¿Por qué renunciaron Stiglitz y Pieth al Comité de transparencia?

¿Por qué renunciaron Stiglitz y Pieth al Comité de transparencia?

Los comisionados estaban comprometidos por Decreto a presentar sus propuestas al Ejecutivo

IMG_1899

Mucho se ha dicho sobre la renuncia del ganador del Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz y el profesor de Derecho Criminal de la Universidad de Basel, Mark Pieth, al Comité de Expertos Independientes que evalúa las prácticas vigentes del Centro de Servicios Internacionales para facilitar el cumplimiento de normas de transparencia y acceso a la información que impidan su utilización para el blanqueo de capitales y la evasión fiscal.

Sin embargo, lo que no quedó claro es por qué ambos expertos internacionales renunciaron aparentemente de forma intempestiva, a pesar de los esfuerzos de varios miembros del Comité para abrirle un espacio a su propuesta, muy personal, de aprovechar los esfuerzos de Panamá para establecer una especie de hoja de ruta internacional para la transparencia financiera y fiscal.

Un conflicto innecesario

Poco importa ya advertir que era previsible el surgimiento de diferencias entre Stiglitz y Pieth con el resto del Comité, pues esto sería como llover sobre mojado. Sin embargo, lo que si vale la pena aclarar es que tanto la conformación del Comité como los alcances de su labor y el manejo de las recomendaciones resultantes de su trabajo estaban claros desde un principio para todos sus integrantes, pues para tal fin se emitió un Decreto de Gabinete.

Ese documento estableció que el objetivo del Comité sería evaluar las prácticas vigentes del centro de servicios financieros panameño y proponer las medidas que deberá compartir con otros países para fortalecer la transparencia de los sistemas financieros y legales, definiendo sus responsabilidades, entre otras, de la siguente manera:

Asistir a Panamá en sus políticas contra la evasión fiscal internacional.

Fortalecer a Panamá como centro financiero global con las mejores prácticas de transparencia.

Revisar el marco legal actual, incluyendo políticas, leyes y tratados internacionales

Evaluar la efectividad de las recientes reformas.

Identificar vulnerabilidades de la plataforma de servicios internacionales de Panamá.

Ciertamente el documento estableció que las propuestas resultantes de los trabajos de este Comité, que se reuniría una vez al mes y contaría con el respaldo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), debían ser presentadas al presidente de la República Juan Carlos Varela, así como la natural obligación de mantener reserva sobre las discusiones y propuestas que se presentarán durante la etapa de trabajo.

En conclusión, desde el día uno tanto Stiglitz como Pieth estaban o debieron estar completamente conscientes de que los alcances de su labor se limitaban a revisar y mejorar la transparencia de la plataforma de los servicios financieros de Panamá y que el documento final elaborado por el Comité sería entregado al presidente de la República, Juan Carlos Varela, quien sería el responsable no solo de su posible publicación parcial o total, sino también de su aplicación plena y efectiva.

Curiosamente en un artículo publicado por la revista Time, Stiglitz y Pieth aseguran que su renuncia se debía a su preocupación de que el Gobierno panameño no publicaría ampliamente el reporte que el Comité debía elaborar y que incluiría los cambios que Panamá debe adoptar para seguir en la ruta hacia la transparencia fiscal.

Dicen además que en su opinión Panamá debía moverse hacia la firma de acuerdos automáticos de intercambio de información tributaria, de tal forma que reguladores de otras naciones pudieran conocer el quehacer de sus ciudadanos.

Sin embargo, el ex administrador del Canal, Alberto Alemán Zubieta, que también forma parte del Comité, indicó que la salida de Stiglitz no solo se debe a su descontento de que el reporte final podría no ser publicado en su totalidad, sino también a que el Nobel de Economía tenía la visión personal que el reporte del Comité sirviera como una hoja de ruta internacional a ser utilizada por otros presuntos refugios financieros para modificar sus sistemas tributarios.

Lo que no se ha dicho

Ahora bien, algunos miembros del Comité que ha pedido reserva de sus nombres adelantaron a Capital Financiero que en esta historia hay elementos que deben ser tomados en cuenta y que no son de conocimiento público hasta la fecha, comenzando por el hecho de que la esposa de Stiglitz, Anya Schiffrin, quien dirige el programa de periodismo de Columbia University, mantiene una estrecha relación con el denominado Consorcio de Periodistas Internacionales que fue responsable de la publicación de los mal llamados Panama Papers.

Schiffin acompañó a su esposo en varias de las reuniones del Comité y, de hecho, durante una de las visitas que los miembros del mismo realizaron a la ciudad de Nueva York para reunirse con Stiglitz y Pieth, fueron invitados a una cena a casa de Stiglitz y Schiffrin, invitación que aceptaron inicialmente, pero que rechazaron cuando se les informó que en ese evento estarían presentes un miembro del Consorcio de Periodistas Internacionales y un prestigioso abogado cuyo nombre no se informó. Finalmente se acordó que a la cena solo asistirían los miembros del Comité lo que salvó la velada.

Además, es importante destacar que cuando Stiglitz y Pieth anunciaron al Comité su intención de renunciar debido a sus preocupaciones sobre el alcance del trabajo y el destino final del informe, varios miembros de ese grupo de expertos, entre ellos Alberto Alemán Zubieta, Domingo Latorraca y el costarricense Roberto Artavia, adelantaron una intensa negociación con Stiglitz y el presidente de la República, Juan Carlos Varela, para conciliar posiciones, llegando a un acuerdo en principio.

Ese acuerdo permitiría la redacción de dos informes finales con recomendaciones, uno elaborado por Stiglitz y Pieth que tomaría a Panamá como base de partida para diseñar una ruta global hacia la transparencia fiscal y financiera, mientras que el segundo sería elaborado por los miembros locales del Comité y se enfocaría en proponer acciones para mejorar la transparencia de la plataforma de servicios financieros del país, conforme a estándares internacionales.

Dicho acuerdo cerrado el jueves 4 de agosto debía firmarse el 5 de agosto, pero para sorpresa de los miembros del Comité, ese día Stiglitz y Pieth hicieron pública su renuncia mediante la publicación de artículos y declaraciones a los principales medios de comunicación de Estados Unidos (EE.UU.) y las más importantes cadenas noticiosas internacionales, faltando a su palabra e irrespetando el compromiso asumido con Panamá.

Por ello no es extraño el contenido de la carta dirigida al presidente Juan Carlos Varela y a la Canciller Isabel Saint Malo de Alvarado, por el costarricense Roberto Artavia, también miembro del Comité, en la que reconoció su sorpresa por la renuncia de los señores Stiglitz y Pieth, y más aún las causas con que ellos las explican.

A este respecto Artavia recordó en su carta que el Decreto que dio vida a este Comité, en su artículo séptimo, establece claramente que salvo que el gobierno panameño lo autorizara expresamente, el Comité (es decir sus miembros) no harían públicos los resultados de sus reuniones y reportes, ya que la comunicación pública de esta información sería responsabilidad exclusiva de la República de Panamá y advirtió que su actuación siempre ha tenido estos parámetros como marco único de referencia.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia