Pocas mujeres en juntas directivas de latinoamérica

Pocas mujeres en juntas directivas de latinoamérica

Las empresas de América Latina están todavía muy rezagadas respecto a sus similares de Estados Unidos, Canadá y Europa
MUJERES

La colombiana Luisa Fernanda Lafaurie, presidenta ejecutiva de Oleoducto Central SA, u Ocensa, ya presidió la junta de la empresa de transporte de petróleo y ha sido miembro del directorio de varias compañías, incluyendo la aerolínea Avianca S.A. y la brasileña Companhia de Transmissão de Energia Elétrica Paulista, o Cteep.

A los 56 años, la ejecutiva, quien también fue ministra de Minas y Energía de Colombia, se ha desempeñado en tantas empresas que llegó a ser considerada, en 2012, una de las 100 personas de negocios más poderosas del país por la prensa local. Sin embargo, de acuerdo con un nuevo estudio, Lafaurie sigue siendo una excepción en América Latina, donde menos de 7% de los asientos de las juntas están ocupados por mujeres.

La investigación que Egon Zehnder, empresa global de consultoría y búsque- da de ejecutivos, publica muestra que las empresas de América Latina están todavía muy rezagadas respecto de Estados Unidos (EE.UU.), Canadá y Europa en cuanto a la presencia de las mujeres en las juntas de sus empresas, resultado principalmente de una cultura corporativa que todavía dificulta el ascenso de ellas a puestos de liderazgo.

El Análisis de la Diversidad en las Juntas de América Latina examinó los datos de 155 empresas que cotizan en bolsa y tienen un valor de mercado de al menos $1.000 millones 10 de Argentina, 70 de Brasil, 22 de Chile, 12 de Colombia y 41 de México y entrevistó a decenas de presidentes de juntas y mujeres que las integran en 61 empresas.

El estudio muestra que 46,5% de las empresas participantes en América Latina tenían al menos una mujer en su junta el año pasado, un porcentaje muy inferior al 88,8% y el 80,2% que se registraron en Europa y EE.UU./Canadá, respectivamente. Se obser- vó una diferencia igualmente amplia en el porcentaje de mujeres que integran las jun- tas: 6,4% en América Latina contra 21,1% en Europa y 15,9% en EE.UU./Canadá.

Aumentar la participación de las mujeres en las juntas es ahora un aspecto importante de las prácticas de gobierno corporativo en todo el mundo y parte de un esfuerzo más amplio de las empresas para tener una fuerza de trabajo más diversa. Más que una cuestión ética, las empresas ven la diversidad como una ventaja estratégica que les permite beneficiarse de las perspectivas diferentes que las personas de origen, formación, razas y géneros distintos ofrecen al entorno laboral.

Sin embargo, aunque en los últimos años la participación de las mujeres en las juntas haya crecido rápidamente en Europa y en EE.UU. y Canadá con cuotas impuestas por el gobierno en algunos países europeos el progreso en América Latina ha sido más len- to. En Europa, por ejemplo, el porcentaje de asientos en las juntas ocupados por mujeres aumentó en 8,4 puntos porcentuales entre 2011 y 2015, en comparación con un aumento de 0,5 puntos porcentuales en América Latina.

Las empresas de Europa y EE.UU. han incluido eso en la agenda. Para ellas, es un tema relevante en términos de gobierno corporativo promover más mujeres que pueden ocupar más tarde una posición en la junta, dice Cristina Manterola, una de los autores del estudio y parte del grupo de Diversidad e Inclusión de Egon Zehnder en Santiago, Chile.

Dada la importancia que la diversidad está ganando en el mundo desarrollado, según el informe, las empresas latinoamericanas con planes para globalizarse y tener acceso al capital extranjero deben hacer más para aumentar el número de mujeres en el liderazgo.

LUIS GARCÍA
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia