Poder adquisitivo se ha reducido 24%

Poder adquisitivo se ha reducido 24%


Marianela Palacios Ramsbott
mpalacios@capital.com.pa
Capital

!La plata no me llega al final de la quincena! Esta frase no la escuchará usted entre los grupos sociales con mayor poder adquisitivo, que pueden pagar sin problemas a las escuelas privadas mensualidades de hasta $500 por cada hijo. Pero para los que ganan $500 al mes o menos, es decir para la mayoría de los asalariados panameños, la expresión es harto conocida.
Y tal situación resulta paradójica ante el boom económico que experimenta el país.
Es que la economía de Panamá en los últimos ocho años ha crecido a una tasa promedio anual superior a 7% y todo parece indicar que seguirá volando así por lo menos hasta el 2014. Y ese robusto crecimiento ha permitido reducir los niveles de desempleo y pobreza.
Pero, con las espirales inflacionarias y la depreciación del dólar, cada vez son más los panameños que sienten que sus ingresos no alcanzan ni para cubrir sus gastos básicos y que optan por limitar sus consumos y niveles de vida o pagar con sus ahorros, tarjetas de crédito o préstamos rápidos lo que antes podían pagar con sus salarios.
El poder adquisitivo de los panameños se ha reducido 24% en los últimos ocho años, según un estudio hecho por el equipo de economistas del Centro Nacional de Competitividad (CNC).
Un balboa del año 2003 equivale a 0,76 balboas en marzo de 2011, precisaron. (Ver gráfica: Evolución del poder de compra).
Y esto tiene que ver no sólo con la aceleración en la escalada de precios de los alimentos, que en marzo de 2010 se ubicó en 5,5%, pero que algunos voceros del Ejecutivo, como el ministro de Desarrollo Agropecuario, estiman que podría alcanzar este año una tasa de dos dígitos, como en 2008. También guarda relación con la depreciación de la divisa estadounidense, que nos afecta directamente porque Panamá tiene una economía dolarizada.
El economista Omar Sanabria, de la firma Goethals Consulting Corp., advierte que la pérdida del poder adquisitivo de los panameños acumulada en los últimos 40 años es aún mayor.
El salario medio de Panamá en 1970 era $198,02, para el 2008 la cifra que representa el mismo poder de compra es $1.100, mientras que el salario medio para ese mismo año fue $608,12. O sea que con un salario medio de hoy en día se puede comprar sólo la mitad de lo que se pudo en 1970, precisó.
A juicio del economista Julio Ross, ha existido un desajuste profundo en los salarios durante décadas en Panamá y los profesionales panameños han estado subsidiando la actividad empresarial y a los gobiernos por mucho tiempo.
Tu hijo se gradúa en una universidad privada en Panamá, lo mandas a estudiar una maestría en Estados Unidos y todo te cuesta $120.000, por ejemplo. Regresa al país y qué salario puede aspirar, tal vez $1.500.   En términos financieros, cuándo se recupera ese dinero. Aquí queda claro el subsidio que te menciono, resaltó.
Pero si no sale al extranjero, entonces el salario será entre $500 y $600, que es lo mismo que ganaba alguien hace 35 años, pero con lo que sólo se puede comprar la mitad de lo que se compraba entonces. ¡Vaya retroceso para las mayorías!
Por otro lado, en Panamá existe una gran brecha entre el salario de los colaboradores y la alta gerencia o los socios de las empresas.  Y esa brecha, en lugar de irse recortando con el paso del tiempo, se ha ido ampliando, especialmente en las actividades económicas más pujantes y dinámicas.
El promedio de salario de los colaboradores puede estar en $600 y el de los socios o altos ejecutivos en $5,000.Esto lo he visto en todas las empresas que han sido mis clientes, añadió Ross.
La firma de consultoría Indesa no tiene un análisis actualizado de la evolución del salario real de los panameños, pero sí describió la tendencia.
La tendencia ha sido que los salarios han estado rezagados versus los precios, comentó Felipe Chapman, socio director de Indesa Capital.
De acuerdo con la data disponible en la Contraloría General de la República y los cálculos del CNN, aunque el salario medio mensual pasó de $520 en 2005 a $635 en 2009, el salario real salario medio menos inflación- se ha mantenido relativamente estancado (pasó de $503 a $516 en ese mismo periodo) y en los años con altos niveles de inflación, como el 2008, en lugar de mejorar ha desmejorado  (Ver gráfica: Evolución del salario-Salario real).
El hecho de que el salario real haya crecido apenas 2,5% en esos cinco años contrasta fuertemente con el desempeño del Producto Interno Bruto, que creció cerca de 40% en ese mismo periodo.

