Precio de la gasolina podría bajar $0,39

Precio de la gasolina podría bajar $0,39

Hitler Cigarruista
Capital

 

Mientras el Gobierno nacional estudia la aplicación de nuevos impuestos para financiar su decisión de congelar los precios del combustible, un estudio financiado por el Banco Mundial (BM) y para el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) indica que sólo eliminando la ganancia garantizada de $0,09 contemplada en el precio de paridad del combustible y reduciendo a la mitad el impuesto que pagan los ciudadanos, el precio de este producto podría reducirse al menos en $0,39 por galón.
El estudio elaborado mediante una consultoría adjudicada a la firma de análisis económico Goethals Consulting Corp. se denomina Consultoría para la desregulación del mercado de hidrocarburos, fue elaborado durante la administración del ex presidente Martín Torrijos, está en manos del MEF.

Reducir barreras de ingreso
Una de las primeras conclusiones a la que arriba el estudio es que el mercado panameño tiene muchas y costosas barreras para el ingreso de nuevos actores al mercado interno de combustibles, algunas de las cuales no deben cumplir las empresas que operan las Zonas Libres de Petróleo (ZLP), que son empresas que ofrecen combustible a los barcos que transitan por el Canal de Panamá.
Y es que si bien el Decretos de Gabinete 29 de 1992, liberalizó el mercado de hidrocarburos en Panamá estableció tres clase de agentes del mercado (Contratista de ZLP, ZLP e importador), los Decretos de Gabinete 36 de 2003 y 5 de 2005 que presuntamente tenían el objetivo de adecuar las normas jurídicas vigentes en el país a las nuevas condiciones del mercado petrolero internacional, hicieron más compleja y costosa la estructura del mercado local.
En resumen se establecieron 17 tipos de contratos y permisos que deben obtener las empresas que desean operar en el mercado de hidrocarburos, y para operar en el mercado doméstico las empresas interesadas deben cumplir con una lista de 22 requisitos previos que incluye la obligación de ofrecer información de los productos que pretende manejar, su procedencia, proceso de fabricación y sobre dónde se venderán los productos.
A esto hay que sumar otras exigencias, como contar con taques para el almacenamiento de combustible, establecer una reserva de combustible siete días para hacer frente a cualquier emergencia nacional (lo que según el estudio representa un costo adicional que impacta el precio al consumidor), contar con una fianza de cumplimiento de $1 millón de y con una póliza de seguro contra incendio también de $1 millón.
Según el estudio cumplir con todos los requisitos y tasas que se requieren para operar en el mercado doméstico de hidrocarburos puede tener un costo inicial de $3,4 millones, una cifra que sin duda limita las posibilidades de nuevas empresas ingresen al mercado.
Ante esta situación el informe del BM recomendó eliminar todos los permisos especiales y reducirlos a sólo uno.

El precio de paridad
Pero la conclusión más impactante a la que arriba el estudio del BM es que el impuesto que pagan los consumidores por cada galón de combustible que compran debe reducirse en un 50% y que el precio de paridad establecido para determinar el precio al consumidor cada 15 días puede ser modificado e incluso eliminado.
Se trata de medidas que tendrían un impacto significativo en el precio del combustible al consumidor, especialmente en este momento cuando la gasolina de 91 octanos ha llegado a costar $4,00 por galón y el galón de la gasolina de 95 octanos ronda los $4,20,  mientras que el galón de diesel se ubica en $3,80.
Y es que según cifras de la Contraloría General de la República en 2010 la República de Panamá importó 850 millones de galones de combustibles de los cuales 211 millones de galones fueron  galones correspondieron a la gasolina de 91 octanos, 83 millones a la gasolina de 95 y 330 millones de galones fueron de diesel.
El documento señala además que el precio de paridad puede actuar de hecho como un precio mínimo, lo cual facilita que en un oligopolio en el cual las partes naturalmente tienden a cooperar, a fijar precios similares y a evitar la competencia de nuevos actores. En otras palabras facilitan la existencia de precios de monopolio.
Agrega que la existencia de este tipo de precios, envía mensajes de desconfianza en el mercado y la libre competencia, lo que sumando a otros factores como la creación de empresas estatales de hidrocarburos, envía señales negativas a futuros inversionistas.
Finalmente señala que el precio de paridad (el precio de referencia de la gasolina o el diesel basado en el costo del barril de petróleo de Texas) resulta ser el 77% del precio final al consumidor y el impuesto ($0,60 para el galón de gasolina y $0,30 para el galón de diesel) es un 13% del mismo, lo que significa que entre ambos representan el 90% del precio, lo que llama la atención acerca de dónde se debe actuar.
Para enfrentar esta situación el estudio del BM recomienda la reducción, del impuesto a la gasolina en un 50%, lo que implica que el mismo se ubicaría en  $0,30 por galón para las gasolinas y $0,15 para el diesel.
De hecho, el estudio ofrece una herramienta de Excel que permite estimar el impacto en el precio de combustible al consumidor de cualquier variación que se realice en el cálculo del precio de paridad, herramienta que tiene como base los precios que se manejaban entre 2006 y 2007 cuando se elaboró el estudio, pero que pone de manifiesto que cualquier variación al precio de paridad puede impactar significativamente el precio al consumidor.
Capital pudo constatar que, por ejemplo, al tomar como base un precio internacional de la gasolina de $1,5540 por galón y  agregar el impacto de por galón del impuesto, las fianzas, fletes, pérdidas por evaporación y la reserva obligatoria el precio se eleva a  $2,0912, pero si se reduce en 50% el impuesto y se eliminan los otros cargos el precio se reduce a $2,0880, lo que representa un ahorro de $2,5 millones para los consumidores, al permitir una reducción de $0,5870 en el precio sugerido al consumidor que en ese momento era de $2,675 por galón.
En el caso del diesel las corridas indican que con un precio internacional por galón de $1,5981, un impuesto de $0,30 y el impacto de los otros componentes de los precios de paridad el precio final se ubicaría en $2,2079 por galón, sin embargo, al reducir el impuesto a $0,15 y eliminar los sobre costos identificados por el estudio  el precio del final del galón quedaría en $2,0096, lo que generaría un impacto de $2,8 millones para los consumidores, al permitir una reducción de $0,2204 en el precio sugerido de ese momento, que era de $2,23 por galón.

