¿Prácticas desleales de comercio en industria láctea de Centroamérica?

¿Prácticas desleales de comercio en industria láctea de Centroamérica?
Costa Rica se caracteriza por mantener un alto nivel de protección arancelaria| Archivo

Lucrecia Brenes se formó como economista y luego se hizo abogada. En sus bondades como profesional está enfocada en querer sacar la verdad. La industria láctea está entre sus campos de acción, en la que ha tenido que emplearse a fondo para probar y defender casos relacionados con prácticas desleales de comercio.

Conoce y ha estudiado la industria láctea costarricense, cuya característica principal es su alto nivel de protección arancelaria y los incentivos que reciben los productores a través de las cooperativas.

La experta señaló que cuando se habla de defensa comercial en cualquiera de sus dimensiones, sean medidas de salvaguardas o antidumping, existe un producto en un mercado a un precio, que se transa de cierta forma, con ciertas características y al final de cuentas hay un competidor disconforme con esas transacciones.

Brenes indicó que eso es lo que se lleva a un proceso administrativo (litigio) relacionado con una legislación internacional en donde se dirime la disputa. A su entender, República Dominicana es un mercado potencial con riesgos latentes.

Según explicó a elDinero, Costa Rica es un mercado en donde existe el dominio de una única empresa, una cooperativa de productores que se han agremiado bajo el formato de cooperativa para ofrecer los productos en el mercado. Es una entidad completamente integrada, pues sus socios son los productores que entregan esa leche a la empresa que fabrica los productos lácteos.

“Es una industria que ha estado muy protegida a lo largo de los años. El arancel de importación en Costa Rica supera el 50% y muchos de los productos tienen un 66% de protección y eso ha significado que prácticamente no tengan competencia en el mercado costarricense. Ningún competidor fuerte puede entrar”, explicó.

Las empresas de Centroamérica, a través del Tratado de Libre Comercio (TLC), podrían entrar a Costa Rica, pero no están lo suficientemente desarrolladas para enfrentar a la Cooperativa Dos Pinos, que deja muy poco espacio a las pocas marcas que intentan sobrevivir.

“Con Cafta se han logrado algunas cuotas de importación que han permitido el ingreso de algunos productos. Tenemos algunos de Panamá, pero en resumen no hay una competencia fuerte en el mercado. Esto le ha permitido un gran desarrollo, un gran crecimiento, pero bajo una sombrilla de protección. Recientemente ingresó el Grupo Lala, sus productos se están viendo, pero en ese sentido seguimos con una participación de mercado con unos pocos competidores”, refirió.

Brenes estima, de acuerdo con levantamientos internos, que Dos Pinos debe representar más del 90% del mercado interno en Costa Rica, lo que obedece al nivel de protección que ha tenido a lo largo de los años con un 66% de arancel para la importación de lácteos.

Sin embargo, la experta señala que hay un contexto internacional que no debe desconocerse y es el hecho que el mercado mundial de lácteos se encuentra fuertemente distorsionado por una serie de subsidios que otorgan algunos países desarrollados, principalmente en Europa. A su entender, ese proteccionismo de grandes potencias productoras de lácteos es lo que ha justificado, a la vez, altos aranceles en el país.

Es por esto, dice, que el tema debe analizarse dentro de un contexto internacional. “Los altos aranceles se justifican, precisamente, para evitar un comercio que se consideró desleal por los subsidios que reciben países como Nueva Zelanda y europeos que protegen fuertemente las industrias agrícolas. Entonces, ese proteccionismo tiene un fundamento técnico. Yo no puedo decir si es bueno o es malo, pero lo cierto es que esa distorsión en el comercio internacional de lácteos es la que ha justificado el establecimiento de un arancel tan alto en el país”, refirió la experta.

Jairon Severino
elDinero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias