Plataforma tecnológica mide riesgos sísmicos en Panamá y la región

Plataforma tecnológica mide riesgos sísmicos en Panamá y la región
La tecnología es un aliado en los procesos de evaluación del riesgo sísmicol Archivo

El domingo 12 de mayo de 2019 un sismo de 6.5 en Puerto Armuelles, vuelve a recordar la necesidad de internalizar una cultura sísmica y actuar con educación, prevención y tecnología ante los desastres naturales.

Panamá se prepara para el próximo terremoto es un estudio del Banco Mundial, del año 2012, que ya daba cuenta de los esfuerzos del país por aprovechar los recursos tecnológicos y atenuar los riesgos.

Recuerda en palabras preliminares, que “el 25 de diciembre de 2003 quedó en la memoria de los habitantes de David”, porque ese día, cerca de las dos de la madrugada, “un terremoto de magnitud 6.0 sacudió Puerto Armuelles, a tan solo 40 kilómetros de la tercera ciudad más grande de Panamá, cobrándose la vida de dos personas y dejando a cientos sin vivienda.

En el siguiente mes, esa zona en la costa del Pacífico panameño sufrió 600 réplicas”.

El BM resalta en este informe que “Centroamérica es una de las regiones más vulnerables a los desastres naturales en el mundo”.

Para reducir esa vulnerabilidad, los gobiernos de la región hallaron, en palabras del organismo, una solución: Capra.

Capra, por sus siglas en inglés, significa Iniciativa Centroamericana de Evaluación Probabilista de Riesgos.

La plataforma ofrece informaciòn valiosa a los usuarios del sistema | Capra

Es una plataforma de software abierto cuya misión, señala el estudio, es analizar las amenazas de posibles desastres naturales en términos de daños a las infraestructuras y hace estimaciones sobre pérdidas humanas y económicas.

“Utiliza un sistema de información geográfica (GIS en inglés) para hacer un mapa y medir el posible impacto causado por terremotos, tsunamis, huracanes, inundaciones, aludes y volcanes”.

Fuentes del BM indican que en 2012 el organismo apoyó al Gobierno de Panamá con una asistencia técnica para realizar una evaluación del riesgo sísmico de la ciudad de David.

También  participó el Instituto de Geociencias de la Universidad de Panamá; el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación, bajo la coordinación del Viceministerio de Ordenamiento de Territorial del Miviot.

El estudio, detalla el BM, analizó el riesgo sísmico en los portafolios de vivienda, educación y salud, y los resultados se presentaron en un taller realizado en David, en octubre de 2012, con presencia de expertos del Banco Mundial, Minsa, Meduca, Instituto de Geociencias,  autoridades de la Provincia de Chiriquí, de Sinaproc y de la academia.

De acuerdo con el informe del BM, ayudó “a medir los riesgos sísmicos en edificios públicos y viviendas, además de mejorar la capacidad institucional para definir estrategias que sirvan para hacer frente a los eventos naturales adversos”.

Los análisis de Capra, según esta investigación del BM, advertían con respecto a David, “que el 35% de las viviendas son propensas a sufrir daños durante un sismo y están localizadas en zonas bien definidas de la ciudad, que tienden a coincidir con los sectores de más bajos ingresos”.

Recomendaban reforzar las viviendas e incluso “aplicar nuevos códigos de construcción antisísmica”.

Ricardo Bolaños, director del Instituto de Geociencias de la Universidad de Panamá (UP), afirmó que en la actualidad realizan investigaciones con Capra en Boquete.

Con respecto al reciente movimiento telúrico, reiteró que se debió a la falla de Puerto Canoas. Esta falla está activa, es decir, produce movimientos tectónicos y liberación de energía “que conocemos como sismos”.

La falla de Puerto Canoas inicia en Panamá y termina en Costa Rica.

Las provincias de Chiriquí y Colón, comarca de Guna Yala, parte de Darién y Ciudad de Panamá, subrayó el especialista, son las áreas del país con más riesgo de sufrir movimientos sísmicos.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

 

 

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias