Por decreto se puede convocar referendo para la Constituyente

Por decreto se puede convocar referendo para la Constituyente
Miguel Antonio Bernal, especialista en el tema, considera que el país debe estar a tono con su tiempo | Archivo

Si el presidente Juan Carlos Varela quería que su último discurso a la Nación fuera controversial lo logró.

El tradicional balance de una gestión que se despide, dejó paso a un gran debate nacional, al solicitar el mandatario nacional a los magistrados del Tribunal Electoral (TE) aprobar la llamada “quinta papeleta” para que el pueblo decida el 5 de mayo, en el contexto de las elecciones generales, si quiere reformar la Constitución.

El debate ha trascendido lo político e incluso dejado en un segundo plano la proyección de un crecimiento de 6.3% para el año 2019, estimación del presidente Juan Carlos Varela que se corresponde con el último reporte del Fondo Monetario Internacional (FMI).

También en sintonía con el FMI, Varela señaló que el 2018 cerrará con una expansión económica de 4.3%, expectativa superior a la previsión de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), que fue de 4.2% en el caso de Panamá.

En general, el mandatario hizo un rápido resumen de obras sobre las cuales ya se ha referido en otras oportunidades, pero fue el anuncio de la quinta papeleta el detonante de un amplio e intenso debate posterior.

Miguel Antonio Bernal, catedrático de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá (UP) y ex presidente de la Asociación Panameña de Derecho Constitucional (Apadec), aclaró que un decreto presidencial es suficiente para convocar a un referendo, basado en el artículo 2 de la Constitución (el Poder Público solo emana del pueblo) y por las propias atribuciones presidenciales.

Sin embargo, califica de saludable consultar la opinión de la Asamblea Nacional (AN) en particular por una realidad jurídica: Panamá, a diferencia de Colombia, no cuenta con una Ley de Referendo.

Con respecto a la actuación de los magistrados del Tribunal Electoral (TE), recordo que en el año 2004 se recogieron más de 170,000 firmas, hubo consenso de los candidatos presidenciales, pero “el Tribunal Electoral dijo que no había papel”,  apuntó el catedrático, quien considera que no existe voluntad política para que se le consulte al pueblo, de allí que le desconcertara el gesto presidencial de pedir opinión al TE.

De hecho, el TE contestó que incluir una boleta adicional solo sería posible por ley aprobada por la AN

Bernal explicó a Capital Financiero que lo correcto y necesario es consultar la participación ciudadana porque el país requiere cambiar su Constitución.

Considera que el país ha perdido varias oportunidades de “deshacerse de una Constitución militarista”: después de la invasión y “cuando nos devolvieron el Canal que era una ocasión para consolidarnos como un Estado de Derecho”, reflexionó.

Bernal pide retomar el ejemplo del año 1945 cuando por primera y única vez, Panamá logró vivir un proceso constituyente que dio origen a la Constitución de 1946, a la cual califica de mucho más democrática que la vigente de 1972 (permitía, incluso, los partidos municipales y le concedía a la AN una misión mucho más fiscalizadora).

El golpe de Estado del año 1968 “expulsó la Carta Magna de 1946. El país fue gobernado mediante decretos y en el año 1972, el Ejecutivo le envió a una asamblea de representantes electos sin la representación de los partidos políticos, una Constitución para que se la aprobaran”, detalló el catedrático.

Esta Carta Magna ha pasado por varias reformas (la última en 2004), pero, al acudir al lenguaje popular, cita que “la mona así se vista de seda mona se queda”, con lo cual Bernal considera que es una Constitución de visión militarista por su origen y contenido y un país moderno necesita una Carta Magna coherente con su tiempo.

Afirmó que la institución viable para cambiar la Constitución, es una Asamblea Constituyente originaria, “porque no hay otra”, cuyo fundamento es la escogencia de los constituyentes por la vía democrática.

Bernal comentó que, en un escenario de aprobación de la Constituyente por el pueblo, el Gobierno debería abrir un diálogo de seis meses para ordenar y organizar todos los temas relativos al proceso y, otros seis meses después, convocar a la elección de los constituyentes.

Explicó que tanto la Asamblea Nacional electa como la Asamblea Constituyente pueden trabajar de manera simultánea y, aprovechar los recesos legislativos para que la Constituyente se dedique a la nueva Carta Magna.

Advierte que se deben establecer los requisitos para ser constituyente y, entre otros, que no tendrá salario ni ciertos beneficios económicos, en todo caso una licencia remunerada para lograr convocar a los mejores hombres y mujeres de la Nación a esta tarea.

Argumentó que no se trata “de sacar un artículo y meter otro”.

“Es una concepción y espíritu global. Nuestra Constitución ya no aguanta una reforma más: debemos ir a una nueva Carta Magna, manteniendo inalterables temas como los derechos humanos, las garantías fundamentales y el capítulo dedicado al Canal sobre el cual debemos ser muy cuidadosos”, dijo Bernal.

En el ámbito económico, considera que el país logrará mayor fortaleza con un Panamá “de todos y para todos”, al avanzar en aspectos como la transparencia del sistema judicial y la modernización del sistema.

No podemos, advirtió, seguir con una Constitución cuyas referencias no corresponden al mundo que nos toca.

Conep: Podría existir confusión
Severo Sousa, presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), es de la teoría que consultar al pueblo es siempre importante, pero el tema a debatir es si resulta apropiado que coincida con las elecciones generales, ante el riesgo de introducir algún elemento de confusión en la población.

Por otra parte, ante el antagonismo entre el Ejecutivo y el Legislativo, no observa viable que se pueda aprobar la ley que el TE está exigiendo para introducir esta boleta, “con riesgo de impactar más el clima político”.

Reflexionó que cualquier evento que genera algún tipo de intranquilidad en la sociedad, afecta la inversión y el clima de trabajo, lo cual repercute en la economía del país.

Con relación a la intervención del presidente Juan Carlos Varela y las expectativas de crecimiento del país, subrayó que los indicadores están vinculados con sectores que por tradición crecen o se espera que dinamicen al país (caso de la minería o del sector Logístico, centrado en el Canal de Panamá), pero no son los que más generan fuentes de empleo.

Recomendó que en este semestre que le queda al Gobierno actual, se concentre en los proyectos en marcha, traspasar de la manera más eficiente posible las obras proyectadas, generar diálogo, consensos y soluciones para los sectores más deprimidos.

Cciap: Falta tiempo
La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), considera que incluir una quinta papeleta requiere de educación sobre sus alcances.

“A escasos cuatro meses para las elecciones generales, creemos que no se cuenta con el tiempo necesario”, afirmó la Cciap al comunicar su posición a Capital Financiero.

Razona que el Tribunal Electoral debe concentrarse “en la planificación, desarrollo y ejecución de unas elecciones en paz y transparentes”.

No obstante, reconocen que la Constitución Política “requiere de cambios profundos pero enfocados porque nuestra administración de justicia no puede esperar más y es una discusión pendiente en la Asamblea Nacional de Diputados”.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa.com
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias