Protocolos armonizados y reconsiderar normas sobre cuarentena para los viajeros, apoyará reactivación del turismo

Protocolos armonizados y reconsiderar normas sobre cuarentena para los viajeros, apoyará reactivación del turismo
El viajero internacional es fundamental para la recuperación de las economíasPixabay

Decir que el 2020 fue el peor año en la historia del turismo internacional no es una metáfora: Los países recibieron 900 millones menos de turistas  entre enero y octubre, en comparación con 2019, lo cual se traduce en una pérdida de $935,000 millones en ingresos.

Los datos corresponden a la Organización Mundial del Turismo (OMT), que advierte que esta pérdida “es diez veces superior a la que se produjo en 2009 como consecuencia de la crisis económica mundial”.

Zurab Pololikashvili, secretario general de la OMT, citado por la organización, explica que el COVID-19 ha causado “consecuencias sin precedentes en el turismo mundial” y se espera que la vacuna mejore la confianza en el viajero y se recupere la dinámica de los viajes.

La OMT estima un “descenso de entre el 70% y el 75% en llegadas internacionales para el año 2020 en su conjunto”, que proyectan 1.000 millones de menos llegadas y una pérdida aproximada de $1,1 billones por concepto de ingresos asociados al gasto que derrama en las economías por el turista internacional.

Al respecto, desde el Comité Mundial de Crisis para el Turismo, creado en marzo para guiar la respuesta de la OMT ante el COVID-19, se ha concluido que “contar con protocolos de viaje armonizados y coherentes es esencial para restablecer la confianza en los viajes internacionales y poner de nuevo en marcha el turismo”.

La OMT también exhorta a “reconsiderar las normas sobre las cuarentenas para los turistas y aprovechar la innovación y las nuevas soluciones al realizar pruebas a los viajeros antes o después de sus viajes”

Además, indican, las restricciones a los viajes deben suavizarse o eliminarse de manera responsable y coordinada tan pronto como sea seguro y factible.

Pololikashvili se inclina por “aplicar un enfoque coordinado para aliviar y levantar las restricciones a los viajes cuando resulte seguro hacerlo. De esta forma, no solo se abrirán destinos de nuevo para el turismo, sino que contar con normas claras y coherentes entre países contribuirá sobremanera a recobrar la confianza en los viajes internacionales e impulsará la adhesión de los consumidores”.

Panamá, por su parte, ha impulsado Panama Best Practices, iniciativa de la Asociación Panameña de Profesionales de Congresos, Exposiciones y Afines (Appce), apoyada por la Cámara Nacional de Turismo de Panamá (Camtur) y la Asociación Panameña de Hoteles (Apatel), que busca promover las mejores prácticas del sector y hacer visible ante las autoridades y los viajeros, que el país ya está listo para recibirlos con lo mejor de las lecciones aprendidas.

Si bien la OMT estima que se necesiten entre dos años y medio y cuatro para volver a los niveles de 2019, los últimos estudios realizados por la organización indican que “la proporción de destinos cerrados ha bajado del 82%, a finales de abril, al 18% a principios de noviembre (en porcentaje de llegadas internacionales)”.

Cifras del Servicio Nacional de Migración de Panamá reflejan una tendencia sostenida de incremento de viajeros y se corresponden con la dinámica de las estadísticas de la OMT.

A la fecha, noviembre refleja el mejor desempeño con 101,361 movimientos (entre entradas y salidas), desde el cierre de los cielos, con un punto de inflexión en mayo, con apenas 6,684 movimientos (ver tabla y gráfico siguientes)

 

Desde una perspectiva esperanzadora, la OMT recuerda que el 2021 “podría ser un año crucial para el reinicio del turismo” pero si se mantienen los esfuerzos coordinados y se orienta el sector hacia “una mayor sostenibilidad e inclusividad”.

Violeta Villar Liste
[email protected]
Capital Financiero

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias