Patrones de temperatura en el Pacífico anulan posibilidad de El Niño o La Niña

Patrones de temperatura en el Pacífico anulan posibilidad de El Niño o La Niña
Entre otras medidas se inclina por “promover las investigaciones de prospección hidrogeológica que permitan la ubicación de nuevos acuíferos, particularmente, en el Arco Seco”| Archivo

De acuerdo con el Centro de Predicción del Clima de la National Oceanographic and Atmospheric Administration (Noaa, por sus siglas en inglés) los patrones de anomalías de temperatura en el Pacífico Ecuatorial son consistentes con condiciones neutrales que anulan la posibilidad de desarrollo de los eventos El Niño o La Niña.

Alfonso Pino Graell, director del Laboratorio de Física de la Atmósfera (Labfisat) de la Universidad de Panamá (UP), documentó para Capital Financiero que los modelos que maneja la Noaa predicen que dichas condiciones neutrales se mantendrán, con un 65% de probabilidad, hasta finalizar la primavera del hemisferio norte, es decir, hasta finales de junio de 2020. 

Argumentó que “de acuerdo con la mayoría de los modelos climáticos, la estación seca que está iniciándose tendrá una duración cercana al promedio histórico, es decir, de inicios de enero a fines de abril”. 

Sin embargo, advirtió, es importante señalar que, de acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el período comprendido entre 2015–2019 ha sido el quinquenio más cálido jamás registrado, debido “al aumento en la concentración de gases de efecto invernadero a niveles sin precedentes”.

Ante esta realidad, “se esperan temperaturas más elevadas que la media histórica durante la presente estación seca”.

Incluso Pino Graell recordó que la rápida  evolución del Cambio Climático “generará temperaturas cada vez más elevadas, así como también disminución en los niveles de precipitación y sequías en algunas latitudes, particularmente en los trópicos”.

En este sentido, aunque no se estime la incidencia de un evento El Niño, se deben considerar  acciones que permitan garantizar la seguridad hídrica y la seguridad alimentaria. 

Entre otras medidas se inclina por “promover las investigaciones de prospección hidrogeológica que permitan la ubicación de nuevos acuíferos, particularmente, en el Arco Seco”.

También, “efectuar perforación de pozos y creación de reservorios de agua en las regiones en las que, según datos estadísticos, se presentan condiciones deficitarias de precipitación”.

El investigador señala que se deben imponer “controles rígidos para evitar los incendios forestales provocados y la deforestación” y generar conciencia en la comunidad sobre la importancia del recurso hídrico.

Augusto Valderrama, titular del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), anunció en fecha reciente que ya se han construido 500 abrevaderos para cosechar agua y mitigar los efectos de la temporada seca, como parte del Plan Sequía al cual se le asignaron más de $2 millones.

Pino Graell recuerda que la temperatura y las precipitaciones en 2019 estuvieron afectadas de manera fundamental por El Niño, con inicio en enero y julio de 2019 de acuerdo con la Noaa, aun cuando se clasificó como un evento de intensidad moderada.

Si se observan los datos adjuntos (Ver gráficos: Temperatura ciudad de David; Temperatura ciudad de Santiago y Temperatura Panamá Metro) suministrados por el Labfisat, se observa que los tres sitios de monitoreo registraron temperaturas máximas más altas en 2019, tendencia asociada al evento El Niño.

El volumen más alto de precipitación durante 2019 se registró en David (2,000 mm) y el más bajo en Panamá Metro (1,463 mm).

En el caso de la estación meteorológica de Chitré, situada en el Arco Seco, “hasta el mes de noviembre de 2019 se registró una precipitación de tan solo 659 mm. Esta cifra representa un déficit de 74% con relación a lo que se debería registrar en dicha zona”, indica Pino Graell.

El investigador recuerda que esta disminución en los niveles de precipitación afectaron un promedio de 4,600 hectáreas dedicadas a la producción agrícola en las provincias de Coclé, Herrera, Los Santos, Veraguas y Panamá Este, con mayor incidencia en Herrera y Los Santos y en  los rubros maíz y arroz. Las pérdidas, hasta septiembre de 2019, eran de $5.5 millones.

Cabe recordar que el estado de emergencia declarado en agosto de 2015, impulsó la creación del Plan Nacional de Seguridad Hídrica 2015-2050 (Pnsh) que a la fecha ejecuta obras por $3,543 millones.

Violeta Villar Liste
Violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias