Paradoja de un gerente de recursos humano

Paradoja de un gerente de recursos humano

Hay algunas empresas que no terminan de definir que quieren hacer con sus departamentos de RH

Couple of Latin people with resume in hand, interviewing a job candidate in a meeting room

Durante muchos años las posiciones de menor rotación dentro de las organizaciones estaban en el departamento de Recursos Humanos (RH), y de haber rotación se debía principalmente a una oferta salarial con beneficios muy atractivos, producto de la apertura de nuevas empresas, al desarrollo de nuevos sectores y la llegada de multinacionales al país.

Hay que tener presente que ese auge ha exigido que los departamentos de RH se hayan desarrollado también, ya no solo pagar nómina y reclutar, sino también como en las organizaciones muy grandes y estructuradas hay departamentos con estructuras dedicadas a cada una de áreas que abarca le gestión de RH como: Reclutamiento y selección (masivos, operativos, perfiles altos, etc.), compensación y beneficios, capacitación y desarrollo, Seguridad y salud ocupacional y relaciones laborales, etc.

Esto sin mencionar todas aquellas funciones que aun teniendo un responsable dentro de la empresa se les asigna por incompetencia de otras áreas: Servicios Generales, Administración, compras, etc.

Sin embargo, hoy en día es preocupante como las posiciones en el área de RH está rotando, y digo preocupante, pues la salida ya no es por una oferta laboral, sino por el simple deseo de salir de la empresa (si, huyendo).

El mal ambiente laboral que los mismos directivos de las empresas generan hace imposible que el responsable de esta área encuentre una solución. Esto se traduce en frases como trabaja con lo que hay, esto es lo que tenemos, no hay presupuesto, fulano es así, lidia con eso. Hace unos meses yo mismo gestioné la búsqueda de un ejecutivo en esta línea y los comentarios que recibí realmente me dejaron más que todo desanimado.

Estamos trabajando en empresas en donde el amiguismo (nepotismo en algunos casos) está pesando más que la eficiencia y el profesionalismo, peor aún los directivos están aceptando esta práctica que los gestores de RH estamos llamados a eliminar.

La pregunta a hacer a los directivos sería: ¿Qué clase de valores desean que sus gestores de RH tengan? ¿Injustos y sin capacidad de mostrar equidad en las decisiones? ¿Deshonestos antes las autoridades? ¿Irresponsables con sus colaboradores? No creo que esto sea lo que todos queremos o estamos acostumbrados.

Conozco el caso de un gerente general que nombró al mejor amigo de la esposa como Gerente de Finanzas sin pasar por ningún proceso de selección, una empresa que movía más de $10.000 al mes, un individuo que solo tenía un año de experiencia en el puesto luego de ser analista de finanzas y graduarse de ingeniería en Sistemas, a todas luces una irresponsabilidad. Pero como comenté, ésta era la persona de confianza del gerente general. No voy ni a mencionar cuanto duro la empresa operando.

No voy a buscar una definición de confianza, pues tengo la mía y no la confundo con lealtad. Yo he aprendido a saber en quien confiar una responsabilidad y a tratar de ganarme la lealtad de mis equipos de trabajo, pues me considero un verdadero líder.

De todas formas, hay algunas empresas que no terminan de definir que quieren hacer con sus departamentos de RH, pienso que no saben cómo hacerlo. No pueden, por ejemplo, pedir un Jefe de RH pagando $800, o un gerente de RH que ve todas las áreas mencionadas antes pagando $1.500 y además exigiendo hasta carro.

Estimados gerentes generales, presidentes, CEO´s, si no están listos para un verdadero cambio organizacional no lo busquen, seguramente no les gustará lo que oirán de sus gestores de RH.   

Leonardo Muñoz Q.
Consultor en SH Consulting

Más informaciones

Comente la noticia