Préstamos para la construcción toman altura

Préstamos para la construcción toman altura

El sector representa el 13,8% del PIB del país

DSC00924

El dinamismo de la industria de la construcción es evidente,  y  saltan a la vista  las grandes obras de infraestructuras  que se están ejecutando, al igual  que  la construcción de viviendas, edificios  y locales comerciales.

La  Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) reporta que la cartera de préstamos  para la construcción alcanzó los  $4.374 millones el pasado  mes de noviembre de 2014, lo que representa un incremento de 21,63% en  comparación  con igual  periodo del año 2013.

Esto significa que desde enero a noviembre del año pasado esta cartera reportó un aumento de $778 millones con relación al año anterior. Pero lo más importante es que todos los segmentos que componen esta cartera  reflejaron crecimiento, entre los que figuran los préstamos para vivienda, infraestructura, locales comerciales y otras construcciones (adiciones y remodelaciones).

Siendo este último el renglón que registró el mayor monto con  $1.669 millones, seguido de vivienda con $1.393 millones, locales comerciales  con $778 millones e infraestructuras con $532 millones.

Y si retrocedemos un poco más y comparamos el saldo prestado durante el  2012 se observa que esta cartera lleva  más de dos años de estar creciendo por encima del 20%. (Ver gráfica: Saldo de créditos para construcción).

Fuentes de la SBP señalaron  que el  buen desempeño del financiamiento al sector se debe a una conjunción de factores que se han  registrado  en los últimos años: Crecimiento económico estable, altos niveles de empleo, aumento de las remuneraciones y tasas hipotecarias históricamente  bajas.

Estos elementos no sólo impulsaron la demanda de viviendas, y en general al sector, sino que es previsible que durante el 2015 los mismos muestren  resultados similares a los observados en los últimos años.

De acuerdo con la entidad reguladora, aunque se observó una pequeña desaceleración  durante la primera mitad del 2014, lo cierto es que el 2015 se proyecta como otro buen año para la cartera de construcción.

En especial, parece altamente probable que se observe una dinámica positiva tanto en la inversión como en las ventas inmobiliarias, fenómeno que obedece al mayor ingreso y al mayor acceso al crédito que desde hace algunos años, y de manera sostenida, tienen los panameños, detallaron representantes de la SBP.

Por su parte, Mario De Diego, Jr., vicepresidente ejecutivo de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP),  señaló que el buen desempeño de la cartera crediticia destinada a la construcción se debe a que este sector ha sido uno de los más dinámicos y ha mantenido un desempeño muy alto.

Explicó que de acuerdo con las estadísticas de la Contraloría General de la República, el Producto Interno Bruto (PIB) en el tercer trimestre del año pasado fue de $1.226 millones superando los $1.049 millones del 2013 y los $780 millones del 2012, mientras el PIB acumulado del sector construcción hasta septiembre del 2014 aumentó 16,0%, superado solo por el sector  de la pesca.

A su vez resaltó que el sector de la  construcción al tercer trimestre del 2014 representaba el 13,8% del PIB total, superado  por el sector transporte que incluye el Canal de Panamá y el comercio al por mayor y al por menor.

Pero, al culminar el mes  de noviembre  el sector de la construcción aportó la mayor contribución al PIB total con 35,9%, lo que demuestra el dinamismo de ese sector,  precisó De Diego.

Hasta el pasado mes de noviembre, el saldo de préstamos hipotecarios para vivienda propia del sector bancario aumentó en $976 millones y como se conoce, continúa existiendo un déficit de viviendas por encima de las  100.000 unidades, por lo que el desempeño para este año deberá ser igual o mejor, tomando en cuenta también los programas del gobierno como: Techos de Esperanza y el Fondo Solidario de Viviendas, dijo De Diego.

Ciertamente hay que reconocer que está en el horizonte el tema de una posible alza en las tasas de intereses por parte de las  autoridades monetarias de Estados Unidos (EE.UU.), y  según algunos analistas, el alza podría comenzar a darse a mediados o  finales del año, por lo que  hay que analizar cuidadosamente los efectos que podría tener en la adquisición de viviendas,  advirtió  el dirigente.

Además, otro elemento al que habrá que estar atento será al empleo que ha sido uno de los más importantes impulsores del endeudamiento personal,  incluyendo la adquisición de hipotecas.

Cifras de la SBP al mes de noviembre del año pasado reflejan que el Banco General, Banistmo (antes Hsbc Panamá) y Global Bank Corporation fueron las tres entidades bancarias que se hicieron de la mayor porción de este pastel, lo que se ha repetido  en los últimos dos años. (Ver gráfica: Ranking de bancos).

A estos tres bancos le siguen Multibank, que escaló un peldaño; The Bank of Nova Scotia se mantiene en la quinta posición y Banesco,  que bajó dos escalones.

Jaime Moreno,  presidente electo de la ABP y gerente general de BAC International Bank, señaló que el buen  desempeño de la cartera destinada para la construcción se atribuye principalmente al déficit habitacional que reporta el país, que ha generado una importante  demanda por productos residenciales, principalmente en los segmentos de interés preferencial.

Según Moreno, actualmente existe una importante oferta de proyectos, que acompañados de facilidades de financiamiento, mantendrán el ritmo de crecimiento en el ramo inmobiliario residencial, por lo cual consideramos que el segmento de  vivienda propia mantendrá un ritmo de crecimiento igual o superior al de años anteriores.

Nuestros planes en BAC Panamá contemplan un crecimiento importante de la cartera hipotecaria, lo que implica mantener nuestra cartera existente y ampliar nuestra porción del mercado brindando de forma sostenida una oferta de valor altamente competitiva, detalló el banquero.

Por otro lado, Julio Aguirre, presidente de Csmb Panamá, manifestó que el mercado panameño en los últimos años ha mantenido un  buen ritmo en las construcciones,  tanto de  obras del Estado (carreteras y mejoras en la red vial), como en construcciones privadas de nuevos edificios y viviendas unifamiliares.

Aguirre recomienda que los nuevos préstamos para la construcción deben considerarse, con mucho más énfasis, con el propósito de asegurar que los estudios de factibilidad preparados por las inmobiliarias estén ajustados  lo más que se pueda a la realidad.

El  gobierno ha anunciado inversiones  de $95 millones por parte del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) para los programas Techos de Esperanza y Fondo Solidario de Vivienda. Mientras que voceros del sector privado han manifestado que prevén  que el 2015 vendrá con mayor fuerza. 

Karelia Asprilla
karelia.asprilla@capital.com.pa
Capital Financiera

Más informaciones

Comente la noticia