¿Hay que ir más allá?
Giovani Fletcher, presidente del Instituto Panameño de Derecho de Consumidores y Usuarios (Ipadecu), señala que la adopción de las recomendaciones del estudio del BM puede tener un mayor impacto en el precio del combustible al consumidor que la suspensión de precio anunciada por el Ejecutivo.
No obstante, Fletcher va más allá de las recomendaciones de la consultoría realizada por el BM ya que a su juicio además de liberar el mercado de hidrocarburos hay que eliminar el impuesto al galón de combustible y sustituirlo por el cobro del Impuesto de Transferencia de Bienes y Muebles (Itbms) ó 7%, tal como ocurre con cualquier otro producto o servicio que se comercializa en el país.
Paralelamente propone una revisión exhaustiva del precio para evitar que funcione como un precio mínimo, lo que pasa por sustraer de la fórmula para su cálculo de los $0,09 que el Estado garantiza como ganancia a las empresas petroleras.
Sólo adoptando esta recomendación y la reducción de 50% del impuesto vigente actualmente, tal como sugiere el estudio del BM, el del galón  precio de las gasolinas de 91 y 95 octanos podrían reducirse en al menos $0,39 para ubicarse en $3,61 y $3,81 por galón, respectivamente, mientras que el precio del galón de diesel podría bajar $0,24 para ubicarse entorno a $3,56 o por lo menos.
Aristides Chiriatti, district manager para Panamá de la petrolera Chevron Texaco, señaló que como parte de los esfuerzos por mantener los precios del combustible estable se cambiarán los días para utilizados para implementar los cambios en el precio de paridad.
Explicó que hasta el momento se utilizaban 14 días para revisar los precios, sin embargo, con esta fórmula no estaban incluidos los precios de los días sábado y domingo, por no ser días hábiles, por lo tanto, a estos días se les ponía el precio de cierre del día viernes. Cuando el mercado está al alza, como sucede actualmente, esto afecta los precios, ya que el sábado y domingo se toman en cuanta con un precio al alza.
Sin embargo, dijo que ahora se ha tomado la decisión de revisar los precios utilizando solo los días hábiles para calcular los precios. Esto significa que aunque los precios seguirán cambiando cada  14 días, en verdad el cálculo se hará en base a diez días, cambio que se realizará a partir del 5 de mayo próximo.
Sobre la eliminación o modificación a la fórmula de paridad, Chiriatti, destacó que la misma ha demostrado ser efectiva, a tal punto que no ha sido necesario revisarla desde el 2003, además la misma no incluye sus costos financieros que es algo que sería necesario tomar en cuanta.
Pero para el ex viceministro de Comercio Interior, Manuel José Paredes, el precio de paridad es una continuación del sistema de indexación que existe dentro del mercado de hidrocarburos nivel mundial y buscaba darle a las petroleras locales una oportunidad de competir en un mercado de igualdad con las multinacionales, además evitábamos de esta manera la necesidad de acaparar o tener inventarios mayores de los requeridos para evitar que la variación de los precios afectaran a los jugadores locales del mercado.
Agregó que esa fórmula nos da la posibilidad de tener los mejores precios, similares a los que tendríamos en un sistema de libre mercado donde los actores compiten realmente por ofrecer las mejores condiciones a los consumidores.
El problema no está en la fórmula, el problema está en que el costo de la materia prima está elevado y con tendencias a seguir subiendo, señaló Paredes

La decisión del Gobierno
Por el momento el ministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino, ha informado la decisión del Ejecutivo de aprobó asumir hasta $0,025 por galón del diesel y la gasolina de 91 octanos, para congelar el precio de estos derivados del petróleo y evitar una nueva alza.
Explicó que esta medida se mantendrá por 90 días congelando los precios en $3,99 para la gasolina de 91 octanos y en $3,80 para el diesel, no obstante si en 60 días la tendencia en el precio por barril del petróleo se mantiene en aumento, el MEF está autorizado a presentar ante el Consejo de Gabinete, una nueva propuesta con alternativas para encontrar una renta sustitutiva que permita sufragar este subsidio.
Vallarino admitió que durante el Consejo de Gabinete que adoptó realizado el pasado martes 19 de marzo se discutió la posibilidad de establecer nuevos gravámenes para la telefonía celular post pago, la televisión pagada y el licor, entre otras medidas.
Sin embargo, advirtió que estas medidas solo se adoptarán si la actual situación de los precios de los combustibles se prolonga por más de 90 días, pero no sin antes discutirlas con los sectores que pueden verse afectados por su ejecución.
En tanto, el ministro de Comercio e Industrias, Roberto Henríquez, el congelamiento de los precios del diesel y la gasolina de 91 octanos responde a que estos son los combustibles que consumen la mayoría de la población y se utilizan para el transporte de carga, lo que ayudará a evitar que posibles especulaciones en los precios de los alimentos. Agregó que la gasolina de 95 octanos no se ha congelado porque todavía no ha llegado a su máximo histórico, pero dijo que todavía no está descartado.
Por su parte, Chiriatti agregó que como parte de su apoyo al país para que los precios se congelaran lo antes posible, las petroleras decidieron financiar $2,2 millones de subsidio mientras el Gobierno lleva a la Asamblea Nacional las modificaciones en el impuesto al combustible.
Los $2,2 millones pasarían a una cuenta por cobrar y el Gobierno se los pagará a las petroleras una vez estén aprobados todos los cambios.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL