Pozos: De las fincas a la ciudad

Pozos: De las fincas a la ciudad

Migdalia Casorla

Capital

La escasez de agua potable ha obligado a miles de panameños a buscar múltiples alternativas para suplirse, tratándose de un líquido tan vital y necesario para la actividad diaria, desde los tanques de almacenamientos y la compra de agua embotellada con mucha más frecuencia hasta recurrir a las fuentes naturales. Pero al mismo tiempo abrió la posibilidad de incrementar la actividad a muchos negocios especializados, como el de las perforadoras de pozos.

Una tarea que estaba relacionada con la producción en las fincas ganaderas y agrícolas, se ha trasladado ahora a la ciudad capital. Cada vez son más los clientes que están solicitando este tipo de servicios, considerando que exista la posibilidad que el problema con el desabastecimiento de agua potable se extienda más de lo previsto, o genere inconvenientes en el futuro.

Esto lo ha podido observar Ana Ochoa, de Canchi Perforaciones de Panamá, S.A. quien ha visto crecer las oportunidades para la empresa que antes realizaba trabajos en el interior del país y ahora han traslado sus operaciones en la ciudad capital. Y ha podido comprobar cómo en los últimos meses el negocio se ha disparado considerablemente.

Mencionó que la compañía también cuenta con una sucursal en Lima, Perú, donde se especializan en minería y perforaciones de pozos.

Este tipo de pozos tiene múltiples ventajas y generalmente es recomendado para el consumo humano por su calidad, y es que están protegidas por capas de suelos o rocas naturales, que pueden atenuar, retardar o retener algunos contaminantes, y son menos susceptibles a los cambios climáticos que las aguas superficiales.

Para determinar la posibilidad de perforar, se realiza inicialmente una inspección al campo. El terreno no es impedimento para hacer un pozo, pues la maquinaria que se utiliza trabaja en cualquier tipo de suelo. Las áreas convenientes son aquellas donde no exista ningún grado de contaminación humana y donde existan además buenos afluentes hídricos. Las no convenientes son las que están pegadas a fosas sépticas, manglares y desechos químicos.

Para las perforaciones se utilizan maquinarias de percusión y rotativa que son fabricadas especialmente en Estados Unidos y tienen un costo en el mercado entre $60.000 a $80.000 usadas; y cerca de $100.000 a $2.000.000 nuevas, dependiendo de la capacidad de las mismas, tipo de tecnología mecánica e hidráulica.

De acuerdo con Moisés Cattan, gerente general de National Drillers S.A., en los últimos años el negocio se ha movido de sectores ganaderos, agrícolas, rurales, compañías procesadoras de alimentos y fábricas en general, para áreas privadas, hoteles y casas de campo en el interior.

Cattan dice que la empresa inició hace 30 años con Isaac Cattan, y surgió para suplir de agua a la finca de la empresa Toledano, desde entonces la actividad fue creciendo desde áreas remotas hasta la ciudad capital.

Hemos recibido múltiples solicitudes de cotizaciones de pozos, pero como no hace mucho sucedió la escasez de agua asumimos que para el mes de febrero y marzo aumentará un 100%, mencionó el directivo.

El gerente sostiene que hay demanda desde condominios en el centro de la ciudad, plantas concreteras, en proyectos residenciales y hasta proyectos turísticos en el interior del país.

National Drillers S.A., realiza perforaciones de pozos para agua, incamientos de pilotes, muestras de suelos, tanques escépticos, perforaciones en el mar para muelles.

El gerente proyecta importar nuevas maquinarias, incorporar servicios de asesoramiento y de logística para desarrollos de proyectos de grandes escalas, así como están entre sus planes abrir sucursales en provincias centrales.

Los costos varían según el área ya que la formación biológica del país es bastante compleja; un trabajo de perforación en un área sencilla puede estar entre $4.000 y $5.000, y perforación en islas o áreas de difíciles accesos puede estimar desde $8.000 a $10.000.

En tanto, Elibel Quintero de Pozos y Jardines, S.A., dice que los pozos tienen un costo aproximado por arriba de $2.500 cuando se trata de una profundidad de 100 pies.

La empresa cuenta con 20 años de experiencia en el negocio, Quintero también comentó que han visto cómo se ha incrementado la demanda en áreas residenciales como Clayton, Tocumen, entro otras áreas de la ciudad capital, lo que antes no ocurría.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL