¿Cómo prevenir la usurpación de identidad?

¿Cómo prevenir la usurpación de identidad?
Con el auge de la tecnología, una buena práctica es que jamás se debe enviar información sensitiva por correo electrónico, WhatsApp o mensaje de texto.| Pixabay

¿Alguna vez le ha llamado el banco para cobrarle la cuenta de una tarjeta de crédito, que usted ni sabía que existía? ¿O ha recibido el correo de un conocido pidiéndole ayuda económica porque perdió su dinero y documentos en otro país, y no tiene cómo regresar a Panamá? ¿O suele aceptar invitaciones para ser amigo de una persona que nunca ha visto en su vida, pero que le parece muy encantadora? Cuidado.

Las respuestas a las dos primeras preguntas, probablemente, tienen que ver con que a usted le han intentado robar su identidad. La de la última está relacionada con que usted puede estar siendo engañado por alguien que no es real.

El “robo” o la usurpación de identidad es cada vez más frecuente. En Panamá, esta modalidad ha obligado a las personas y a las empresas a ser más cautelosas y a reforzar la seguridad de sus sistemas.

Antonio Ayala, vicepresidente ejecutivo de Riscco, empresa dedicada a la consultoría en riesgo, negocios y auditoría interna, lo explica de una manera simple: Al panameño le gusta estar a la moda, y al lugar que vaya le piden su información personal y la da sin chistar; desconociendo que ese es el punto de partida para comenzar el proceso para el “robo” de identidad.

Cómo buscan su identidad

Los ladrones de identidad le pueden pedir sus datos en una feria, supuestamente, para enviarle información de interés. El primer anillo de protección que debe poner la persona es no facilitar su fecha de nacimiento, número de seguro social, número de cédula o el mismo documento para sacarle copia, porque eso allana el camino para que le roben su identidad.

Esta es tan solo una de las buenas prácticas que sugiere Ayala que debe tener toda persona, si le solicitan información de la forma tradicional.

Con el auge de la tecnología, una buena práctica es que jamás se debe enviar información sensitiva –número de celular, cédula, seguro social, número de tarjeta de crédito o fechas de vencimiento, número de cuenta bancaria, ni dar el user o contraseña de acceso a los servicios en línea- por correo electrónico, WhatsApp, mensaje de texto o cualquier método de comunicación digital.

Antonio Ayala, vicepresidente ejecutivo de Riscco

De hecho, ninguna institución financiera seria te va a pedir esos datos por correo electrónico”, agrega Ayala.

El riesgo de hacerlo es que una persona puede ir a una institución financiera para solicitar un préstamo o una tarjeta de crédito en nombre de otra e incluso con una cédula falsificada que posee los datos del dueño verdadero, pero con el rostro del ladrón.

Si bien los bancos no venden un producto financiero sin que la persona firme los documentos bancarios, Ayala subraya que también hay especialistas que se dedican a suplantar firmas.

Cuando se trata del robo de identidad, el delincuente no trabaja solo, sino que tiene una maquinaria de especialistas que con equipo tecnológico y programas.

Entre los programas están Photoshop o Coreldraw con los que el impostor fácilmente elimina el rostro del dueño real del documento personal y lo suplanta por la cara de otro individuo.

Otras formas engañosas

Los casos anteriores son solo ejemplos de cómo utilizan los datos personales de una persona –ya sea de la forma física o digital- para tratar de suplantarlos. Pero hay una tercera forma que es la suplantación de identidad vía correo electrónico. Eso fue lo que le sucedió a Marisol Suárez.

Cuando sus clientes le comenzaron a llamar para contarle que habían recibido un correo de ella pidiendo dinero porque aparentemente estaba en apuros y fuera del país, Marisol se dio cuenta que su cuenta de correo electrónico había sido hackeada.

Antonio Ayala asegura que la suplantación de identidad vía correo electrónico ha crecido sustancialmente porque hay mucha gente ingenua, que no tiene malicia y que cuando ve un correo de esos, no toma la iniciativa de llamar a la persona involucrada y verificar si lo que le plantea en éste es cierto o no.

El robo de las credenciales de correo electrónico es muy fácil. De la misma forma como los individuos dan sus datos personales, así mismo incluyen en la información su correo electrónico”.

“Y los hackers sin necesidad de saber la contraseña de la cuenta pueden suplantarla”, detalla.

Los conocidos del afectado no se percatan que la cuenta de correo no coincide con la del individuo. En casos como estos, la clave es tener malicia y desconfianza para no dejarse engañar.

Cómo evitar ser una víctima

Para evitar que esa cuenta de correo electrónico sea hackeada, Ayala recomienda mantener actualizados los programas antivirus, y en cuanto a los softwares que usa la computadora (como Office, Adobe) hacer las actualizaciones con regularidad.

Estas son las primeras medidas que debe tomar cada persona. Las segundas medidas que debe tomar es construir contraseñas de acceso fuertes y difíciles de adivinar, que no se repitan en las diferentes cuentas que tiene, ni de familiares cercanos que fácilmente se pueden descifrar.

La tercera recomendación es que la persona tenga malicia.

¡Cuidado con las redes sociales!

Hay una cuarta forma en la que se puede robar la identidad de una persona y es a través de las redes sociales. Ayala asegura que el robo de identidad se está dando con mayor frecuencia en las redes sociales, porque allí sus usuarios dicen de todo: desde su ubicación, el vehículo en el que van, facilitándole a los hackers o banda de criminales cibernéticos información que pueden usar para sacar provecho.

En internet aceptas invitaciones de cualquier cantidad de personas que no conoces, y empiezas a dar likes a personas que en tu vida has visto y que capaz jamás vas a conocer”.

“Hay individuos que creen que el internet es una esfera donde todo es paz”, expresa Ayala.

La malicia allí también debe estar presente porque los “cibercriminales” estudian a la víctima y le envían información o perfiles de personas que saben que le van a interesar. Y los que no tienen esa malicia pueden caer.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL