Plan para sacar a la CSS de la sala de urgencias, ante posible agotamiento de reservas del IVM

Plan para sacar a la CSS de la sala de urgencias, ante posible agotamiento de reservas del IVM
el informe actualizado con las corridas deberá estar listo y refrendado por la Contraloría General de la República en unos 18 meses| Archivo

En 2023 podrían agotarse las reservas del fondo para el pago de pensiones del Programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), de no tomar las medidas necesarias, advirtió el director de la Caja del Seguro Social (CSS), Enrique Lau Cortés, quien manifestó que a pesar de no contar a la fecha con el informe actuaria!, “no puedo quedarme de brazos cruzados,” por lo que adelantará acciones para mejorar la rentabilidad del patrimonio de la institución, que permitan mantener estas reservas.

Lau Cortés, durante la presentación del diagnóstico sobre la situación de la CSS, la visión y propuestas de su administración que se inició el pasado 1 de octubre, precisó que desde hace dos años, las reservas del sistema de pensiones que beneficia a más de 200,000 personas han empezado a usarse para cubrir los pagos. En 2018 se utilizaron $48 millones y en 2019 se estima que se usaron $228 millones.

El informe actuaría con las corridas deberá estar listo y refrendado por la Contraloría General de la República (CGR) en unos 18 meses para poder entonces convocar al diálogo nacional por la sostenibilidad del fondo de pensiones.

Detalló que a septiembre de 2019, los activos totales de la CSS sumaron $12,500 millones. De éstos, la reserva está compuesta por $3,300 millones en el Fondo Solidario y $2,425 millones en el Fondo Mixto.

Entre las medidas anunciadas por el director de la CSS se encuentran buscarle una mayor rentabilidad al patrimonio de la CSS como los terrenos ubicados en Amador; Corredor Sur y en diversas playas, que en estos momentos no tienen ningún uso y en los cuales se pueden desarrollar proyectos que generen ingresos.

También se están analizando alternativas para obtener un mayor rendimiento de los ahorros que tiene depositados la entidad.

Entre otras medidas que están estudiando,  mencionó la reformulación de la política de inversión de la CSS, siempre poniendo de primero a los asegurados y la contabilidad de gastos con el Ministerio de Salud.

No obstante, las restricciones de la ley, limitan la capacidad de la CSS para invertir sus reservas en operaciones activas, por lo cual el grueso de sus recursos se coloca en operaciones pasivas de depósitos bancarios con bajo rendimiento.

Por ejemplo, existe un fideicomiso en el Banco Nacional de Panamá (BNP) para fortalecer las finanzas del IVM que no se puede tocar; porque el requisito de sustentar su uso con un informe de la Junta Técnica Actuarial, no se cumple por el diferendo entre ésta y la administración sobre la responsabilidad de preparar este informe.

Lau Cortés sostuvo que estas soluciones pasan por modificaciones en el marco jurídico que regula el funcionamiento de la Caja, las posibilidades de invertir sus recursos, a la fecha restringidas y orientadas principalmente a administrar depósitos bancarios con baja rentabilidad.

Además destacó que tomará acciones para mejorar la gestión de cobros ante la deuda que mantienen los empresarios por $283 millones, por lo que tendrán acercamientos directos para recuperar esta morosidad, y también se abrirán dos nuevos

juzgados ejecutores para fortalecer los cobros judiciales que a la fecha suman más de 38,000 expedientes en trámite.

Agregó que en el caso del Estado se encontraron cuentas por cobrar por unos $734.9 millones, de los cuales, recientemente, el Ejecutivo pagó $421.3 millones que correspondían a cuotas obrero-patronales de funcionarios públicos.

La CSS es una institución que representa casi el 27% del presupuesto del gobierno nacional, mayor inclusive que la Autoridad del Canal de Panamá, ante el ello, el ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander; precisó que la situación que atraviesa el IVM afectará directamente las finanzas públicas, pero principalmente tiene un impacto social muy grande, ya que preocupa más la condición de los jubilados: “La idea es que nunca falte ese cheque para los jubilados’; dijo.

