Producción de chocolate panameño impulsa la agroindustria del cacao

Producción de chocolate panameño impulsa la agroindustria del cacao
La pandemia impulsa la transformación del sector productor de chocolates con cacao panameñoCortesía

Con la producción de chocolates con sello 100% panameño y al mismo tiempo con la expansión de las zonas de cultivo de cacao ubicadas principalmente en áreas indígenas de Bocas del Toro y la Comarca Ngabe-Buglé, a las que se han sumado Colón, Darién y la comarca Guna Yala, Panamá trabaja en la consolidación y reconocimiento del producto en los mercados internacionales.

Diez años atrás la producción del chocolate panameño era casi inexistente: el 98% del cacao nacional era destinado a países como Suiza, Bélgica, Italia, Alemania, Honduras, España, Uruguay, Holanda y Sudáfrica.

Hoy en día el panorama ha cambiado, tanto para los cacaocultores, como para los artesanos, quienes se especializan en transformar y procesar este fruto.

Como parte del desarrollo comercial de este sector, y aunado a la creciente necesidad de convertir a Panamá en referencia chocolatera, han surgido diversos grupos de productores-agroindustriales que adquieren exclusivamente cacao istmeño para la elaboración de barras artesanales, bombonería fina, chocolate en polvo y otros derivados del fruto, como es el caso de Oro Moreno, marca pionera en rendir homenaje a los sabores panameños.

Al respecto Yoshiris Peña, fundadora del primer Laboratorio de Bombonería fina en Panamá, Oro Moreno, indica que luego de ocho años en el mercado, Oro Moreno sigue adquiriendo la totalidad de su cacao en el territorio caribeño de la provincia Bocas del Toro.

Esto garantiza “la producción de chocolates que saben a Panamá, inspirados en su tierra, sus sabores, tradiciones e iconos que son parte de la identidad cultural”.

En estos tiempos de pandemia surgen nuevos desafíos para los actores de la industria chocolatera, entre los cuales están: impulsar la transformación cultural del sector, expandir las oportunidades de exportación, incentivar el consumo de productos locales, fomentar el cultivo y mejoramiento de las zonas cacaoteras, además,  agregar valor al proceso de secado del fruto que es donde se adquiere sus mejores característica y niveles de transformación.

Actualmente, las tendencias del mercado internacional son muy favorables para nichos especializados en cacao certificado y de comercio justo.  En la última década se ha visto un incremento de un 15 a 20% en la demanda de cacao orgánico originada de los principales países importadores.

En Panamá, pequeños productores cultivan alrededor de 7.000 hectáreas, que se traducen en un aproximado de 500 toneladas de cacao durante todo el año.

Son los meses de marzo y abril y noviembre y diciembre los de mayor cosecha, según informe del Ministerio de Desarrollo Agropecuario de Panamá (Mida).

A pesar de ello, es el país con menos crecimiento cacaotero de Centroamérica y el Caribe frente a Nicaragua y Perú. Sin embargo, mantiene la certificación de la Organización Internacional del Cacao (del 50% en calidad de productor de cacao fino y de aroma), convirtiéndose en un mercado interesante, con grandes ventajas competitivas, entre las cuales destacan las características del ambiente perfecto para el cultivo de cacao.

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com