto de los países de Centroamérica, porque es muy pequeño para ser atractivo.

“Estamos en la cuarta revolución industrial y pronto hablaremos de la quinta revolución, pero toda esa disrupción tecnológica sucede en los centros de datos, no en una computadora”, explicó Kaver.

Sin embargo, Eric Urriola, gerente regional de Servicios GBM, considera que  en vez de establecer centros de datos más grandes se debe tener más dispositivos con Inteligencia Artificial (IA), que, trabajen autónomamente y que tomen decisiones por sí solos.

“No es cierto que si tiene un auto inteligente, éste va estar comunicado 100% con una data center, que puede estar en Europa o Asia, para poder saber si tiene que frenar. Lo que se quiere son dispositivos de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), que además tengan IA para que tomen decisiones”, opina Urriola.

El gerente regional de Servicios GBM reveló tres tendencias a futuro: Para el 2022, 60% del Producto Interno Bruto (PIB) tendrá algún tipo de relación con temas digitales, por ejemplo, los clientes que hacen trazabilidad de alimentos, de modo que se sabe quién es el productor, el mayorista y cuánto tiempo estuvo en la cadena de valor.

“Para el 2023, el 75% del gasto se va hacer en plataforma de tercera generación (móvil, IA, computación cognitiva) y más de 90% de las empresas estarán construyendo entornos digitales” reveló Urriola.

Por su parte, Ludvick Ibañez, gerente de Desarrollo de Negocio de Cisco Latinoamérica, informó que se está expandiendo un nuevo formato como se procesan los datos, de manera que para el 2022 más de 75% de procesos transaccionales no van ser tomados ni en las nubes, ni en centros de datos, serán tomadas en los dispositivos de los extremos, el IoT.

Un informe de Cisco revela que, en 2022, habrá 12,000 millones de dispositivos habilitados para conexión móvil y conexiones de IoT y las redes móviles deberán darle soporte a más de 8,000 millones de dispositivos móviles personales y 4,000 millones de conexiones de IoT globalmente (Ver gráfica: Crecimiento y Tendencias de Internet Latinoamérica).

El mexicano, Gustavo Demesa, gerente de Ventas y Tecnología Legrand, advirtió que el mundo IoT trae desafíos, porque no es sencillo conectar millones de dispositivos a la red.

“Si ya teníamos problemas administrando voz, data y video, imagínense sumarle, sensores, cámaras, zapatillas que cuentas pasos, relojes, controles de acceso, iluminación. Se volverá compleja esa infraestructura”, advirtió Demesa.

El borde la red (Edge Computing en inglés), será clave para el funcionamiento de los dispositivo IoT porque permite que los datos producidos por los dispositivos se procesen más cerca de donde se crea, en lugar de enviarlo a través de rutas largas a centros de datos o nubes, que provoca latencia o desfase y, por ende, perdidas.

El borde de red es de “malla” de micro centros de datos que procesan o almacenan datos críticos localmente y empujan todos los datos recibidos a un centro de datos central o repositorio de almacenamiento en la nube.

Con miles de millones de dispositivos generadores de datos en el mercado, la información de IoT necesita ser recopilada y procesada en tiempo real con la misión de disminuir la latencia. Cuando los centros de datos se encuentran muy lejos, no pueden soportar este requisito.

La proximidad entre los centros de datos y los dispositivos “fuente” tiene un impacto directo, por ello  muchos grandes centros de datos y proveedores de servicios en la nube (cloud) están llevando a cabo una descentralización a Edge Data Center (centros de datos de proximidad), que son más pequeños.

Los sectores más interesados en Edge Data Center son: Banca, logística y retail, entre otros.

Orlando Rivera

Orivera@capital.com.pa

Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias