Proyectos ambientales se estancan en la Asamblea

Panamá propone establecer un  centro internacional para el manejo de bosques tropicales

Guadalajara Jalisco. 22/7/12. Reforestacion en la Barranca de Oblatos . foto Hctor Jess Hernndez

Mientras que en Panamá varios proyectos legislativos tendientes a proteger el medio ambiente e impulsar el uso de energía alternativas avanzan lentamente en la Asamblea Nacional de Diputados, el gobierno del presidente Juan Carlos Varela  recibió el apoyo de ocho de las  52  naciones para establecer en el país un centro internacional para el manejo de bosques tropicales y lucha contra la deforestación, durante la XI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático (COP21), organizado por las Naciones Unidas (ONU).

La iniciativa de  establecer en Panamá un centro internacional para el manejo de bosques tropicales y lucha contra la deforestación fue respaldada por representantes de Chile, Nicaragua, República Dominicana, Nueva Guinea, Costa de Marfil, Fiji y Congo,  pero en la Asamblea Nacional de Diputados un anteproyecto de ley presentado por jóvenes líderes que prohíbe la tala de árboles en áreas boscosas por un periodo de diez años parece no ser prioridad para los diputados.

El anteproyecto de ley No. 5 establece que la tenencia y transporte de productos y subproductos relacionados con la tala serán sancionados con incautación del vehículo y maquinaria utilizados con estos propósitos. Los ingresos que se obtengan de la sanciones serán utilizados para proteger, conservar y reforestar áreas afectadas por la deforestación.

Otro proyecto es el presentado por los diputados  Eduardo Paz y Juan Carlos Arango para fortalecer el proceso de extracción de madera en la provincia de Darién.

La iniciativa contempla que por cada árbol que se tale se siembren 10, de los cuales cinco serán de cocobolo y  cinco de caoba, que son especies en extinción y requieren protección inmediata, por su calidad, uso, precio y cotización actual.

Además se aumenta el precio de impuesto de extracción de madera de $2,00/mt3 a $3,00/mt3, para beneficio exclusivo de un fondo que debe asignarse para la protección de la  explotación de madera y para los controles legales de la actividad, que requiere mayores y más efectivos controles legales.

María Luisa Navarro, viceministra de Asuntos Multilaterales y Cooperación del  Ministerio de Relaciones Exteriores, afirmó que tratarán de respaldar estas iniciativas, tras la participación de Panamá en la XI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático (COP21) de Paris.

Panamá ha dado importantes paso para la protección del medio ambiente como declarar la Cordillera de Coiba (Pacífico) y Banco Volcán (Caribe) como nuevas áreas marinas protegidas, convirtiendo al país  en uno de los que cumple con el objetivo de la ONU de establecer al menos el 10% de sus aguas jurisdiccionales como zonas bajo protección especial.

Con estas dos nuevas áreas marinas protegidas, que suman un total aproximado de 31.435 kilómetros cuadrados, Panamá aumenta su superficie bajo áreas de manejo y protección, de 3,7% a 13,5% de sus aguas jurisdiccionales. Sin embargo, aún falta reglamentar estas y otras áreas protegidas.

Un avance importante en la Asamblea Nacional de Diputados fue declarar  área protegida al refugio de vida silvestre Sitio Ramsar Humedal Bahía de Panamá,  que comprende la porción de la costa de la bahía de Panamá en Juan Díaz, en la ciudad de Panamá, hasta el estero de  Chimán.

El área protegida tiene una extensión de 85.664 hectáreas (5.628,74 m2) de las cuales 39.703 hectáreas (6.154,70 m2) corresponden a la superficie terrestre, y 45.960 hectáreas (9.474 m2) corresponden a la superficie marina de la bahía de Panamá,  que  tiene 61,36 millas náuticas.

Otro proyecto de área verde, fue el aprobado en tercer debate, por iniciativa de los diputados  Alexander Barria, Carlos Arango y José Luis Castillo, en donde se establece  el área de Panamá Norte, como zona de interés ecológico, turístico y de protección etnocultural e histórico,  específicamente los corregimientos de Alcalde Díaz, Chilibre, Ernesto Córdoba y Las Cumbres.

Otra iniciativa ambiental es el proyecto de ley 40 que busca  regular el pago por servicios ambientales en Panamá, como  protección y conservación de recursos hídricos y cuencas hidrográficas, cuencas atmosféricas, recuperación del suelo, conservación de la biodiversidad, especies y ecosistemas,  mitigación de emisiones y absorción de gases de efecto invernadero.

Los pagos por servicios ambientales no serán considerados un impuesto, derecho, tasa, cargo, contribución o tributo, sino que constituirá una inversión para la conservación de los recursos naturales, el ambiente y el mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones residentes, en las zonas que brindan un servicio ambiental.

Orlando Rivera
Orriver22@hotmail.com

Más informaciones

Comente la noticia