Papa Francisco lanza un alerta ante “sociedad que consume y se consume”

Papa Francisco lanza un alerta ante “sociedad que consume y se consume”
El papa Francisco presidió el Viacrucis con los jóvenesl Cortesía Cancillería

“El camino de Jesús hacia el Calvario es un camino de sufrimiento y soledad que continúa en nuestros días. Él camina y padece en tantos rostros que sufren la indiferencia satisfecha y anestesiante de nuestra sociedad que consume y se consume, que ignora y se ignora en el dolor de sus hermanos”.

Palabras de reflexión del Papa luego de participar en el Viacrucis con los jóvenes, en el Campo Santa María la Antigua (Cinta Costera), la tarde de viernes 25 de enero.

De manera previa, el papa Francisco ingresó al Campo e hizo la oración inicial para luego dar paso al recorrido de las estaciones del Viacrucis, centrado en la realidad latinoamericana y en temas como los pobres, los jóvenes, las vocaciones, los indígenas, la ecología y la esperanza.

Su Santidad dirigió un mensaje de profundo contenido social.

“Ha sido difícil reconocerte en el hermano sufriente: hemos desviado la mirada, para no ver; nos hemos refugiado en el ruido, para no oír; nos hemos tapado la boca, para no gritar. Siempre la misma tentación”, dijo el Papa a los jóvenes presentes desde temprano en la Cinta Costera.

Qué fácil, alertó, es caer en la cultura del bullying, del acoso y de la intimidación.

El Papa antepuso esta realidad humana al ejemplo de Jesús: “Para ti no es así Señor, pues quisiste abrazar a todos aquellos que muchas veces consideramos no dignos de un abrazo, de una caricia, de una bendición”.

Su Santidad afirmó que el viacrucis de Cristo se prolonga en varias situaciones: “En el grito sofocado de los niños a quienes se les impide nacer y de tantos otros a los que se les niega el derecho a tener infancia, familia, educación…”

Se refirió a las “mujeres maltratadas, explotadas y abandonadas”; a “los ojos tristes de los jóvenes que ven arrebatadas sus esperanzas de futuro por la falta de educación y trabajo digno”.

También señaló que el viacrucis de Jesús se prolonga en jóvenes y familias atrapadas por los vicios y en la falta de solidaridad de la sociedad.

Hizo especial mención a los pueblos originarios, “a quienes se despoja de sus tierras, raíces y cultura, silenciando y apagando toda la sabiduría que pueden aportar”.

Su Santidad enfatizó que este viacrucis del Hijo de Dios también se prolonga “en el grito de nuestra madre tierra”,  herida por la contaminación.

Señaló a una sociedad que “perdió la capacidad de llorar y conmoverse ante el dolor”.

“¿Qué hacemos? ¿Cómo reaccionamos ante Jesús que sufre, camina, emigra en el rostro de tantos amigos nuestros, de tantos desconocidos que hemos aprendido a invisibilizar?”, se preguntó.

Volvió al ejemplo de María: “Queremos aprender a estar de pie al lado de la cruz. Con su misma decisión y valentía, sin evasiones ni espejismos”.

El Papa dijo entonces que la Iglesia quiere sostener y acompañar,  “saber decir: ¡Aquí estoy! en la vida y en las cruces de tantos cristos que caminan a nuestro lado”.

Como María, enfatizó su Santidad, queremos ser la Iglesia que propicie una cultura que sepa acoger, proteger, promover e integrar.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com