Salario mínimo compensa
El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) tiene una tesis muy distinta, al menos en lo que a salario mínimo se refiere, que aumentó 26% en el primer año de la actual administración.
En los últimos diez años, el salario mínimo ha aumentado $162 versus $52 de la canasta básica, señaló el viceministro de Economía, Frank De Lima (Ver recuadro: Salario mínimo versus canasta básica).
Estos datos oficiales sugieren que tanto en el largo plazo (20002010) como en el corto plazo (20082010), los incrementos en el salario mínimo han logrado compensar los aumentos de precios de los alimentos.
Además hay que recordar que en 2010 la tasa del impuesto sobre la renta de los asalariados fue rebajada y que se han registrado alzas salariales en otros niveles socioeconómicos, producto del boom económico y las fuertes olas de inversión tanto extranjeras como nacionales y tanto públicas como privadas.
Parte del poder adquisitivo perdido ha podido ser compensado con esos ajustes. Y no sólo le hablo del ajuste del salario mínimo, sino de los mejores salarios en los bancos, firmas profesionales y de servicios, empresas vinculadas a la construcción o a la hotelería y el turismo, y otros sectores, comentó el economista Nicolás Ardito Barletta, director del CNC.
Pero otra es la historia de los asalariados que no trabajan para esos sectores ni cuentan con ajustes periódicos de salarios automáticos, consagrados en leyes especiales, convenciones colectivas o negociaciones específicas entre colaboradores y empresas privadas.
Yo gano hoy lo mismo que ganaba en el 2008, pero el supermercado que antes hacía con $100 ahora lo tengo que hacer con $160. Aunque uno se esfuerce por conseguir aumentos salariales, como la ley no obliga a los empleadores a hacer este tipo de ajustes, la mayoría de las empresas mantienen los sueldos de sus empleados estancados por muchos años, lamentó una joven profesional que labora para una empresa mediana que fabrica alimentos y que pidió la reserva de su nombre.
El Sindicato nico Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (Suntracs) también se muestra a favor de un aumento general de sueldos y de la indexación salarial, pero el resto de los economistas, financistas, analistas, funcionarios y grupos empresariales consultados para esta investigación, sostienen que ese remedio es peor que la enfermedad.
¿Por qué? Porque terminaría generando otra espiral inflacionaria. Así que el problema debe ser enfrentado de otras maneras (Ver nota: La indexación no es la vía, p. 11).

Inflación y pobreza
En Panamá, el salario nominal, para muchos trabajadores, tiene años que no se aumenta, pero para todos los trabajadores el salario real presenta una sostenida tendencia a bajar, debido al incremento de los precios de los artículos que entran en la esfera del consumo obrero, así como por el aumento de las cargas impositivas (ITBMS), dijo Genaro López, secretario del Conusi.
El dirigente obrero anticipa también que la disminución del salario real puede profundizarse este año, con los aumentos de la energía eléctrica y del transporte público ya anunciados.
Además, la evolución de los precios de los derivados del petróleo y los alimentos en los mercados internacionales y la limitada capacidad de acción que tienen las autoridades gubernamentales para enfrentar esa inflación externa, sugiere que estamos ante un escenario similar al de 2008.
La inflación seguirá impactando especialmente a los más pobres, subrayó López.
Y en eso coinciden plenamente los analistas del CNC, quienes concluyen que los altos niveles de inflación pueden llegar a afectar la productividad, ya que tienden a aumentar los costos laborales, y pueden aumentar la pobreza porque la población con ingresos por debajo del salario mínimo no logra cubrir sus necesidades básicas.

 

Más informaciones

Comente la noticia