PRODUCTIVIDAD: La mente es para tener ideas. Parte I

Fotolia_80704036_Subscription_Monthly_M web

Hace unas semanas tropecé en Netflix con la serie de televisión de National Geographic llamada Brain Games. Aunque no me considero seguidor de series documentales, el primer episodio llamado Pay Attention (Preste Atención), definitivamente captó mi atención. Brain Games utiliza a expertos de las ciencias cognitivas, neurociencia y psicología para ampliar nuestro entendimiento en torno a las cualidades, fortalezas y limitaciones de la mente humana y sus distintas partes y componentes.

Entre magos y carteristas.
En el primer episodio, que tuvo lugar en Las Vegas, entrevistó a magos exitosos (al igual que a ex-carteristas profesionales), para identificar cuáles eran aquellas debilidades humanas sobre las que se apoyaban estos profesionales para realizar sus trucos con éxito. Fue muy impactante para mí el saber que, opuesto a lo que pensaba, no se apoyan en distracciones o confusiones; todo lo contrario. Se apoyan en principal fortaleza de la mente humana. Aquella fortaleza que nos ha llevado a ganarnos el título de homo sapiens (hombre sabio), su capacidad de poder enfocarse en una sola cosa a la vez. Estos profesionales más bien Enfocan Nuestra Atención. Es como encontrarse en una habitación oscura en donde de pronto, alguien, el mago en este caso, solo ilumina con una linterna aquella parte de esa habitación que a él le interesa que veamos. De esta manera, mantiene en la oscuridad el resto de la habitación para realizar sus trucos, fuera de nuestra atención. Nada más podemos hacer.
Homo Sapiens = Una sola cosa a la vez = Consciencia.
Si el homo sapiens solo es capaz de enfocarse en una sola cosa a la vez, entonces solo es capaz de realizar una sola tarea a la vez. Y aquí es donde empieza una de las grandes discusiones trascendentales: La guerra entre los sexos. Las mujeres dicen que tienen ventajas sobre los hombres, gracias a algún tipo de gen mágico que SÍ les permite realizar un sinnúmero de tareas a la vez, mientras que el resto de los mortales, los pobres e inferiores hombres, han demostrado (y siguen demostrando) que no son capaces de masticar chicle y caminar a la vez.
Sin intención de iniciar una guerra entre los sexos, y como este tema, al igual que el tema de política o religión, puede llegar a ser demasiado extenso para este blog (que si los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus y cual planeta es más eficiente o productivo, etc.), solo me resta concluirlo, antes de empezar, de la siguiente manera: Si existen profesionales como magos y carteristas, que se ganan la vida explotando esta cualidad de la mente humana (de hombres y mujeres por igual, porque aún no he visto shows de magos en donde las mujeres sí vean los trucos), entonces es un hecho comprobado que la mente solo es capaz de hacer una cosa a la vez.
La mente es para tener ideas.
Esta aparente desventaja, es en realidad un mecanismo que nos permite realizar un infinito número de cosas maravillosas. El don más grande que tiene nuestra especial. Virtud que nos coloca por encima del resto de la creación. La capacidad de enfoque que conduce a la consciencia. Esta capacidad nos permite imaginar cosas que no existen aún; viajar al pasado, al presente y al futuro a la velocidad del pensamiento; visualizar distintos escenarios para identificar diversas circunstancias y alternativas que nos permitirán encontrar la soluciones que más nos convengan; todo esto en cuestión de segundos y sin movernos para ningún lado! Pero el precio a pagar es precisamente el no poder enfocarnos en 2 o más cosas (mucho menos realizar dos o más cosas) de manera consciente.
Lamentablemente, como generalmente ocurre en temas de gestión y efectividad, vivimos siempre con un siglo de atraso. Seguimos gestionándonos aplicando conceptos, que fueron trascendentales para la gestión del trabajo durante el siglo XIX, como las de Frederick Taylor y Henri Fayol; pero que ya no son funcionales ni eficaces en el siglo XXI.
Espérenos la próxima semana, para profundizar sobre métodos, técnicas y hábitos que hemos adoptado para aumentar nuestra productividad, como el multitasking (realizar múltiples tareas a la vez), los cuales no solo disminuyen la productividad, sino que deteriora las relaciones interpersonales, afecta la parte del cerebro en donde residen las emociones y hasta reduce el cociente de inteligencia mejor conocido como IQ.
Julio E. Ortega M.
Director Ejecutivo GTD Getting Things Done – David Allen Panamá
Panamá – República de Panamá
julio.ortega@davidcopanama.com
Linked in: Julio E. Ortega M
Twitter: @JULIO_GTD_PA

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL