Presentan a la Asamblea Nacional proyecto de ley que busca regular la comercialización de los sistemas electrónicos de administración nicotina

Presentan a la Asamblea Nacional proyecto de ley que busca regular la comercialización de los sistemas electrónicos de administración nicotina

El diputado Edwin Zuñiga presentó a la consideración de la Asamblea Nacional de Diputados un proyecto de ley pretende regular el uso, comercialización, publicidad, contenido, calidad y seguridad de los sistemas electrónicos de administración de nicotina, cigarrillos electrónicos, vaporizadores, productos de tabacos calentado y sistemas similares en la República de Panamá y sus respectivos consumible, componentes, repuestos, o recargas, con el objetivo principal dar a los fumadores adultos actuales una alternativa sin humo y de menor riesgo para su salud.

De acuerdo con la exposición de motivos en que se sustenta este proyecto de ley, actualmente la regulación de los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN) y los sistemas similares sin nicotina (SSSN), como cigarrillos electrónicos, vaporizadores y sistemas de tabaco calentado se encuentra dispersa en varias Resoluciones del Ministerio de Salud (Minsa) y Decretos Ejecutivos.

Agrega que, en su conjunto, la normativa citada permite el uso personal de productos de tabaco calentado y sistemas electrónicos administradores o no de nicotina, pero consideran “improcedente” su comercialización en el mercado panameño, así como la de cualquier elemento que pueda ser utilizado como componente, repuesto o recarga de estos.

Según el diputado Saldaña esta discrepancia entre la demanda y la oferta promueve el comercio ilícito de los SEAN, cigarrillos electrónicos, vaporizadores, productos de tabaco calentado y SSSN y por ende el blanqueo de capitales, la evasión fiscal, el financiamiento del terrorismo y otras actividades delictivas que ponen en riesgo la seguridad nacional y regional.

Además, deja desprotegidos a los consumidores o usuarios de este tipo de productos, toda vez que la entidad regente de la Salud no ejerce ningún tipo de supervisión con relación al contenido, calidad o seguridad de los equipos, componentes, consumibles o líquidos de vapeo que se consumen en el país.

Explica el documento que aunque en Panamá está prohibida la comercialización del cigarrillo electrónico y sus consumibles desde el 2014, estos productos son adquiridos en el extranjero donde su comercialización no está prohibida, o bien son adquiridos de forma irregular, por lo que se hace necesario integrar la regulación existente en esta materia y fortalecer los esfuerzos p ara continuar disuadiendo a las personas de empezar a fumar y promover la cesación de las personas que actualmente fuman, a través de una legislación en sincronía con las tecnologías existentes para regular la comercialización responsable y controlada de los SEAN, los SSSN, los productos de tabaco calentado y sus respectivos consumibles, fumadores, restringir su venta a menores de 18 años, establecer las condiciones para su comercialización, y regular el empaque y etiquetado de estos productos y sus respectivos consumibles, con el fin de garantizar que se suministre información clara y veraz al consumidor que decida usarlos como una opción de riesgo potencialmente reducida.

Añadió que los cigarrillos combustibles constituyen la peor forma de administración de nicotina, al generar humo producto de la combustión y esta Ley tiene como objetivo principal dar a los fumadores adultos actuales una alternativa sin humo y de menor riesgo.

Destacó que el Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos (EE.UU.) ha encontrado que solamente un 7.5% de los fumadores que intentan dejar el cigarrillo combustible logran la cesación, por lo que se hace necesario brindarle a ese 92.5% de fumadores que continuarán fumando una alternativa de menor riesgo.

Además, el gasto en salud pública relacionado con enfermedades producidas por fumar cigarrillos de combustión hoy en día se estima entre $120 millones y $300 millones al año, y esta Ley busca reducir estos montos para que el Minsa tenga mayor disponibilidad de fondos para implementar mayores políticas de control de tabaco desde el lado de la prevención.

Finalmente, recordó que de acuerdo con las cifras oficiales actualmente el comercio ilícito de cigarrillos combustibles en Panamá acapara el 79% del mercado total o 55 millones de cajetillas anuales. Esto representa alrededor de $165 millones anuales, si se toma en cuenta que cada cajetilla es vendida en un precio aproximado de $3.00. Los fondos producto del contrabando de cigarrillos pasan a ser lavados a través de nuestro sistema financiero o mediante el lavado de dinero basado en intercambio comercial, lo que produce efectos negativos para el país y se traduce en la inclusión de la República de Panamá en listas negras internacionales de todo tipo.

Al ser los cigarrillos electrónicos un producto de alta demanda por fumadores de cigarrillos combustibles que buscan alternativas al cigarrillo tradicional que sí están permitidos en otros países, la política pública actual de prohibición absoluta a la importación, comercialización y consumo de este tipo de dispositivos electrónicos promueve el aumento del comercio ilícito y sus consecuencias, dándole a las personas que eligen seguir fumando, la oportunidad de cambiarse a alternativas que representan una mejor opción que el cigarrillo de combustión tradicional.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com