Perú ilustra los retos de Latinoamérica

Está en mejores condiciones que muchos de sus vecinos

lima-peru

El Fondo Monetario Internacional eligió a Perú hace tres años como anfitrión de la reunión anual del grupo en 2015 como un gesto para celebrar los éxitos económicos de América Latina.

Hoy, en cambio, el país andino simboliza la disminución de las esperanzas en las economías emergentes, golpeadas por la caída de los precios de las materias primas, el repliegue de China y el alza del dólar. En la reunión los ministros de Hacienda y los presidentes de los bancos centrales del mundo entero abordaron las consecuencias de la desaceleración de los mercados emergentes después de años de robusto crecimiento.

El FMI prevé que las fuerzas globales arrastrarán a la región a su primera contracción desde 2009, con una caída de 0,3% del Producto Interno Bruto este año. La inflación regional, por su parte, se dispararía a 11,2%, impulsada por Venezuela, donde se espera que más que se duplique.

Perú es emblemático de la caída de América Latina después de un auge de una década que impulsó el desarrollo y redujo la pobreza.

Vemos las cosas bastante difíciles, dijo Augusto Cárdenas, de 50 años, dirigente sindical de la ciudad de Iquitos. El crecimiento económico no lo ven los trabajadores, sino las grandes empresas y el Gobierno.

En 2010, en el primer año después de la crisis mundial, Perú creció un sorprendente 8,5%. Ahora, el FMI proyecta una expansión de apenas 2,4% en 2015, peor que el 3,8% que el organismo había estimado en abril.

Perú, sin embargo, podría estar en mejores condiciones que muchos de sus vecinos. El FMI prevé que Brasil se contraerá 3% y Ecuador 0,6% este año. Argentina se expandiría 0,4% en 2015 y retrocedería 0,7% en 2016. Para Venezuela, la entidad prevé una contracción de 10% este año y de 6% en 2016.

Al igual que la de otros muchos países latinoamericanos, la economía de Perú depende de la exportación de materias primas, en su caso cobre y oro. Eso fue una ventaja cuando China absorbía recursos naturales para alimentar su rápida expansión, pero se convirtió en un pasivo tan pronto como la demanda china se desplomó.

Alturas Minerals, una pequeña minera, llegó a tener 40 empleados que buscaban cobre y oro en los Andes. Hoy, su personal se ha reducido a un trabajador a tiempo parcial. Su presidente ejecutivo,  Miguel Cardozo, trasladó la sede a una propiedad familiar para ahorrar el alquiler. Nuestra empresa está en un estado de hibernación total, dijo. Es terrible.

Hugo Perea, economista jefe de  BBVA  Banco Continental en Lima, dijo que el fin de la era de altas tasas de crecimiento de una economía orientada a la exportación podría revertir rápidamente el progreso logrado en la reducción de la pobreza. Durante la última década, Perú disminuyó su tasa de pobreza en más de la mitad.

Los peruanos que escaparon de la pobreza están [todavía] bastante cerca del umbral, advirtió. En cualquier momento podrían regresar a la pobreza.

Los bancos centrales de América Latina tienen pocas opciones a su disposición. La caída de las exportaciones ha producido la retirada de los inversionistas extranjeros, devaluando la moneda, el sol. Esto, a su vez, ha contribuido al alza de la inflación, asestando otro golpe a la economía.

A pesar de la desaceleración, el Banco Central elevó las tasas de interés en un cuarto de punto porcentual en septiembre, a 3,5%, para transmitir a los mercados su compromiso de mantener la inflación bajo control.

Julio Velarde, presidente del Banco Central de Reserva del Perú, dijo que los inversionistas extranjeros tienden a reaccionar de forma exagerada, lo que puede obligar a las autoridades a tomar decisiones difíciles. Pasamos demasiado de la euforia al pesimismo, aseveró. Los años de vacas gordas hicieron llover dinero sobre el país. Ahora, el pesimismo de que se agotó el crecimiento también es excesivo, recalcó.

Sus vecinos se enfrentan a un dilema similar. Colombia elevó las tasas de interés de referencia. Chile también enfrenta presiones inflacionarias, aunque el presidente del Banco Central,  Rodrigo Vergara, indicó que el alza de los precios al consumidor será pasajera, mientras la economía se ajusta. Sin embargo, no es una situación cómoda cuando se tiene inflación durante un período prolongado por encima de su meta, aseguró. 

David Harrison y  Ryan Dube
Lima
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia