PIB-sector pesca y abundancia de peces

PIB-sector pesca y abundancia de peces

El Caribe y el pacífico panameño aportan a nuestra hacienda nacional por medio del canal, el sector portuario y pesquero, un efecto multiplicador hacia una fuerte una economía de servicios.

Sin embargo, no es menos cierto que sectores productivos nacionales han sufrido desde hace décadas cambios en las políticas, las que por no ser claras y definidas han desmotivado la producción nacional.

Se tropieza constantemente con vacíos en leyes, sumando a este fenómeno, la apertura de los mercados, así como la discrecionalidad del ente regulador. Revisando las cifras del Producto Interno Bruto (PIB) podemos apreciar tendencias y sobrios repuntes en el agro y manufactura, pero nos sorprende una caída estrepitosa del 24,5% en el sector pesca.

Analizando esta situación, vemos con toda claridad la ausencia de políticas que permitan que se recupere y hagan los aportes a la creación de riqueza y generación de empleos. Son alrededor de 50.000 panameños que dependen de esta actividad y también hay  muchas empresas que han cerrado operaciones y otras que no resisten más. Hay un enfrentamiento entre los actores y los reguladores en lo relativo al desarrollo sostenible del sector pesca por aspectos de orden ecológico y por la desaparición de especies. No parece haber un punto de encuentro para que Gobierno y empresarios puedan retomar rápido el camino hacia una recuperación sin afectar el medio ambiente y por supuesto, la fauna marina. La pesca destructiva no discrimina especies y agota nuestros mares.

A pesar del crecimiento total del 10% en cifras globales, hay baches, que si no se analizan en el PIB en detalle y no se despeja la ecuación demuestran que hay sectores del país que no están siendo tomados en cuenta y que viven en una zona gris del empleo y sub-empleo o informalidad. Las exportaciones panameñas llegaron a los $165 millones y algún otro país ha atendido ese mercado teniendo los mismos problemas que todos, aumento de los insumos, el costo del combustible y los costos operativos.

Abundancia de peces y mariposas es el significado de Panamá, así lo aprendimos y con orgullo lo decimos, pero muy a pesar que el desarrollo económico y la cultura nacional han girado en torno a los mares que nos rodean, parece que ya no le hacemos honor al origen de nuestro nombre.

El gobierno nacional debe propiciar, a mucha velocidad, la implementación de leyes, normas y reglamentos que procuren la recuperación teniendo en cuenta la sostenibilidad y el desarrollo para que las inversiones se den y se dinamice el sector pesquero. No demoren demasiado, tomen las autoridades los ejemplos de las desmotivación de nuestro sector agropecuario y la dependencia total de nuestra alimentación de las importaciones, tal como ocurre en arroz, maíz y otros productos en los que alguna vez fuímos autosuficientes y esperamos todos los meses el barco que trae los alimentos. La seguridad alimentaria está en grave peligro.

En unos cuantos años habrán terminado las obras del Canal y las medidas contra cíclicas de hacer y  reparar la infraestructura nacional. Tendremos entonces que mirar hacia los sectores productivos, entre los que destaca el sector pesquero, que piden ayuda con hechos y cifras. No los perdamos de vista.

Más informaciones

Comente la noticia