En tanto por el sector empresarial, el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá, ( Cciap) Juan José De La Guardia, enfatizó que no podemos seguir dilatando este terna, pasaron 10 años sin tomar acciones, y “cada día que pasa el remedio será cada vez más costoso”.

Manifestó que es necesario cuanto antes tener el informe actuarial, no podemos seguir esperando, ya que se requiere pronto realizar el diálogo para buscar el consenso que permita hacer las transformaciones necesarias para darle la sostenibilidad al fondo de pensiones a largo plazo.

“Debemos garantizar que todos los panameños que están cotizando puedan tener su jubilación y tenemos la voluntad para hacer los cambios’; dijo. Reiteró que el sector privado mantiene su recomendación de dividir la CSS en dos entidades, una encargada de las prestaciones médicas, y otra a las pensiones, para hacer más eficiente el sistema y obtener mejores rendimientos.

El expresidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada ( Conep ), Severo Sousa, señaló que se necesita cuanto antes establecer una mesa de trabajo que permita ir revisando la situación actual y posibles soluciones que luego se podrán verificar y adecuar cuando se tenga el estudio actuarial final; pero no se puede seguir esperando ahora otros 18 meses hasta obtenerlo para entonces empezar.

La CSS debe tener suficiente información al momento que permita hacer la revisión de los fondos e ir planeando correctivos”; indicó Sousa.

La economista y miembro del movimiento sindical en Panamá, Maribel Gordón, advirtió que deben conocerse las cifras reales antes de tomar cualquier decisión que termine por afectar a los jubilados y cotizantes. A juicio de Gordón, el informe diagnóstico presentado por el director de la CSS busca generar un ambiente de crisis para allanar el camino hacia un aumento en la edad de jubilación, la cantidad de cuotas de 240 a 300 y en el porcentaje del salario que se aporta del 13.5% al 15%, así como una disminución del 60% al 40% del salario como pago de jubilación, tal como hace años atrás propuso el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La medida que sí apoya Gordón es reforzar el cobro de las cuotas patronales a los empresarios y el gobierno, cuyas deudas afectan el fondo de pensiones de la CSS, y que en muchos casos se adeudan incluso las cuotas que les descuentan a los trabajadores. “Hay que tomar medidas urgentes en este temá; aseveró.

Factores que afectan el IVM
De acuerdo con el informe de la CSS, hay factores estructurales que afectan el IVM, particularmente, una baja tasa de crecimiento poblacional de 1.8%; una baja tasa de renovación generacional, es decir; la necesidad de nacimientos para garantizar la masa crítica poblacional debe ser de 2.2% a 2.5%.

Otro factor es que Panamá ha logrado una mayor esperanza de vida, ya que en 1960 era de 61 años y en 2016 de 78 años, demandando recursos para cubrir las pensiones por mayor tiempo; una tasa de desempleo que supera el 7% y una tasa de informalidad laboral que ronda el 40%, todo ello presiona contra la sostenibilidad de la institución.

El programa de Beneficio Definido está prácticamente cerrado a nuevos cotizantes, pero presenta cada año mayores pensionados, en razón de alcanzar la edad de retiro, ello nos lleva a su extinción en el tiempo.

La relación de cotizantes por dependientes, es de 2.3 cotizantes por cada pensionado; el subprograma mixto de capitalización individual mantiene una mejor relación debido al grueso de beneficiarios inicial, que empezará a entrar en el año 2027 en adelante.

Por otra parte, el 62.5% de los pensionados se ubican en pensiones de $500 mensuales o menos. Y alrededor de 12,000 pensionados cobran $200 mensuales de pensión o menos, en circunstancias que los beneficiarios del programa de pensiones de subsidio, $125 a los 65, tiende a crecer; debido a la informalidad existente y que no registran aportes ni ingresos o propiedades.

En Panamá coexisten dos sistemas de pensiones dentro del régimen obligatorio de la Caja, uno es el antiguo sistema de reparto (Subsistema exclusivamente de Beneficio Definido) y el otro es el nuevo sistema con cuentas individuales ( Subsistema mixto).

Darsy Santamaria Vega
dsantamaria@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com