Parlatino aprueba la Ley Modelo de sistemas comunitarios de agua y saneamiento con apoyo de México y la FAO

Parlatino aprueba la Ley Modelo de sistemas comunitarios de agua y saneamiento con apoyo de México y la FAO
Los parlamentarios aprobaron once leyes modelo prioritariasCortesía

La junta directiva del Parlamento Latinoamericano y Caribeño (Parlatino) aprobó once leyes modelo, consideradas prioritarias para la agenda regional ante la pandemia, entre ellas, la nueva Ley de los Sistemas Comunitarios de Agua y Saneamiento (SCAS).

Información compartida por la Oficina Subregional de la FAO para Mesoamérica recuerda que “los sistemas comunitarios de agua y saneamiento (SCAS) constituyen valiosas formas de organización en torno a la administración del agua y garantizan el acceso al recurso a una buena parte de la población de América Latina y el Caribe”.

Especialmente, describen, a aquella que vive en las comunidades rurales y en situación de pobreza.

Los trabajos respecto a esta nueva Ley Modelo de SCAS del Parlatino comenzaron el 10 de junio del año pasado, con la presentación de la propuesta por parte del Frente Parlamentario contra el Hambre de México, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México, en estrecha coordinación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) a través de “Mesoamérica sin Hambre AMEXCID-FA”.

Esta iniciativa se estructura en el contexto del diálogo político que impulsa el programa “Mesoamérica sin Hambre AMEXCID-FAO”.

Las instituciones involucradas sometieron la propuesta a distintas comisiones del Parlatino, como las de Servicios Públicos, Salud, Medio Ambiente, Agricultura y Pueblos Indígenas, mismas que determinaron la pertinencia del tema y la conformación de un grupo de trabajo que daría seguimiento parlamentario a dicha propuesta.

Ocho meses después, desde su sede en Panamá, los parlamentarios aprobaron las once leyes modelo, entre ellas, la nueva Ley Modelo de SCAS.

Cabe señalar que el agua es un recurso crucial en las prácticas para la prevención de enfermedades.

Este instrumento jurídico es ahora de referencia, no solo para la región si no mundialmente, pues otros parlamentos del mundo podrían tomarla como base para sus legislaciones y replicarla.

Constituye un punto de partida de alto nivel, tanto para la formulación de normas como para el control y la fiscalización que deben ejercer los parlamentarios en la materia.

La Ley Modelo de SCAS permite reconocer oficialmente los sistemas comunitarios de agua y saneamiento y ayudar a su gestión eficiente por parte de las propias comunidades, estableciendo algunas reglas para su operación; devela la posibilidad de que las comunidades sean responsables del servicio de agua potable local y de garantizar el recurso a sus miembros.

En su planteamiento, la Ley incluye el reconocimiento al derecho de los pueblos y las comunidades indígenas y equiparables sobre las aguas de los territorios que habitan, y fomenta la participación responsable, informada y organizada de la sociedad para garantizar la disponibilidad y calidad del agua, en el presente y para las generaciones futuras. Además de fortalecer las políticas públicas y los marcos regulatorios de los países de la región para garantizar el acceso al agua y al saneamiento en los territorios más rezagados, la Ley impulsará y promoverá la implementación de acciones para el fortalecimiento de las capacidades de las comunidades para la gestión sostenible del agua.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias