Panamá y el intercambio de información tributaria

Panamá y el intercambio de información tributaria

Two female accountants counting on calculator income for tax form completion hands closeup. Internal Revenue Service inspector checking financial document. Planning budget, audit, insurance concept

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) mantiene una campaña para la implementación universal de un sistema pensado para combatir lo que dicho organismo denomina Erosión de las Bases y Transferencia de Beneficios (Base Erosion and Profit Shifting o Beps, por sus siglas en inglés). Lo llamaremos Beps. En esencia, Beps consiste en un sistema multilateral de intercambio automático de información tributaria entre los países que suscriban el acuerdo correspondiente.

Este proyecto Beps de la Ocde constituye un cambio importante respecto de la política que sobre intercambio de información tributaria había venido manteniendo dicha organización durante los últimos años, que consistía en la promoción de redes de intercambio bilateral de información entre países. Este cambio de exigir intercambio bilateral a un sistema de intercambio multilateral, la Ocde ha manifestado que se justifica por el hecho que los sistemas de intercambio bilateral tienen falencias que se prestan para esquemas de erosión de las bases del impuesto corporativo sobre la renta. Según la Ocde, el nuevo sistema está llamado a restaurar la confianza de las personas en sus sistemas impositivos, nivelar el terreno de juego para las empresas y proveer a los gobiernos con herramientas más eficientes para asegurar la efectividad de sus políticas fiscales soberanas. Además, sostiene la Ocde, el nuevo sistema de intercambio multilateral que propone, vendría a estandarizar normas y procedimientos, con lo cual el sistema redundaría en beneficios incluso para las empresas multinacionales.

¿Cuál es la posición de Panamá sobre el intercambio multilateral?

En primer lugar, en la reciente sesión anual de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el presidente de la República, Juan Carlos Varela, expresó durante su intervención que Panamá acepta la necesidad de establecer controles adecuados para asegurar que sus sistemas financiero y logístico sean utilizados solo para fines legítimos, y que para ello el país ha venido adoptando normas y sistemas de control cada vez más estrictos. En este sentido, indicó que Panamá acepta que debe migrar hacia un sistema de intercambio automático de información fiscal. Sin embargo, acotó que Panamá continuará suscribiendo acuerdos de intercambio de información bilaterales, como lo ha venido haciendo con los principales socios comerciales del país. 

Además, el presidente Varela puntualizó, en su intervención en la ONU, que cualquier cooperación de la República de Panamá en materia de intercambio de información fiscal estará condicionada a dos factores: A la capacidad y circunstancias nacionales (de Panamá) y el entorno geopolítico internacional y que se respete el derecho soberano de cada país a tomar las medidas necesarias para garantizar que el intercambio de información fiscal persiga el bien común y no sea utilizado para perjudicar la competitividad de unos países frente a otros. 

Lo anterior fue en octubre de 2015. Pero posteriormente, la postura del país ha sido reafirmada por la Cancillería. Gian Castillero, asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores para temas económicos, declaró a mediados de diciembre de 2015, a un importante medio escrito de noticias financieras del país, que Panamá no suscribirá el acuerdo multilateral que resulte del proyecto Beps de la Ocde, y que en cambio continuará negociando y suscribiendo acuerdos bilaterales para el intercambio automático de información fiscal, sobre la base de los criterios enunciados por el presidente Varela en su intervención ante la Asamblea General de la ONU. 

¿Por qué Panamá prefiere la vía de acuerdos bilaterales?

Castillero fue bastante franco en su declaración publicada antes referida, y dijo que la Ocde basa su proyecto Beps con intercambio multilateral sobre la premisa que todos los países son iguales, premisa que señala como equivocada y que hay muchos países con retos que pueden ser terriblemente afectados por el intercambio automático de información fiscal. Fue claro al señalar que se refiere a los riesgos de secuestro y al riesgo que la información de los activos de una persona pueda ser usada para fines políticos. Es por esto que Panamá -señala- se reserva su potestad soberana para decidir con qué países suscribe acuerdos de intercambio de información. 

¿Dónde estamos parados?

El proyecto Beps de la Ocde se encuentra en una etapa en que dicha organización ha comisionado a un grupo de expertos para el diseño y redacción del tratado multilateral, así como los detalles operativos de cómo funcionaría el sistema.
La Ocde ha planteado que todo debe estar listo para que durante el año 2016 el tratado esté listo para presentarlo para firma de los distintos países. Sin embargo, aun si esto es logrado, es muy poco probable que fuese revisado, debatido internamente por las autoridades de cada país miembro de la Ocde (aparte de los demás países no miembros), firmado y ratificado, todo en poco tiempo. Seguramente, habrá mucha tela que cortar antes que un número significativo de países, y que, además, sean países influyentes en el plano internacional, firme y ratifique el tratado.

Hay, además, un elemento de incertidumbre sobre el rol que jugaría Estados Unidos (EE.UU.) en el proyecto Beps. A fines de 2016, EE.UU. tendrá elecciones presidenciales. ¿Qué pasaría si gana la presidencia un candidato republicano?  Ya ha ocurrido antes que una iniciativa con mucho momentum de la Ocde, pierda influencia al llegar a la Casa Blanca un presidente proveniente del Partido Republicano. Cuando George W. Bush llegó a la presidencia en enero de 2001, rápidamente su administración echó por tierra el apoyo que previamente había dado el gobierno de su país a una iniciativa de la Ocde contra la competencia fiscal internacional perniciosa. Y es sabido que el apoyo de EE.UU. es clave para cualquier iniciativa de la Ocde en materia de estándares tributarios en el plano internacional.

Por lo anterior, consideramos que en el corto y mediano plazo es poco probable que el proyecto Beps de la Ocde llegue a tener vigencia real y efectiva.  Más allá de cinco años, por otro lado, cualquier proyección es mera especulación, por lo que no podemos descartar que de aquí a dicho término pueda prosperar esta iniciativa. Por el momento, sin embargo, la situación es que Panamá ha adoptado una posición clara y firme en sentido que: No formará parte de dicho proyecto de la Ocde; se compromete al intercambio automático de información, pero mediante tratados o acuerdos bilaterales con otros países que Panamá determine.

Y se respete el principio de que el intercambio de información fiscal sea usado para perseguir el beneficio común y no para afectar la competitividad de unos países respecto de otros. 

Luis Quiel
Abogado
Mossack Fonseca

Más informaciones

Comente la noticia