Predator Nation: Corporate Criminals, Political Corruption, and the Hijacking of America

Predator Nation: Corporate Criminals, Political Corruption, and the Hijacking of America

61D+BUAMeBL

Charles H. Ferguson, el autor de Predator Nation, también es el realizador del galardonado documental Inside Job. Ambos esfuerzos describen la génesis y desarrollo de la crisis de las hipotecas basura (subprime mortgages) creada por los principales bancos de inversión, fondos de  cobertura (hedge funds) y un sinnúmero de personajes oscuros dedicados a engañar a personas pobres con hipotecas impagables que sirvieron para alimentar la burbuja inmobiliaria norteamericana de los años 2004 al 2008. Para un país que se jacta de ser el compás moral del mundo y que pareciera ataca, actualmente, a Panamá por falta de transparencia y por tener un sistema judicial débil, es bueno que sus autoridades lean este libro. Verán cómo ninguno de esos  ejecutivos bancarios tuvo que ir a juicio y tuvo que devolver los millones de dólares en bonos anuales que recibieron durante y después de la debacle financiera que casi pone al mundo de rodillas.Los bancos de inversión sólo pagaron multas a las autoridades norteamericanas que resultaron ser chicken feed al compararlos con sus ingresos anuales. Nadie preso. Todos siguen jugando golf.

El libro entra en detalle de las múltiples veces que, a sabiendas de los altos directivos de los bancos y muchas veces de las autoridades norteamericanas, no se hizo nada para frenar la burbuja inmobiliaria y los engaños que inescrupulosos le hacían a las clases más pobres, financieramente ignorantes, para generar hipotecas tóxicas, empaquetarlas y venderlas a bancos.

Y lo peor de todo, prestigiosos bancos de inversión -como la escoria de Goldman Sachs- creaban estos productos de inversión que vendían a sus clientes y a la vuelta shorteaban (se iban cortos) contra esa misma inversión. Es decir, le vendían a sus clientes algo que ellos sabían iba a explotar y también le apostaban en contra. Goldman Sachs, además compraba coberturas llamadas Credit Default Swaps (CDS) a la aseguradora American International Group (AIG) a sabiendas que nunca podría pagarles, ya que habían entendido que estaba asumiendo riesgo sin ningún tipo de control.

Por eso, Goldman Sachs, además, sorteaba las acciones de AIG, es decir, esperaban la debacle que forzó al gobierno norteamericano a salvar dicha aseguradora permitiéndole a Goldman Sachs cobrar la totalidad de sus apuestas en contra (short) de las hipotecas tóxicas -que vendieron a sus clientes- y de las acciones de AIG. Eso no es capitalismo, ni una genialidad, es saber que son inmunes a las acciones judiciales. Una verdadera conducta antiética y amoral. El reportero Matt Taibbi de Rolling Stone escribió, en 2010, un artículo irreverente sobre Goldman Sachs llamado The Great American Bubble Machine que explica la falta de ética y la continua influencia de dicha casa de inversión en los mercados financieros. Se los recomendamos (ver: http://www.rollingstone.com/politics/news/the-great- american-bubble- machine-20100405).

Si Usted lee el libro Predator Nation, el artículo de Matt Taibbi sobre Goldman Sachs, además ve el documental Inside Job y no siente repudio por lo actuado por estos bancos de inversión, le recomiendo que visite a un cura y se haga un exorcismo o que vaya reservando su puesto en el infierno porque tiene un tiquete de una vía.

Predator Nation: Corporate Criminals, Political Corruption, and the Hijacking of America.

Autor: Charles H. Ferguson

Editorial: Crown Business; (mayo 21, 2013)

Idioma: Inglés.

ISBN-10: 0307952568

ISBN-13: 978-030795256.

Poloniu

Más informaciones

Comente la noticia